El descodificador

Salvador Boix, apoderado del torero José Tomás, se está convirtiendo en un personaje más popular que el matador a quién representa. Y es que mientras Tomás tiene fobia a los medios, Boix los está utilizando con absoluta naturalidad para promocionar “Toros sí, una defensa razonada”, el libro con el que ha ganado el último premio Temas de hoy. Esta editorial se está especializando, de manera más o menos sutil, en los textos de autoayuda. En el caso de Boix de manera descarada: el representante de Tomás defiende sus habichuelas. Y debo confesar que, en ocasiones, de manera muy cabal: ¿Por qué unos políticos que prohíben las corridas de toros al día siguiente votan a favor de los correbous? ¿Por qué unos políticos que prohíben la actuación de animales en el circo permiten shows diarios de los delfines en el zoo? Por hipocresía, que no me hablen de moral o ética”.

No solo se puede, sino que se debe, estar en contra tanto de las corridas de toros como del resto de torturas a animales. Torturar no es sólo clavar banderillas a un novillo, poner bolas de brea ardiendo en los cuernos de una vaquilla, ahogar un gato o partir los huesos a un cachorro y colgar las imágenes en la red. Los delfinarios son centros de tortura, como la inmensa mayoría de las instalaciones zoológicas, lucrativas prisiones para fauna camufladas bajo ínfulas conservacionistas.


El último show con animales amaestrados ha tenido lugar en el zoo de Madrid, que ha reunido para un espectáculo propagandístico (autoayuda) a una pareja de crías de osos pandas y a una reina de España. PO, DE DE y Sofía han formado un sorprendente trío de bestias que sin duda ha disparado las fantasías de los más depravados zoófilos, puesto que humana y úrsidos se han convertido un uno, refrotadandose de diferentes maneras, en diversas zonas y con distintos grados de intensidad. ¿Una reina conservacionista? De ninguna manera: una reina cómplice de tráfico y maltrato de especies protegidas. Le recuerdo que el oso panda no es ni un juguete ni un objeto promocional, sino una especie salvaje en grave peligro de extinción que vive en las regiones centrales elevadas y húmedas de China (3.500 metros). Retozar con la monarquía humana en las tórridas primaveras madrileñas, en un cercado de cemento, va en contra de su naturaleza. Aquello que quieren vendernos como amor por los animales es un simple negocio: el gobierno Chino “alquila” estos pandas por grandes sumas a zoológicos privados, que anuncian a bombo y platillo su exhibición para aumentar la taquilla. Ninguna de las partes implicadas quiere dar cifras, pero la cotización de estos animales puede ascender al millón de euros por año de cesión.

El científico, conservacionista y escritor George B. Schaller advierte en su imprescindible obra maestra “El último panda” (editorial Acento): “La política y la codicia, unidas a la vergonzosa indiferencia por el bienestar de los pandas que ha caracterizado en gran parte el negocio de los alquileres, no van a desaparecer. Pero espero fervientemente que puedan ser controladas. No hay pandas suficientes, ni los habrá nunca, como para surtir de animales a todos los que claman por ellos, ya sean alquilados, regalados o vendidos. Me parece muy bien que carguemos al panda de símbolos, reverencia y adulación. Pero, además, tenemos la obligación moral de conservar la especie en libertad. El panda no ha nacido para divertir a la humanidad”.

“El animalismo no tiene futuro” asegura Salvador Boix. Espero sinceramente que el apoderado de José Tomás esté confundido, y que nuestra empatía con la naturaleza aumente hasta acabar con el maltrato a los animales en todas su formas y especies.

.

P.D.

Esta noche Antena 3 estrena (en abierto) la serie “The Pacific”. Palabras mayores. Podría contarles lo magnífica que es esta producción de HBO, pero sería repetirme (una vez más). Se lo conté hace un año….

.

Un motivo para NO ver la televisión

J.Teixi Band.

Cd: Big Times.

Ya no quedan bandas en España como la de Javier Teixidor y Daniel Montemayor, un par de geniales supervivientes capaces de mantener viva durante décadas la llama del rock, el soul y el blues más auténticos. Ya no quedan bandas tan creíbles como la J Teixi, que atrapen las emociones al vuelo, que escriban canciones sin fecha de caducidad, que consideren el blue tono dominante, que continúen despertando viejas emociones con nuevas canciones, que engarcen a la perfección los metales con las voces y las guitarras, que tengan teclistas como los de la E Street Band, que mantengan las amistades, los acordes y las creencias por los siglos de los siglos.

“Big Times” incluye canciones que resumen los tres discos grabados en la etapa de la J Teixi Band con Warner Music. Añadámosle temas nuevos y rarezas en directo, y tendremos un disco de los de toda la vida. Una lección de estilo, de carácter, de rock and roll. Y en directo son aún mejores…

Ramón Luis Valcárcel, presidente de la Región de Murcia, dice que “el todo gratis no es viable”, y que “será inevitable que los ciudadanos paguen por la sanidad y por la educación”. Si el famoso extraterrestre que aterriza periódicamente en la tierra, y que a estas alturas debe conocer al dedillo todas nuestras costumbres,  leyese esa noticia, podría llegar a pensar que el señor Valcárcel es un filántropo que financia de su bolsillo hospitales y colegios. No es así, amigo alienígena. Somos los ciudadanos los que pagamos todo, absolutamente todo: educación, sanidad y hasta el coche oficial de Valcárcel. ¿A qué se debe entonces tan grave desliz dialéctico en todo un presidente autonómico? A que los políticos no acaban de asumir su auténtica condición: son nuestros empleados.

Hay que reconocer que “el todo gratis” es tentador. Y no me refiero solo a bajar un disco, una película o un libro. Me refiero a una televisión que, en ocasiones, parece ofrecernos entretenimiento, información, y hasta opinión de calidad, sin tener que pagar un euro. No es cierto. El precio que pagamos por ver la televisión es enorme…

Anoche el afamado twitero Pedro J Ramírez, ese hombre que en los ratos libres que le dejan los 140 caracteres dirige un periódico, entrevistó al ex presidente José María Aznar. El programa de Veo 7 se llama “La vuelta al mundo”, pero quizá hubiese encajado mejor con su contenido “A vueltas con el ego”. Dos personajes sobrados de sí mismos, incapaces de reconocer errores, intentando por todos los medios parecer ingeniosos, brillantes o simplemente importantes.

Quizá ahora aprovechen para criticarnos conjuntamente, algo que hace tiempo no hacen”, dijo el ex presidente exhibiendo sonrisa caballuna. Es una sombra de la sombra que fue, una caricatura chapliniana  repleta de rencor que se hinchaba con los aplausos de sitcom que sonaban de fondo, con la referencia a su próximo libro, con sus propias mediocridades. Así las cosas, con Aznar añorando la credibilidad que perdió, y Ramírez defendiendo la que nunca tuvo, resultaba difícil soportar tanta pequeñez. Televisión gratuita, pero diminuta hasta la insignificancia.

En este país intelectualmente devastado, y moralmente podrido, la mera idea de una televisión no ya inteligente o creativa, sino simplemente razonable, se ha convertido definitivamente en una quimera.

.

P.D.1

El otro día me acosté a las tantas, robando horas al sueño, para ver “Ruíz Mateos & Cía”, un supuesto “reportaje de investigación” que ofreció, a las doce de la noche, Antena 3. ¿Gratis? No, carísimo.

El horario asesino se debía, sin duda, a que los Ruiz Mateos están muy vistos. El traje holgado de Superman y el “te pego leche” jamás serán trending topics (tema calentorro) en una sociedad como la nuestra, donde los más prudentes concursantes de “Gran Hermano” fornican como mandriles y los políticos matan a su madre por una portada. Antena 3 quiso estar a la altura y ofreció un especial lleno de tópicos, con un montaje efectista, informaciones sobradamente conocidas y recursos de la prensa del corazón. Le llaman “equipo de investigación”, pero en realidad quieren decir “equipo de documentación”.


En el programa se pudieron escuchar frases como “El hombre de los mil disfraces”, “Si Ruíz Mateos es la abeja reina…” o “¿Cómo han construido esta gran colmena?”. Y se pudo ver a los supuestos periodistas de Antena 3 apostados en la puerta del chalet de los Ruíz Mateos en Somosaguas, siguiendo la misma táctica que utilizan con la Pantoja o Belén Esteban.  “Conseguimos la imagen de este hombre derrotado”, aseguraba orgullosa la presentadora del engendro mientras ofrecían un plano de Ruíz Mateos hablando por teléfono en el jardín.

El todo gratis no existe, ni en política ni en televisión. Valcárcel, Aznar y “Ruíz Mateos & Cía” son una pérdida de tiempo, y el tiempo, nuestro tiempo, es oro.

.

P.D.2

Sánchez Dragó ha regresado al lugar del delito. No ya como el sátiro que presume de habérselo hecho con dos “zorritas” japonesas menores de edad, sino como todo un enviado especial de El Mundo y Telemadrid a Japón. El eyaculador interior con mejor opinión de sí mismo de todos los tiempos no ha desaprovechado la ocasión de hacer el ridículo: ha enviado a la televisión pública madrileña una crónica telefónica en la que dice que los españoles que han salido de Japón “han dado muestras de cobardía, ingratitud y falta de sentido común”.

¿Falta de sentido común? Sánchez Dragó debería pensar que quizá los españoles que abandonaron Japón lo hicieron alarmados por sus propias declaraciones, puesto que poco después de producirse el terremoto y el tsunami habló en estos términos, desde Kioto, en la radio de Jiménez Losantos: “La gente está huyendo de Tokio, no hay comida ni agua”.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Los Lonely Boys.

Cd: Rockpango.

Tengo una enorme debilidad por Los Lobos, la banda de David Hidalgo y César Rosas. Los angelinos han grabado discos memorables, y han ofrecido conciertos espléndidos: jamás olvidaré su primera actuación en España, hace ya más de 20 años. Le cuento esto porque, en los largos periodos en que Los Lobos ni graban ni actúan en directo, para quitarse el mono de rock fronterizo, se puede recurrir a una dosis de Los Lonely Boys.

También de Los Angeles, Los Lonely Boys es un trío formado hace once años por los hermanos Garza: Henry (guitarra), Jojo (bajo) y Ringo (batería). Hacen rock con algo de blues y tex-mex, un sonido no demasiado original pero sí contundente con el que ya han grabado nueve discos. Este “Rockpango” acaba de salir, contiene el primer material original publicado por la banda en tres años, y tiene una gran portada y once canciones irregulares. ¡Purito texican rock!

“De la misma manera  que invitamos a la familia y a los amigos cuando nos hacemos una casa o nos compramos un piso o una casa para que la vean, pues a mayor abundamiento cuando este piso o esta casa que hoy inauguramos no es ni siquiera nuestra”, aseguró de manera un tanto confusa y torpe Guillermo Fernández Vara, todo un Presidente de la Junta de Extremadura, durante la inauguración de… algo. Y es que avanzamos poco, menos de lo que quisiéramos. Basta con ver que la legendaria fiebre inauguradora franquista sigue gozando de tan buena salud ahora como entonces. El dictador nos regaló inolvidables cortes de cinta en pantanos, traídas de aguas y hasta Valles de los Caídos, que llenaron horas y horas de NODO. Los actuales mandamases, demócratas que practican los mismos deportes que el tirano, han vivido jornadas febriles estrenando cuanto han podido de cara a las próximas elecciones municipales.


Un placer onanista que ha finalizado hoy: el gobierno ha convocado de manera oficial las elecciones autonómicas y locales del 22 de mayo, y por tanto quedan prohibidas las inauguraciones por parte de presidentes autonómicos, consejeros y demás políticos con aspiraciones. Con motivo de esta fiebre inaugural en la primera edición del Telediario emitieron una pieza maestra. Menos de dos minutos de duración para un reportaje impecable por diferentes razones, todas ella periodísticas. La primera, la gran cantidad de información que contiene: el responsable de la noticia sigue una línea claramente diferente a la de otros profesionales de la misma casa que, lamentablemente, apuestan por la poesía y el lucimiento personal. El resultado es un ejemplo de eficacia y sobriedad, todo un placer para el televidente. Una pequeña obra de arte sin firmar de la que me permito extraer los datos que necesito para ilustrar el post que quiero escribir, aquel que simplemente refleja la mediocridad, la ausencia de talento y la desproporcionada vanidad de unos políticos, los nuestros, que aún disfrutan y utilizan estos pequeños placeres franquistas.

– Esperanza Aguirre ha inaugurado un nuevo tramo de la M 407 y varios hospitales, aunque la obra no estuviese terminada.

– En Castilla la Mancha, Barreda descubrió placas todos los días de la semana pasada, inauguró un tramo de carretera, un hospital, una facultad, el museo del hidalgo, una tubería de agua y una residencia de ancianos.

– El alcalde de Barcelona ha realizado trece inauguraciones durante el pasado fin de semana.

– En Castilla León, Juan Vicente Herrera ha abierto al tráfico una carretera que funcionaba desde hace un mes.

La semana pasada, el presidente de la Generalitat valenciana inauguró el Aeropuerto de Castellón, que no tiene licencia para operar vuelos.

– En los últimos días, en Oviedo, han inaugurado cuatro veces el Hospital Central de Asturias.

Propaganda electoral pagada con dinero de todos. Espero que con estos datos, extraídos a mayor abundamiento del Telediario, les sean útiles a la hora de votar.

.

P.D.

20minutos.es inicia una campaña “por el respeto de los derechos infantiles en TV”. Recogen firmas a través de su web, para posteriormente presentarlas en la Subdirección General de Medios Audiovisuales para que vele por el cumplimiento de dicha Ley y se respeten los derechos infantiles en televisión.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Hollywood Moon

Autor: Joseph Wambaugh.

Editorial: Mosaico.

“Luna de Hollywood” es como llamaba el Oráculo, un policía de leyenda cuya fotografía acarician los agentes al salir a patrullar, a la luna llena. Un momento especialmente delicado en el siempre agitado barrio de Los Angeles: los ciudadanos se vuelven especialmente nerviosos, irascibles e imaginativos. Por eso el sargento Lee Murillo invita esa noche a una pizza extra grande con todos los ingredientes al equipo que atienda a la llamada de alerta más estrambótica. Acabada la jornada, sembrada de detalles tan sórdidos como sorprendentes, todos comparten la pizza con los ganadores.

Los amantes de “Canción triste de Hill Street”, la maravillosa serie de los 80 creada por Steven Bochco, disfrutarán como locos con este libro, el mejor de todos los escritos por ese genio de la literatura policial llamado Joseph Wambaugh.

“Luna de Hollywood” es una sucesión interminable de anécdotas sobre las calles de Los Angeles unidas, de manera exquisita, por varias tramas más sólidas que circulan en paralelo de manera simplemente genial. Una pareja de veteranos timadores informáticos, un acosador violento que odia a su madre, una pareja de policías surfistas, enanos contratados para jugar a los bolos como reclamo, adictos a diferentes sustancias en distintos estados de deterioro… Todo parece anárquico, esas pequeñas historias divertidas o dramáticas que salpican el libro, pero todo tiene sentido y circula a favor de corriente hasta un final apoteósico, perfecto, magistral.

El mejor trabajo de Wambaugh, y uno de los libros policiacos más intensos y emocionantes que he leído en años.


“Solo conduce una persona, pero lo importante es que hay todo un equipo detrás”, rezaba la publicidad del Banco de Santander que La Sexta emitió durante la primera carrera de la temporada de Fórmula 1. En condiciones normales, lo lógico sería pensar que Emilio Botín y los suyos hablan de Fernando Alonso, el campeón español, y de los chicos de Ferrari que intentan que el asturiano vuelva a ser campeón del mundo. Pero la actualidad manda, y sugiere que los anuncios pagados por el banquero cántabro podrían muy bien ensalzar de manera subliminal a Rodríguez Zapatero y al resto de su Gobierno. Botín, un banquero depredador, pide a un presidente socialista que aplace el debate sucesorio, que no adelante las elecciones y que siga al frente de la nave. Y Zapatero calla, luego otorga. Normal, ¿no?

Botín está encantado con Zapatero y compañía. “Solo conduce una persona, pero lo importante es que hay todo un equipo detrás”. En un mundo cabal, un gobierno de izquierdas sería la pesadilla de la banca, pero no vivimos en un mundo cabal. Vivimos el mundo al revés de José Agustín Goytisolo, aquel en el que había un príncipe malo, una bruja hermosa, un pirata honrado y… un socialista de derechas. “No nos deje usted, señor Zapatero”, parece suplicar Botín en nombre del resto de empresarios, rescatados antes y encantados ahora con una crisis que empobrece a los pobres y enriquece a los ricos: Los consejeros del banco presidido por Botín ganaron 39,7 millones de euros el pasado año, una cifra que resulta un 13,4% mayor a la declarada en 2009.

¿Cómo no vas a estar contento con Zapatero si, con la que está cayendo, ganas un 13,4% más? Rajoy y su banda de mediocres, ansiosos, derrochadores y corruptos pueden dar muchas alegrías a Botín y los suyos, qué duda cabe, pero de momento no merece la pena arriesgarse. “Virgencita, virgencita, que me quede como estoy”, piensa Botín para desesperación de un líder del PP que, sin el apoyo del dinero, ve como su sueño de poder se aleja. Y el lobito bueno, ese al que maltrataban todos los corderos (incluidos los de su propio rebaño-manada), sigue jugueteando con un debate sucesorio que, pobrecillo, ya ni siquiera está en sus manos.

P.D.

En Londres, a palos con el Santander. Sucedió durante una marcha contra los recortes del Gobierno liberal conservador británico.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Ron Sexsmith.

Cd: Long Player Late Bloomer.

Undécimo disco de un cantautor canadiense tan brillante como previsible. Dueño de una voz inconfundible, y de una inagotable capacidad para escribir canciones de amor y tristeza, el intimista Sexsmith ha grabado un puñado de excelentes temas a los que sólo puede echárseles en cara la ausencia de capacidad para sorprender. Es el mismo cantante, ya con 47 años, que maravilló con aquel “Blue Bloy” (2001) producido por Steve Earle. Y eso es bueno… y malo. En cualquier caso, trece grandes canciones pop.

Algunos gurús dicen que el futuro del buen periodismo pasa por las plataformas de pago en internet. Le pondré un ejemplo: leer “Así, a la guerra, no”, la columna que ha escrito hoy Jiménez Losantos, cuesta 0,79 euros (en Orbyt, el último juguete de Pedro J Ramírez). ¡Un chollo! Por menos de un euro podemos desayunar con Federico, y salir a la calle dispuestos a comernos el mundo: con espuma en la boca, la bilis a punto de nieve y el puño americano en el bolsillo. Bien es verdad que por poco dinero más (1,20) podemos comprar no ya la columna, sino El Mundo entero en papel, y darle una verdadera utilidad práctica: envolver el bocata. Con esto quiero decirles que el futuro del periodismo, del bueno, del que siempre estará ahí, es la televisión…

Ayer sin ir más lejos Ana Rosa Quintana tuvo que comparecer en calidad de imputada en el Juzgado de Instrucción número 43 por, fíjense que injusticia, ejercer el oficio más viejo del mundo: el de periodista. Al parecer, la veterana presentadora y su equipo ofrecieron a Isabel García, la mujer del asesino de la niña Mari Luz, minusválida psíquica, entre 600 y 800 euros por participar en el programa de Ana Rosa (Telecinco). García dice que finalmente ni siquiera le pagaron: se limitaron a mantenerla secuestrada el tiempo necesario para grabar algunas escenas patéticas. Afortunadamente aún queda gente con corazón: gracias al magistrado del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, que la camufló en su propio vehículo, Quintana no tuvo necesidad de probar su propia medicina y esquivó a los periodistas que la esperaban en la puerta de los juzgados. Buitres…

La televisión, no lo duden, está devolviendo al periodismo la dignidad perdida. Vean las tertulias políticas de Intereconomía, Veo 7 o La Sexta, escuchen a María Antonia Iglesias en “La Noria” o disfruten de María Patiño en “DEC”, y sabrán de qué les estoy hablando.

Y si le quedan dudas, vea la televisión pública. Y no me refiero a las necrológicas de los telediarios sobre Elizabeth Taylor, en las que los redactores de cultura se han mostrado en todo su esplendor, derrochado tópicos y amaneramiento en dosis similares (ese “Adiós a la mirada violeta de Hollywood”). Hablo de cosas más serias…

“Son imágenes de video aficionado que las agencias no han podido contrastar, las que estamos viendo”, aseguró sin inmutarse Ana Blanco, la presentadora del Telediario 1 (TVE). Las imágenes, de una calidad nefasta, desenfocadas y temblorosas, muestran una calle iluminada por una farolas en las que se levanta una polvareda. Se supone que son las revueltas que se están produciendo en Siria. La auténtica noticia es que los mejores informativos del mundo, los de la televisión pública española, emiten unas imágenes sin contrastar. ¿Siria? Es posible, pero también podría ser Móstoles o Esplugues de Llobregat a las tres de la mañana durante las fiestas del santo.

El futuro del periodismo está en el equilibrio, no podía ser de otra manera. Concretamente en el equilibrio entre pagar por leer a Losantos, secuestrar a una retrasada para hacer “la entrevista que todo periodista querría dar”, y emitir en una tele pública imágenes “sin contrastar”. Periodismo del bueno.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Jason Isbell & The 400 Unit.

Cd: Here We Rest.

Antiguo miembro de los imprescindibles Drive By Truckers, Jason Isbell lleva años grabando discos interesantes con sus 400 Unit. Este “Here We Rest”, el cuarto, es el mejor de todos. El guitarrista, cantante y compositor de Alabama no solo ha escrito once canciones impresionantes, sino que ha conseguido grabarlas con el sonido adecuado: mucho rock, algo de country, toques soul… Una belleza, desde la portada hasta el acorde final.

Los árboles, como todo el mundo con perspectiva sabe, no nos dejan ver el bosque. Afortunadamente, si todo sigue como hasta ahora dentro de poco no habrá árboles, y por fin podremos contemplar cómodamente el bosque. Y no me vengan con que si no hay árboles no habrá bosques que contemplar, porque eso es demagogia barata. Una minucia que no puede distraer nuestra atención. El progreso exige decisiones contundentes, puede que en principio impopulares, como imponer nuestro orden en la naturaleza.

Les cuento todo esto porque me he pasado la mañana sembrando patatas. Sudando, con el espinazo doblado y las uñas sucias de estiércol, es más fácil sentirse parte de la tierra. Las patatas me ayudan a ver el bosque. Los periódicos, no. La culpa no es de los árboles que es necesario cortar para que se impriman esos diarios, sino las noticias que incluyen estos. ¿Japón y su desastre nuclear? Por supuesto. Pero no es necesario viajar tan lejos para horrorizarse tanto. España es el único país de la UE con plantas similares a Fukushima: Garoña y Cofrentes (Valencia). Curiosamente, la licencia de esta última fue renovada por el Gobierno justo un día antes de que el terremoto dejase fuera de control la central japonesa.

Pero lo peor no es eso. Lo peor es la política medioambiental socialista, la ignorancia de sus líderes, el desprecio que demuestran por la conservación de la naturaleza. Solo dentro de este cúmulo de miserias e ineptitudes puede entenderse que propongan que Europa, en caso de tener que cerrar la centrales nucleares, apueste de nuevo por el carbón. ¡Regresar al carbón, el combustible fósil que más contribuye al cambio climático! “El carbón puede servir de espaldarazo en el caso de que haya dificultades -o de precio o de suministro- en las materias energéticas que importa Europa, y también en el caso de que la UE no aumente su generación nuclear”, aseguró Miguel Sebastián, ministro de Industria, tras una reunión con sus colegas comunitarios.

Las necias palabras de Sebastián coinciden con la decisión de la agencia medioambiental del Gobierno de Estados Unidos de regular las emisiones contaminantes: pretenden cerrar buena parte de las 400 centrales termoeléctricas que funcionan con carbón, y que emiten materiales tan letales como el arsénico o el mercurio. Reducir el 91% de esas emisiones salvaría cada año la vida de 17.000 norteamericanos.


¡Políticos estúpidos! La necedad y el desprecio medioambiental no son exclusiva socialista, ni muchísimo menos. La derecha ofrece constantes ejemplos no ya de indiferencia por la naturaleza, sino de auténtico desprecio por la moral y la Ley. Hace solo unos días el Tribunal Superior de Justicia de Madrid anuló las obras de nueve tramos de la M-30 soterrada. La razón es bien sencilla: no se elaboraron estudios de impacto ambiental. ¿Usted cree que comenzarán de inmediato las obras de derribo de la M-30? “Las consecuencias prácticas de la sentencia son muy escasas”, aseguran las fuentes jurídicas consultadas por la cadena SER.

Algo parecido sucede con la M-501, conocida como la “carretera de los pantanos”. Pese a que el Tribunal Supremo ha declarado ilegal la obra ya realizada, al no incluir una declaración de impacto ambiental a priori ni la consulta previa necesaria a la Comisión Europea, Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad madrileña, ha dicho que se trata de una decisión “irrelevante” y que continuará con la obra “si la economía se recupera”.

Están destruyendo, con dinero público, nuestro patrimonio natural, nuestra salud, nuestro futuro. El bosque. Consentirlo es de pusilánimes.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Crimen en el Barrio del Once.

Autor: Ernesto Mallo.

Editorial: Siruela.

El comisario de policía se llama Lascano, pero le llaman El Perro. La historia se desarrolla en la Argentina putrefacta de los setenta, con cadáveres en las cunetas y militares y ricachones compartiendo el poder. Dictadura, desaparecidos, mafias… El Perro está con ellos, pero no forma parte de ellos. Por eso queda un ápice de esperanza en esta novela negra, negrísima, que nos  recuerda los peores momentos de un país en descomposición.

Mallo es un escritor veterano que ha sido periodista y guionista antes que novelista. Curtido en mil batallas, recrea a la perfección el mundo siniestro de la policía corrupta, de la justicia corrupta, de la moral corrupta. Las descripciones son precisas, los diálogos sorprendentes. No hay fisuras en “Crimen en el Barrio del Once”, sobre todo en una segunda mitad del libro realmente soberbia. Más que una nóvela negra, la crónica de un país en uno de los peores momentos de su historia. Fascinante.

Para leer un frangmento

“La guerra es la continuación de la política por otros medios”. Carl von Clausewitz

¿Bombardear Trípoli es todo lo que Europa y Estados Unidos pueden ofrecernos como solución al conflicto Libio? No parece gran cosa. Desde luego, no es un prodigio de diplomacia o imaginación. En ningún caso parece una propuesta aceptable cuando proviene de aquellos que, en buena medida, son responsables del problema. Gadafi es un hijo de puta pero, no lo olviden, hasta hace unos días era “nuestro” hijo de puta. Los informativos ofrecen imágenes oníricas de los bombardeos, fuegos artificiales, pero ningún dato fiable sobre bajas en la población civil. La guerra de Libia, como todas las demás, sigue estando basada en el engaño.

¿Imaginan que los aliados hubieran bombardeado Madrid para librarnos de Franco? Los tiempos y las circunstancias son distintos, pero quizá no tanto. El propio Gadafi se ha comparado con nuestro pequeño gran dictador, y se refirió a su entrada en Bengasi como a la de Franco en Madrid. No todos los dictadores son iguales ante los ojos de dios, ni siquiera ante los ojos mortales y miopes de los políticos. Recuerden que el ex presidente Aznar visitó a Muamar el Gadafi en Trípoli, y este le regaló un caballo llamado “El rayo del líder”. Y que Alejandro Agag, el yernísimo, invitó a Saif al Islam Gadafi, el hijo del dictador, a una montería en Aldea del Fresno (Madrid), seguramente para rematar su gran proyecto urbanístico común. O que Gallardón ofreció al sátrapa la Llave de Oro de Madrid, que le fue entregada en el salón de plenos de la sede municipal de la Plaza de la Villa. O que el rey Juan Carlos se desplazó hasta el palacio de Bad el Ezeia para hacerle una visita oficial. O que Zapatero viajó hasta el desierto el pasado año para compartir jaima con Gadafi. O que Moratinos, entonces ministro de Asuntos Exteriores, tras reunirse con el dictador se mostró muy satisfecho “ante las posibilidades de negocio para las empresas españolas en este país magrebí”.

Hace cuatro días eran colegas. ¿Son ahora enemigos acérrimos? El fracaso de los políticos, creadores del monstruo, es estrepitoso. Y su hipocresía, descomunal: ¿Por qué Libia sí y no cualquier otro país donde en estos momentos hay conflictos en los que sufre la población civil? Congo, Nigeria, Birmania, Guinea Ecuatorial…Por intereses económicos y geopolíticos. Más preguntas: ¿Se puede imponer la democracia a punta de pistola? ¿Se puede proteger a la población civil atacando una ciudad? ¿No llega tarde, muy tarde, vergonzosamente tarde, nuestra “preocupación” por el pueblo libio?

Una vez más, NO a las guerras.


.

Un motivo para NO ver la televisión.

A punta de pistola.

Autor: David Rieff.

Editorial: Debate.

Reportero del New York Times y escritor, Rieff ha recorrido el mundo de conflicto en conflicto. Ha visto infinidad de injusticias, ha sobrevivido a guerras y ha escrito sobre invasiones más o menos justificadas. En este libro, publicado en 2007, realiza una serie de precisos análisis sobre intervenciones armadas. “¿Se corresponde esta ambición nuestra de proteger a la gente de las masacres y la penuria con nuestros medios y nuestra inteligencia?”, se pregunta un Rieff nada optimista.

“A punta de pistola” es un libro tan escalofriante como alarmante. No hay demasiado espacio para el optimismo: en nombre de la democratización y los derechos humanos se pueden cometer las mayores tropelías.

En estos momentos, una lectura imprescindible.

descodificador en twitter

julio 2017
L M X J V S D
« Abr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31