El descodificador

Posts Tagged ‘Sogecable

A partir de septiembre tendremos más cadenas de televisión, pero le aseguro que no veremos una mejor televisión. Con la que está cayendo, el Gobierno ha encontrado un hueco en su compleja agenda para aprobar en Consejo de Ministros algo tan fundamental para los españoles como es la llegada de nuevas cadenas. Un milagro posible gracias a una tecnología llamada multiplex digital de cobertura estatal. ¿Multiplex digital de cobertura estatal? No se preocupe que es muy sencillo: la TDT permite que el número de cadenas aumente, y el Gobierno ha decidido conceder cuatro más, cuatro, a cada una de las siguientes empresas: Antena 3, Telecinco, Sogecable, Veo Televisión, Net Televisión y La Sexta.

(De la Vega, repartiendo cadenas de televisión)

Cadenas a tutiplén, pero para los mismos de siempre. ¿Y para nuevas e innovadoras empresas que quieran introducirse en el panorama audiovisual? Ni hablar. ¿Universidades o entidades culturales? Jamás. Más cadenas para los habituales, esos que hace sólo unas semanas se quejaban de que no había suficientes anunciantes para todos. El Gobierno reparte cadenas de todo a cien, que no aportarán ni más pluralidad informativa, ni una mayor calidad en las programaciones, ni nuevas alternativas económicas, ni nada de nada. Cadenas que garantizan, eso sí, que nadie se enfade con el repartidor, y ni Prisa, ni El Mundo, ni Telecinco, ni Antena 3 critiquen la política audiovisual surrealista de un Gobierno que agoniza.

Asegura María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del Gobierno, que las empresas que reciben este nuevo regalo “han cumplido sus obligaciones en materia de impulso y desarrollo de la TDT”. Poco debe ver Fernández de la Vega la televisión actual, en líneas generales bochornosa. ¿Dónde está la interactividad? ¿Dónde la calidad? ¿Dónde “el impulso y el desarrollo de la TDT”? Le pondré el ejemplo de Veo 7, la televisión de El Mundo, que ya tenía dos cadenas en marcha, una dedicada por entero a la televenta y otra con serios problemas económicos e intelectuales para emitir una programación diaria íntegra. ¿Necesita realmente Veo 7 cuatro cadenas más? Como resulta evidente que no, puesto que no es capaz ni de gestionar decentemente dos, algún malpensado podría creer que estas nuevas cuatro cadenas sólo servirán para trapichear, como ya sucediera en su día con las concesiones de las emisoras de radio.

Y desde otro punto de vista no menos importante, ¿qué sucederá cuando se fusionen las cadenas, como está previsto, y se formen grupos con diez, doce o veinte canales? En ningún caso parece una política audiovisual de izquierdas.

Anuncios

Hoy toca hablar de fútbol. Cómo todo el mundo se centrará en la selección española, yo me dedicaré a filosofar. Aunque me temo que no le descubro nada nuevo si le digo que este deporte, pese a la épica victoria de España ante la todopoderosa Honduras, ha perdido gran parte de su primitiva inocencia. Aquella pasión que enganchaba a los niños y los acompañaba hasta la tumba, como el amor o el anisakis, hoy es historia. El fútbol se ha convertido en un negocio. Un negocio acojonante, más cercano en formas, ademanes y cifras a las mafias que controlan el tráfico de armas o de drogas que a los pioneros que desgastaban el pasto con balones de cuerda y trapo. En España presumimos de estar en primera línea futbolera, con nuestros presidentes corruptos, nuestros clubes endeudados y nuestras productoras insolventes. Estamos tan a la última que tenemos nuestra propia “guerra del fútbol”, un laberinto económico y de poder que amenaza con dinamitar no sólo el negocio del balón, sino también el de la televisión.

.

Se trata de un conflicto largo, enviciado y sangriento entre dos grandes empresas de comunicación: Sogecable y Mediapro. No se esfuerce en comprender los entresijos: la conjetura de Hirsch es un juego de niños si lo comparamos con la “guerra del fútbol”. Me voy a limitar a recomendarle dos cosas. En primer lugar, que lea las “20 preguntas (y respuestas) claves para entender la guerra del fútbol” que ha elaborado la imprescindible página Vertele.com. Y en segundo lugar que, si aún no lo hace, a partir del próximo domingo compre el diario Público, editado por Jaume Roures, propietario de Mediapro. Le recomiendo que compre Público los domingos no porque sea un gran periódico, que lo es, sino porque incluye como regalo un DVD fundamental para comprender el conflicto por los derechos del fútbol: “Barrio sésamo”.

Epi y Blas, Coco, la gallina Caponata, el reportero Gustavo… No vean en este regalo audiovisual de Público una simpleza pasada de moda. “Barrio sésamo” se emitió en los ochenta, pero resulta de total actualidad para aquellos lectores inquietos que quieran adentrarse en el laberinto del conflicto deportivo-televisivo. Piensen que el capítulo del próximo domingo es “1, 2, 3 cuenta conmigo”. Un regalo exquisito con el que Roures traduce al lenguaje de los simples mortales el mensaje de Einstein que explica la “guerra del fútbol”: “En la medida en que las leyes de la matemática se refieren a la realidad, no son exactas, y en tanto son exactas, no se refieren a la realidad”.

.

 

El fútbol tiene un lenguaje propio y universal. Casi nada. Un lenguaje rico, amplio y apasionado que se mantiene en constante evolución y nos acompaña desde la cuna a la tumba. Si ha visto usted la magnífica película “El secreto de sus ojos” sabrá a qué me refiero. ¿No acaba de comprender la importancia del lenguaje futbolero? Coja una palabra al tun tun y deje que yo se la analice… Cualquiera, la primera que se le ocurra, no sé, por ejemplo…“paquete”.

Curiosamente ha elegido usted una palabra con múltiples acepciones futbolísticas. “Paquete” es un envoltorio bien ordenado y no muy grande, como todo el mundo sabe, pero también un futbolista mediocre por el que se ha pagado una cifra considerable. “Benzema es un paquete”, aseguran muchos aficionados madridistas. Y hay más. Una de las jugadas más famosas de todos los tiempos, repetida en innumerables ocasiones por televisión, es aquel córner en que el jugador madridista Michel agarra al colombiano Valderrama por… efectivamente, por el paquete. Pero la cosa no acaba aquí.

Un paquete de fútbol es lo que Sogecable ha vendido a Telecinco. El paquete en cuestión contiene ocho partidos del Mundial de Sudáfrica, todos los disputados por la selección española, que podrán ser vistos en abierto por los telespectadores españoles. Cuatro obtiene el segundo paquete, con otros 16 partidos en abierto. Y Canal + el tercer paquete, con 64 encuentros (40 en exclusiva). Mucho, muchísimo fútbol.

Curiosamente, los aficionados están que trinan. Muchos  piensan que todo lo que pasa por las manos de Telecinco, incluido el fútbol, termina apestando. Temen verse saturados por la publicidad. Y la mayoría no soporta, por triste y anodino, a JJ Santos, el comentarista oficial de los partidos de la cadena de Paolo Vasile. Se tienen que aguantar: Telecinco es la cadena más solvente, económicamente hablando, del momento. La basura es rentable: han aumentado sus ingresos publicitarios hasta un 40% con respecto al mismo periodo del año anterior. ¿Quién dijo crisis? Telecinco marca paquete.

Cuando escribo estas líneas se están jugando, en la modalidad televisiva de Pay Per View, los partidos Valladolid-Español y Tenerife-Villareal. Me corroe una duda: ¿Cuánta gente habrá pagado por ver estos dos partidazos? Recuerden que Mediapro hizo una inversión de más de 2.500 millones de euros en derechos de la liga de fútbol. Y que para colmo de males, deberá pagar 97 millones de euros a PRISA por la explotación de los derechos de temporadas anteriores. ¿Es realmente rentable el fútbol televisado?

Volvamos al lenguaje del fútbol, todo sensibilidad y poesía. ¿Saben que es una pelota? En estos momentos, una burbuja de cuero.

.

P.D.

María Jesús Ruiz, vicepresidenta primera de la Junta de Castilla y León y consejera de Medio Ambiente, analiza el problema de los incendios forestales en el Valle del Tiétar. Recuerden que el año pasado se quemaron casi 5.000 hectáreas en esta zona. Para esta política, la culpa del fuego es “del alto índice de criminalidad que demuestran año tras año sus poblaciones”. Increíble.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Seasick Steve.

Cd: Man From Another Time.

Seasick Steve nació en Oakland, California, hace quién sabe cuánto tiempo. No cumplirá ya los cincuenta. Cosido a tatuajes, tiene aspecto de agricultor o maderero,  siempre con largas barbas y gorra de beisbol, seguramente porque viajó durante años por América como un vagabundo. Seasick Steve construye sus propios instrumentos de cuerda. Compone y canta country-blues desde hace décadas, pero no grabó su primer disco hasta hace seis años.

Este “Man From Another Time” está repleto de música rasposa y polvorienta, de guitarras sudorosas, de cuellos de botellas, de historias tristes y de botas desgastadas por el ritmo del camino. Tom Waits adora a Seasick. Tiene motivos…


descodificador en twitter

junio 2019
L M X J V S D
« Abr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Anuncios