El descodificador

Posts Tagged ‘telebasura

“Onda callejera / onda sin honor / Maldita onda / onda de lo peor”. Ry Cooder.

Usted puede ganar un premio Ondas. Sí, usted, lector anónimo sin criterio informativo, sin grandes dotes como presentador, incapacitado para la comunicación… Usted, que carece de pudor y nunca tuvo escrúpulos. Usted, ignorante y ambicioso zoquete, puede conseguir el galardón que cada año, desde 1954, otorga PRISA a través de Radio Barcelona de la Cadena SER. ¿No me cree? ¿Piensa que se trata de un premio prestigioso sólo al alcance de los profesionales más distinguidos? Pues está confundido: anoche recibió uno de esos caballitos alados Jorge Javier Vázquez. Sí, el del Tomate. Concretamente resultó agraciado con el galardón al mejor presentador por, agárrese, “renovar con brillantez y sentido del humor el rol del presentador en un género controvertido”. Me imagino que con “género controvertido” se refieren a los programas del corazón y la infamia. Es decir, a la telebasura.

Premio Ondas

¿Qué más puedo decirles? Pues que el listón está muy bajo. Y que a partir de ahora cualquier individuo ambicioso sin moral ni principios, capaz de ponerse delante de una cámara de televisión, puede ganar un Ondas. Sólo tiene que estar dispuesto a ser una sanguijuela. Es decir, a dar paso a cuatro vídeos en los que un reportero analfabeto acosa a un famoso, a insinuar que fulanito es homosexual o que fulanita se acuesta con menganito, a hurgar en la intimidad y las miserias de los demás. “Cuando la gente se sienta en un plató me da igual que cuenten verdades o mentiras. Solo quiero que entretengan”, dice sin ruborizarse Jorge Javier Vázquez.

El flamante ganador del Ondas es el perfecto ejemplo de la decadencia de la televisión en España. Su currículo sirve para explicar cómo se triunfa en el medio, cómo se construye una programación rastrera y pestilente: “Sabor a ti”, “Día a día”, “El programa de Ana Rosa”, “Aquí hay tomate”, “Sálvame”… Paz Padilla, que sustituyó ayer a Vázquez al frente de este último programa, le entrevistó en directo: “Te van a entregar el Onda”, dijo la pobre, que aún no sabía que lo que daban a su compañero horas después era un premio, no un coche japonés. Lydia Lozano, gran periodista y colaboradora del actual programa del galardonado, le recordó a Vázquez alguno de los detalles que le han ayudado a ganar el galardón: “llora, que sube la audiencia, como me dices tú a mí”.

Llorica habitual, Vázquez comparte con Boris Izaguirre la costumbre de quedarse en gayumbos en sus programas. “¿Cómo puede escribir tan bien un tío tan malo?”, dijo Federico Jiménez Losantos de Vázquez en un intento por convertir al también colaborador de El Mundo en un nuevo Izaguirre. Ya saben, otro presentador con ínfulas de escritor y algún premio-basura en la mochila.

Pobres Ondas. Pero ¿un solo garbanzo podrido puede estropear todo un cocido? Me temo que sí. Fíjense en El Mundo, que hace un par de días inauguró un seminario internacional, denominado “El periodismo del siglo XXI”, con el que pretende “arrojar luz sobre la encrucijada ante la que se encuentra el periodismo actual”. ¿Saben a quién eligieron para la primera jornada como representante español de los “arrojadores de luz”? Pues nada más y nada menos que a Federico Jiménez Losantos. Su garbanzo podrido. La radiobasura. Mala onda, onda de lo peor. Cualquier día le dan un Ondas.

 

El dato

Dos, cruzados. El Ministerio de Defensa ha pagado 75 millones de euros por 100 vehículos blindados RG-3. Ya tienen 55, seis ruedan por Afganistán, y antes de que acabe el año recibirán otros 25. El Ministerio de Educación ha pagado 200 millones de euros para que este curso todos los alumnos de 5º de primaria tengan, como prometió Zapatero, un ordenador portátil. Estamos en noviembre y en ocho comunidades aún no ha llegado ningún ordenador.

Un motivo para NO ver la televisión

Una canción post Halloween del gran Roky Erickson. Esquizofrénico genial, brillante compositor psicodélico, miembro de los legendarios 13th Floor Elevators… Su versión acústica de “La noche del vampiro” es un excelente homenaje a Jorge Javier Vázquez.

Anuncios

Los dos escándalos que preocupan en estos momentos a los españoles empiezan por G. Ya saben, el punto G de un país, el nuestro, francamente tenso. ¿G de gilipollas, como cantaba allá por 1987 el grupo Pabellón Psiquiátrico? Pues igual… G de Guti y G de Gürtel. G de gañán y de gandul, de gorrón y de gusano, de golfo y de gánster, de grimoso y de garrapata, de golpista y de guano, de garrulo y de graznido, de gaviota y de gallina, de garduño y de gorrino. De gentuza.

Ric Costa

José María Gutiérrez, Guti, centrocampista del Real Madrid, y Ricardo Costa, Ric, Secretario General del PP valenciano, son dos hombres hechos con la misma pasta. Ya saben a qué pasta me refiero. Españoles de bien que, perfectamente vestidos y mejor peinados, con sus cochazos y sus pelucos, sus voces acaponadas y sus declaraciones huecas, se están convirtiendo en iconos de un país que necesita líderes con carácter. Ya saben, esos tipos con dos cojones que, como el futbolista y el político, son perfectamente capaces de enseñar el dedo corazón al público de Alcorcón o a un registrador de la propiedad gallego. Dos bravucones que, pillados in franganti, no dudan en rebelarse contra la autoridad y mandar a tomar por el culo a sus entrenadores. Guti a Pellegrini y Ric a Rajoy, respectivamente.

Las historias de Guti y Ric acaparan los informativos de televisión, lo cual les convierte en el ejemplo perfecto de la decadencia absoluta del deporte y la política. Y de la superficialidad de la información. Se podrían analizar las razones del 4-0 que le endosó el Alcorcón al Real Madrid, o de la victoria de los madridistas la última jornada de liga con un jugador menos, pero es más interesante comentar los detalles de cómo Guti faltó al respeto a su técnico. De igual manera, la prensa podría ser más exigente con unos políticos descompuestos que se niegan a responder, que contestan estupideces, pero se limitan a ponerles la alcachofa delante de la boca. Es periodismo dócil. Es decir, no es auténtico periodismo.

Atraídos por el tufo de la carroña, la prensa rosa extiende sus garras. Belén Esteban y Marujita Díaz se les han quedado pequeñas. Necesitan carne fresca, esa que pueden proporcionar, porqué no, unos futbolistas descerebrados y unos políticos corruptos. En la telebasura cada día es más habitual que Jesulín y Esperanza Aguirre compartan protagonismo. ¡Llevemos el fútbol hasta el esperpento absoluto! ¡Banalicemos definitivamente la política!

“Lejos de nosotros la funesta manía de pensar”, escribió un anónimo ciudadano a Fernando VII en plena decadencia absolutista. Por ahí deben ir los tiros. 

P.D.

Noticia enternecedora: la Comunidad Valenciana dedica 16.000 euros a la mejora de sus árboles ornamentales. Cuatro mil euros menos de lo que cuesta uno de los relojes de Costa…

 

Un motivo para NO ver la televisión

Elliott Murphy en España

La última rock star. Eso es Elliott Murphy, un neoyorkino afincado en París que nació musicalmente en los setenta, con Springsteen como compañero de viaje y ánimo de convertirse en el nuevo Dylan. No lo consiguió: sólo es uno de los cantautores más grandes de todos los tiempos. Y una garantía de calidad. He visto a Elliott decenas de veces y nunca, jamás, me ha decepcionado. La última, el pasado sábado en el comienzo de su nueva gira española.

Sobre un escenario Elliott Murphy es un poeta enchufado a una torre de alta tensión. Y sus cuatro primeros discos (“Aquashow”, “Lost Generation”, “Night Lights” y “Just a Story From America”), auténticas obras maestras en las que el equilibrio entre la música y la letra es perfecto. En Ávila presentó “Alive in Paris”, un directo grabado con canciones de todas sus épocas. Le acompaña  The Normandy All Stars, una banda clásica formada por guitarra, bajo y batería en la que destaca, para bien o para mal, el espíritu eléctrico-acústico del sonido. Me explico: tanto Elliott como su (excelente) guitarrista tocan acústicas como si fuesen eléctricas. Éstas son las fechas de los próximos conciertos: día 4 Sala Wah-Wah, Valencia; día 5 Circulo Bellas Artes, Madrid; día 7 Teatro Cervantes, Bejar; día 12 Café Del Teatre, Lleida; día 13 Biribay Jazz Club, Logroño; día 14 Circulo De Arte, Toledo.

Elliott Murphy  haciendo una versión del “Wild horses” de los Stones.


descodificador en twitter

septiembre 2019
L M X J V S D
« Abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Anuncios