El descodificador

Archive for diciembre 7th, 2010

Se veía venir. Después de ofrecer a la élite de los medios de comunicación mundial algunas de las noticias más jugosas de la historia del periodismo (Zapatero es como un felino, Berlusconi es un juerguista, Gadaffi tiene una secretaria voluptuosa…), es el propio Julian Assange quien se convierte en noticia. En verdadera noticia. Porque entre confirmar que Pepiño Blanco no mira a los ojos o que se persiga y encarcele de manera fascista al fundador de una organización mediática (revelación periodística de la temporada, azote de diplomáticos bocazas y descuidados), sin duda me quedo con esta última. Y con los pequeños detalles miserables: ¡por fin El Mundo abre su página web con una noticia relacionada con las filtraciones! La detención de Assange ha conseguido que Pedro J se entregue, algo que no habían logrado todos los titulares que nos ha proporcionado el activista australiano.

Assange estaba condenado a ser más noticia que sus propias noticias: ha puesto en ridículo tanto a diplomáticos y políticos como a periodistas (shhh! estos últimos todavía no se han dado cuenta). La grandeza de Assange, el motivo por el que el poder le persigue, es haber puesto patas arriba el orden informativo. Algo que pone en peligro las relaciones cuidadosamente tejidas por el poder y los medios. Recuerde que en la historia reciente, y hasta la aparición de Wikileaks, los mejores periodistas eran los que estaban mejor relacionados. Políticamente hablando, quiero decir. Las grandes fuentes eran, por ponerle un ejemplo, Rubalcaba, Cospedal, Fernández de la Vega o Esperanza Aguirre, es decir, aquellos que filtraban las exclusivas y marcaban las agendas de los medios.

Assange ha llegado para dinamitar esas relaciones enfermizas, ese periodismo mamporrero, complaciente y conformista que estaba acabando con el verdadero periodismo: Actualmente, y dado el estado de impotencia del periodismo, me parecería ofensivo que me llamaran periodista”, sentenció. Las fuentes de Assange son… ¡las fuentes de Assange! Nada que ver con políticos de medio pelo o diplomáticos correveidiles.

El poder político ya ha puesto sus garras sobre él. El poder económico ha cerrado la cuenta de donaciones de Wikileaks en Suiza, el mismo país que acoge el dinero de banqueros ladrones y empresarios  corruptos. Quizá dentro de nada incluso los periodistas, cuando comprendan que ellos también quedan en ridículo con Wikileaks, se le tiren al cuello. Si sobrevive a estas fieras ya sólo debe superar la fama y los halagos. ¡Suerte! La va a necesitar…

Anuncios

descodificador en twitter

diciembre 2010
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Anuncios