El descodificador

Posts Tagged ‘franco

“De la misma manera  que invitamos a la familia y a los amigos cuando nos hacemos una casa o nos compramos un piso o una casa para que la vean, pues a mayor abundamiento cuando este piso o esta casa que hoy inauguramos no es ni siquiera nuestra”, aseguró de manera un tanto confusa y torpe Guillermo Fernández Vara, todo un Presidente de la Junta de Extremadura, durante la inauguración de… algo. Y es que avanzamos poco, menos de lo que quisiéramos. Basta con ver que la legendaria fiebre inauguradora franquista sigue gozando de tan buena salud ahora como entonces. El dictador nos regaló inolvidables cortes de cinta en pantanos, traídas de aguas y hasta Valles de los Caídos, que llenaron horas y horas de NODO. Los actuales mandamases, demócratas que practican los mismos deportes que el tirano, han vivido jornadas febriles estrenando cuanto han podido de cara a las próximas elecciones municipales.


Un placer onanista que ha finalizado hoy: el gobierno ha convocado de manera oficial las elecciones autonómicas y locales del 22 de mayo, y por tanto quedan prohibidas las inauguraciones por parte de presidentes autonómicos, consejeros y demás políticos con aspiraciones. Con motivo de esta fiebre inaugural en la primera edición del Telediario emitieron una pieza maestra. Menos de dos minutos de duración para un reportaje impecable por diferentes razones, todas ella periodísticas. La primera, la gran cantidad de información que contiene: el responsable de la noticia sigue una línea claramente diferente a la de otros profesionales de la misma casa que, lamentablemente, apuestan por la poesía y el lucimiento personal. El resultado es un ejemplo de eficacia y sobriedad, todo un placer para el televidente. Una pequeña obra de arte sin firmar de la que me permito extraer los datos que necesito para ilustrar el post que quiero escribir, aquel que simplemente refleja la mediocridad, la ausencia de talento y la desproporcionada vanidad de unos políticos, los nuestros, que aún disfrutan y utilizan estos pequeños placeres franquistas.

– Esperanza Aguirre ha inaugurado un nuevo tramo de la M 407 y varios hospitales, aunque la obra no estuviese terminada.

– En Castilla la Mancha, Barreda descubrió placas todos los días de la semana pasada, inauguró un tramo de carretera, un hospital, una facultad, el museo del hidalgo, una tubería de agua y una residencia de ancianos.

– El alcalde de Barcelona ha realizado trece inauguraciones durante el pasado fin de semana.

– En Castilla León, Juan Vicente Herrera ha abierto al tráfico una carretera que funcionaba desde hace un mes.

La semana pasada, el presidente de la Generalitat valenciana inauguró el Aeropuerto de Castellón, que no tiene licencia para operar vuelos.

– En los últimos días, en Oviedo, han inaugurado cuatro veces el Hospital Central de Asturias.

Propaganda electoral pagada con dinero de todos. Espero que con estos datos, extraídos a mayor abundamiento del Telediario, les sean útiles a la hora de votar.

.

P.D.

20minutos.es inicia una campaña “por el respeto de los derechos infantiles en TV”. Recogen firmas a través de su web, para posteriormente presentarlas en la Subdirección General de Medios Audiovisuales para que vele por el cumplimiento de dicha Ley y se respeten los derechos infantiles en televisión.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Hollywood Moon

Autor: Joseph Wambaugh.

Editorial: Mosaico.

“Luna de Hollywood” es como llamaba el Oráculo, un policía de leyenda cuya fotografía acarician los agentes al salir a patrullar, a la luna llena. Un momento especialmente delicado en el siempre agitado barrio de Los Angeles: los ciudadanos se vuelven especialmente nerviosos, irascibles e imaginativos. Por eso el sargento Lee Murillo invita esa noche a una pizza extra grande con todos los ingredientes al equipo que atienda a la llamada de alerta más estrambótica. Acabada la jornada, sembrada de detalles tan sórdidos como sorprendentes, todos comparten la pizza con los ganadores.

Los amantes de “Canción triste de Hill Street”, la maravillosa serie de los 80 creada por Steven Bochco, disfrutarán como locos con este libro, el mejor de todos los escritos por ese genio de la literatura policial llamado Joseph Wambaugh.

“Luna de Hollywood” es una sucesión interminable de anécdotas sobre las calles de Los Angeles unidas, de manera exquisita, por varias tramas más sólidas que circulan en paralelo de manera simplemente genial. Una pareja de veteranos timadores informáticos, un acosador violento que odia a su madre, una pareja de policías surfistas, enanos contratados para jugar a los bolos como reclamo, adictos a diferentes sustancias en distintos estados de deterioro… Todo parece anárquico, esas pequeñas historias divertidas o dramáticas que salpican el libro, pero todo tiene sentido y circula a favor de corriente hasta un final apoteósico, perfecto, magistral.

El mejor trabajo de Wambaugh, y uno de los libros policiacos más intensos y emocionantes que he leído en años.


Rodolfo Martín Villa y Santiago Carrillo charlaron animosamente en el programa de TVE “La noche en 24 horas”, presentado y dirigido por Vicente Vallés. Escuchando su templado discurso, viendo sus sonrisas cómplices, cuesta trabajo creer que uno fuese condenado por la dictadura a un largo exilio y al otro le bautizasen “la porra de la Transición”. Parecían dos viejos camaradas recordando batallitas del pasado. La imagen rechinaba. Con esto no quiero decir que deberían tirarse los trastos a la cabeza, ni muchísimo menos, sino que en buena lógica sus posiciones deberían estar más alejadas para resultar coherentes. Casi tan alejadas como lo estaban entonces…


Alguien podría pensar que viejo león comunista ha perdido garra, y se encuentra muy cómodo con su pensión y sus tertulias de sabios en la Cadena SER. El mismo que podría creer que Martín Villa no sabe que es el terrorismo de estado, y se redimió definitivamente con la presidencia de Sogecable. Quizá su charla light, en la que todo el mundo es y fue bueno, sea la demostración perfecta de que la transición fue impecable, algo de lo que tratan de convencernos cada vez que se nombra el comienzo del proceso democrático. O quizá no. Quizá sea conformismo, complacencia, ausencia de crítica, falta de ideas. Mediocridad. Vicente Valles se contagió del ambiente y estuvo nefasto: ni una pregunta incisiva, ni un apunte inteligente, sólo anécdotas blandas y buenos modales. Un desperdicio.

Se acaban de cumplir 35 años de la muerte de Franco y de la proclamación de Juan Carlos como Rey de España. Franco dijo en una ocasión, para tranquilizar a sus seguidores, que dejaba “todo atado y bien atado”. Con el cadáver del dictador aún caliente, el falangista Rodríguez Valcarcel gritó: “Desde la emoción en el recuerdo a Franco, ¡Viva el Rey!”. ¿Está realmente muerto Franco? Hace unos días hablaban en televisión de una isla secreta caribeña donde se refugian esos personajes que creemos difuntos. Jesús Gil, Pinochet, Paesa…


¡Vaya nochecita les dieron ayer a los líderes del PP! Una serie de televisión hizo que en muchos hogares del Partido Popular se bordease la deshidratación lacrimal, se disparase el consumo de klínex y los ánimos se derrumbasen. Y es que en “Cuéntame” (TVE1) se vivieron las últimas horas de la vida de Franco. Como lo oyen. Me temo que muchos seguidores de Rajoy se han enterado por los Alcántara del luctuoso acontecimiento. A otros les ha venido bien para refrescar la memoria: lo habían olvidado. Algunos incluso creían que el sátrapa se había reencarnado en un antiguo presidente del partido. ¡Qué mal rato tuvo que pasar delante del televisor el pobre Mayor Oreja al comprender que esa etapa “de extraordinaria placidez”, vivida “por muchas familias con naturalidad y tranquilidad”, ya era historia. ¡Carne de folletín televisivo!

portadaccp2.jpg

“Cuéntame” cumplió ayer más que nunca un papel pedagógico de incalculable valor, al recordar a todos los telespectadores el final de uno de los capítulos más siniestros de nuestro pasado. Acebes, que reinterpretó las palabras de Oreja y se negó a condenar el franquismo, seguro que se vino abajo. Pero al resto nos mereció la pena. A mí, sin ir más lejos, me pareció un capítulo interesante, quizá algo largo, pero con momentos incluso divertidos. Los Alcántara sueñan, en la cama y en blanco y negro, cómo serán sus vidas sin Franco. Y tienen gracia hasta los montajes de imágenes, con juramento incluido delante de un joven y franquista Juan Carlos. Y el documental de pingüinos que emitiría la tele cuando se produjese el óbito. Hasta resultó entrañable el homenaje final, en los créditos, a un Fernán Gómez que interpretó al perfecto maestro.

Al final me despisté y no sé si Franco murió anoche o aguanta una semana más. Franco tardó en morir en la vida real, y en la ficción tampoco podemos decir que se haya dado mucha prisa: ha necesitado 151 capítulos de esta serie nostálgica para dar las últimas bocanadas. Pero… ¿realmente Franco ha muerto? Después de “Cuéntame” veo en un informativo las imágenes del desalojo del centro social “Casas Viejas”, en Sevilla. Unos “grises” tirando a negros dan estopa como en los viejos tiempos, esos que tanto gustaban a Oreja y Acebes. Porrazos a diestro y siniestro en plena calle, eligiendo sus víctimas en función del aspecto: el viejo con la barra de pan se salva, el joven con pañuelo palestino se lleva dos hostias. Les juro que la única diferencia que notaba con la serie era la ropa, los coches y el color de los uniformes…

Etiquetas: ,

descodificador en twitter

julio 2017
L M X J V S D
« Abr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31