El descodificador

Archive for diciembre 6th, 2010

Los humanos tenemos un gran concepto de nosotros mismos: matamos a diestro y siniestro y, sin embargo, nos horrorizamos cuando un par de tiburones revoltosos se zampan a un submarinista y arrancan cuatro miembros de nada. Para que se haga usted una idea le diré que cada año los humanos matan más de cien millones de tiburones en todo el mundo. Sólo en el Atlántico la pesca industrial acaba con 1,3 millones de tiburones anualmente. En ese mismo periodo de tiempo a 73 millones de  tiburones se les corta las aletas, que se utilizan en determinadas especialidades culinarias. El resto del cuerpo del animal se devuelve al mar inmediatamente, donde muere tras una larga agonía.

¿Un submarinista muerto y cuatro miembros cercenados? Eso no es nada, hombre. Aún tienen mucho que aprender esos tiburones macarrillas de nosotros… Y no me refiero a la bomba atómica de Hiroshima, al Holocausto o a la guerra de Irak. Me refiero a hombres contra animales. Recuerden que en España estamos en plena temporada de caza: cada año los cazadores españoles matan alrededor de cuatro millones de conejos, tres millones de perdices, un millón de liebres y otro millón de codornices, 140.000 zorros, 120.000 jabalíes, 60.000 ciervos y miles de gamos, corzos, rebecos, cabras montesas, lobos…Y más de cinco millones de aves de diferentes especies: patos, palomas, faisanes…. Añádale a estas cifras los miles de animales protegidos que son abatidos cada año, de manera ilegal, durante la temporada cinegética.

¿Un submarinista muerto y un par de brazos y de piernas amputados? Eso no es nada, por favor. Si quiere ver usted ver una auténtica masacre en el mar, una sangría brutal, olvide a los pobres tiburones, aprendices de asesinos, y vea “The cove”, el documental sobre la matanza anual de delfines en el pueblo japonés de Taiji que aún emite Canal +.

La película va mucho más allá de la brutalidad de unos habitantes de Taiji que, basándose en la tradición (¿les suena de algo?), torturan y matan cada año a miles de delfines hasta dejar las aguas del mar cubiertas de sangre. Muchos animales son capturados vivos y vendidos a zoológicos, donde se les explota comercialmente hasta que se desquician. La carne de buena parte de los delfines muertos se vende para consumo humano, pese a que es bien sabido que contiene elevados niveles de mercurio, uno de los venenos más letales. Una historia brutal, un documental imprescindible.

¿Los tiburones del Mar Rojo? Unos pardillos…

Anuncios

descodificador en twitter

diciembre 2010
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Anuncios