El descodificador

Archive for diciembre 2010

Algunos vecinos míos calientan sus casas con leña: no ponen los radiadores eléctricos porque no pueden permitírselo. Mientras tanto nuestro flamante ministro de Industria, Turismo y Comercio se atreve a minimizar la inminente subida de un 9,8% de la tarifas eléctricas diciendo que equivale “a poco más que un café”. Le recuerdo que la factura de la luz no es lo único que sube en 2011: el gas subirá otro 3,9%, las autopistas una media de 1,44%, los trenes de cercanías y media distancia de RENFE un 3,1% y la alta velocidad un 4,8%, la gasolina un 13%, las tasas de aeropuerto un 3,9%, el abono transporte de Barcelona un 3,75%, el agua de Madrid un 2,3%…

La frivolidad y torpeza de Sebastián, un hombre que nos ha regalado algunos de los momentos más lamentables de la política española (recuerden su debate con Gallardón, mostrando fotografías de Montserrat Corulla), podrían parecer insuperables. “Los españoles se merecen un Gobierno que no les mienta”, dijo el actual Vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba tras el 11M. Pero resulta que hoy mismo sabemos que cuatro guardias civiles han sido condenados por torturar a los etarras del atentado contra la T-4. En aquel entonces Rubalcaba rechazó las acusaciones de tortura asegurando que “si algo tiene la democracia es que somos moralmente superiores a los terroristas”.

No me gustaría tener que dar la razón al genial Joseph Conrad cuando, en “El agente secreto”, escribió aquello de “El terrorista y el policía estan cortados por el mismo patrón”. Pero me temo que torturar a personas, y los etarras lo son, no ayuda a que seamos moralmente superiores a los terroristas. Sólo hace que nuestra sociedad sea más despiadada y sucia. Quizá incluso nos convierta en complices de terrorismo.

Recuperemos a Rubalcaba. Al del 11M… Los españoles seguimos sin merecernos un Gobierno que nos mienta.

¡Feliz año a todos! Bueno, a casi todos…

 

 

Anuncios

Nos lo están poniendo a huevo: sube el recibo de la luz hasta límites insospechados (un 9,8%) al tiempo que la telebasura se extiende de manera imparable por todas las cadenas. ¡Apaguemos la puta televisión! Iniciemos una huelga de antenas caídas que nos permita, además de purgar nuestros deteriorados intelectos audiovisuales, ahorrar una bonita suma de dinero. Y sin tener que llegar a extremos dramáticos, como todas esa mujeres embarazadas que piden a los médicos que les adelanten el parto para poder dar a luz antes del día 31, y así cobrar los 2.500 euros del cheque bebé que se suprime en enero.


Apagar la televisión será el comienzo de la revolución. Con la pantalla en negro el poder se estremecerá, puesto que quedará cerrada su vía favorita para anestesiar e intoxicar a la población. El altavoz de la propaganda política, mudo. Se acabaron los tertulianos crispantes, los políticos hipócritas, los informativos deprimentes y el ocio basura. Sin publicidad televisiva quizá incluso dejemos de consumir como bestias descerebradas. El individuo, liberado de telediarios tendenciosos y entretenimiento alienante, podrá recuperar viejas y buenas costumbres: los libros, los amigos, las cañas, la conversación, la música, el campo, el cine…

El poder no se recuperará con facilidad de semejante bofetada. Tendrá que crear nuevas redes de propaganda, tarea que le llevará años: internet aún se le escurre entre sus dedos grasientos. Tiempo más que suficiente para que los ciudadanos tomemos el mando y exijamos relevos. En la política, en la cultura, en la empresa, incluso en la televisión…

Con sólo apretar un simple botón del mando a distancia, el rojo, estamos levantando una barricada. Stop!!!!

Anoche cerró para siempre CNN+, el canal de noticias del grupo Prisa. Antes de que el cadáver se enfríe y los familiares se despidan, Paolo Vasile anuncia que a partir de mañana jueves en ese lugar de su televisor podremos ver durante las 24 horas del día “Gran Hermano”, el reality que representa la telebasura. Es decir, que de un plumazo hemos pasado de la exquisitez de la información veraz a la mediocridad de la más repugnante degradación humana. Iñaki Gabilondo es sustituido por Mercedes Milá. Malos tiempos, en resumen, para el telespectador y para la pluralidad.

El titular con el que El País resume la noticia no deja lugar a dudas: “CNN+ dice adiós tras once años en antena por su inviabilidad”. Es decir, que la responsabilidad del cierre de la cadena no es de unos gestores torpes o de un empresario depredador como Paolo Vasile. Si usted veía CNN+ como último refugio informativo y ahora se siente huérfano y busca un culpable, pregunte por la inviabilidad. ¿Inviabilidad? Sí, ya se que se trata de un concepto etéreo que puede sonar a excusa, pero me temo que en este caso no hay dudas: unas pérdidas acumuladas de 40 millones de euros en los últimos tres años hacen inviable este proyecto.

¿CNN+ era intrínsecamente “inviable”? Recuerden que en algunos casos la inutilidad o la avaricia de los gestores es quien hace inviables los proyectos. ¿O acaso sugieren que anoche cerró CNN+ porque telespectadores y anunciantes españoles no estamos preparados para un canal de información de calidad?


Un amigo que hasta ayer mismo trabajaba en CNN+ me contaba su concepto de “inviabilidad”: en Telecinco sólo una persona, Paolo Vasile, el Consejero Delegado, tiene coche con chófer. En los consejos de Prisa que se celebran en la Gran Vía madrileña, justo en el mismo lugar donde anoche se manifestaron los ya ex trabajadores de CNN+, no hay dedos en las manos para contar coches y chóferes.

.

P.D.

Recogida de firmas en contra del cierre de CNN+

Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles”. Bertolt Brecht

En estos días tan señalados de fe cristiana, en los que el verbo se hizo carne y la carne rosbif, yo apuesto por la reencarnación. Y puesto que las yemas de los dedos de la mano de Warren Beatty ya están elegidos, me quedo con el cuerpo incorrupto de Hugh Hefner. El fundador de la legendaria revista Play Boy acaba de anunciar en estos días de alegría y festividad que, a sus 84 años, se casa con Crystal Harris, conejita de 24 primaveras. Adivinen quién es la novia…

Hef es mi elegido no por ser un crápula, mucho cuidado. Recuerden que el dueño de la Mansión Play Boy es fundador y editor jefe de Play Boy, una revista en la que he visto cosas que la mayoría de ustedes jamás podrá imaginar. Y he leído textos de, atención, John Updike, Hunter S. Thompson, Saul Bellow, Nabokov, Stephen King, Margaret Atwood, Wodehouse o García Márquez. Brindo por Hef, un soplo de aire fresco en estos días grises en los que nos suben la luz y el gas, nos enteramos de que la Bolsa española es la más rentable de la década (a pesar del mal año) y Zapatero quiere negociar los convenios de los trabajadores partiendo de cero, sin tomar como base los derechos reconocidos a los trabajadores en anteriores convenios.

.

P.D.

Tengo que confesarle una cosa: estoy a medio gas. En estas fiestas navideñas he visto muy poco la televisión. Es más, sólo he visto dos programas, el discurso del Rey y el recital de Raphael, y apenas un par de minutos de cada uno de ellos. Podría considerarse una grave falta de profesionalidad, puesto que se supone que soy un crítico de televisión, pero como en estas fechas tan señaladas quiero ver el lado positivo de la vida me gustaría pensar que se trata de intuición. Según Juan Cruz, un periodista de El País que cuando no escribe de Vargas Llosa escribe incluso de televisión, los dos programas que he visto son los momentos que “marcan la Navidad”.

El Rey y Raphael tienen una gran experiencia audiovisual, puesto que suman 35 y 5 años seguidos, respectivamente, al frente de sus espectáculos navideños. Pero eso no quiere decir nada. Sus voces podrían sonar cada vez más lejanas en el tiempo, más alejadas de la realidad, más decadentes y amaneradas. No es así: el Rey y Raphael están en plena forma puesto que representan, mucho más allá del espíritu de la Navidad, la esencia de la España de nuestros días. Mediocre, repetitiva, chabacana, triste, aburrida… Tanto es así que la audiencia conseguida por Juan Carlos es la más baja de la década, un millón y siete puntos menos que el pasado año.

Con un par de minutos del Rey y Raphael en Navidad es suficiente para darse cuenta de que por aquí todo sigue igual. De mal. En esos 240 segundos hay tiempo de sobra para confirmar lo que ya sabíamos: que necesitamos un cambio sobre todas las cosas.

¿Lo mejor de las fiestas? ¿El momento que marca la Navidad? Sin duda, el chiste de Medina en Público…


Anoche Iñaki Gabilondo presentó su último programa en CNN+, el canal de noticias que Prisa cierra a finales de mes. Gabilondo es uno de esos periodistas históricos al margen de toda duda o crítica: su palabra es ley. Dice Gabilondo en Público que “el periodismo friki e insolvente ha invadido la profesión”, y que el periodismo que él aprendió “está batido en retirada”. Tal y como están los tiempos, piensa, “a nadie se le ocurriría ofrecerme nada”. Tendrá que sobrevivir con lo que le queda: consejero de la Cadena Ser y Unión Radio.


El cierre de CNN+ me hace recordar que, a los pocos meses de arrancar Gabilondo en la cadena SER su legendario programa Hoy por hoy (septiembre 1986), Prisa cerró Radio El País. Radio El País fue un proyecto al menos tan innovador y progresista como CNN+ (España) que también perdió la batalla de la rentabilidad. Sin Radio El País el mundo quizá fue un poco menos plural, algo más aburrido, pero siguió girando. La emisora cerró, los trabajadores nos buscamos la vida, Gabilondo batió en la Ser todos los records de audiencia posibles, y los corruptos 40 principales siguieron siendo una máquina de hacer dinero.

¿Por qué le cuento esto? Nostalgia. Cuando Gabilondo dice desde su sillón de consejero de la SER que “el periodismo friki e insolvente ha invadido la profesión” no puedo evitar mirar hacia atrás. Los problemas del periodismo vienen de lejos: en aquellos tiempos ya había frikis en las redacciones e insolventes en las empresas. Y no recuerdo que las protestas contra el cierre de Radio El País, ejemplo de radio progresista de calidad, fuesen atronadoras. Pero sí recuerdo que José Ramón Pindado, uno de los presentadores de CNN+ que ahora se queda en la calle o se pasa a la bazofia de informativos de Telecinco, fue compañero mío en aquella excelente emisora.

La misma semana en que Belén Esteban ocupa la portada de El País Semanal cierra CNN+. El periodismo respetuoso y solvente se queda gravemente huérfano”, asegura Juan Cruz en un panegírico dirigido a Gabilondo. Efectivamente, el periodismo respetuoso y solvente se queda gravemente huérfano: Pindado está otra vez en la calle… ¡Un fuerte abrazo para todo CNN+!

.

P.D.

Llevo días retrasando el post sobre la Ley Sinde. La razón es muy sencilla: me temo que no tengo claro cuál es la solución al problema de las descargas ilegales, los derechos de autor, la crisis de la industria de la cultura… Tengo claro, eso sí, que en estos momentos todo lo que propone el Gobierno genera dudas. No me fio de Sinde, de la misma manera que desconfío profundamente de una industria que, durante décadas, me ha maltratado y engañado como consumidor de cultura. Pero no debemos olvidar que la industria es una cosa y el artista (el músico, el compositor, el escritor, el productor…) es otra. Las discográficas engañaron a los viejos bluesman, a los que no pagaban por grabarles, por los discos que vendían, por los derechos de autor. ¿Quiero ser tan hijoputa como ellos?

Surgen las preguntas…¿Es normal que la música o el cine no cuesten dinero, cuando se paga por una lechuga, un tornillo o un litro de gasolina? Mi amigo Julio Valdeón me manda un mail en el que aporta una visión muy lúcida y rocanrolera del asunto: “¿Qué hubiera sido del rock and roll si Sam Phillips no abre Sun Records? ¿Le parece mal que José Ignacio Lapido cobre por sus discos?¿Donde encontraríamos hoy las piezas de Jerry Lee Lewis, Louis Armstrong o Charley Patton remasterizadas y anotadas si no fuera por Charly, JSP Records o Catfish Records? ¿Las van a restaurar las asociaciones de internautas en el salón de su casa?”.

La piratería tiene mala solución. Sobre todo mientras comprar un disco en itunes cueste lo mismo que comprar un cd. O que descargarse legalmente el último libro de Umberto Eco no sólo sea una misión compleja, sino que cueste 16,99 euros, sólo cinco menos que en papel (pero sin papel, encuadernación, distribución, devoluciones, libreros…). Me temo que la industria se niega a aceptar que los tiempos están cambiando, que sus privilegios están agotados, que si no cambian, mueren. Y me temo que la gente se acostumbra muy rápido a robar.

Dicho esto… ¡Feliz Navidad a todos!

.

P.D.

¿Quién dijo piratería? Esta es una recopilación musical navideña para descargar, pero con permiso de los artistas…

– http://atruersound.com/?p=1849

“Actualmente yo me definiría como un inofensivo anarquista; es decir, un hombre que quiere un mínimo de gobierno y un máximo de individuo”. Jorge Luis Borges.

El presidente del Gobierno ha ofrecido a los periodistas una noticia bomba: “ya he tomado una decisión”. ¡Coño! Por fin. Sin duda será una decisión sobre alguno de nuestros principales problemas… La lista es larga: el paro, la dictadura de los mercados, el deterioro de las pensiones, los 632 euros de patrimonio de Díaz Ferrán, la Ley antidescargas… No, no, no, una decisión sobre algo muchísimo más importante para todos los españoles: ¡Zapatero ya sabe si se presentará a las próximas elecciones! Pero todavía no lo va a decir. Chincha rapiña, que tengo una piña…

Maldito Zapatero, ¡nos tiene en ascuas! La noticia es brutal. “¿A quién confía Zapatero sus secretos?, se preguntan en los informativos de Cuatro”. Y se responden: “Al parecer, a su mujer y a un amigo del partido. Hoy la política gira en torno a un nombre: el de ese amigo”. En estos días no hay otro tema de conversación, España está paralizada ante el misterioso amigo invisible. ¿Quién es esa persona? ¿Rubalcaba? ¿Tomás Gómez? ¿Roures? ¿Y si, en una vuelta de tuerca genial, el amigo invisible fuese en realidad la amiga invisible? Estoy pensando en Ángeles González-Sinde…


Javier Casqueiro, periodista de El País y sin duda alguna el hombre que más sabe de política nacional en España, asegura en Twiter que “el presidente del Gobierno ha querido jugar un poco a la confusión, a la broma navideña y al cálculo político con su anuncio. Dejará que el asunto engorde hasta su última rueda de prensa, el jueves 30. Y vacaciones”. ¡Qué crack este Zapatero! No solo se muestra como un estadista grandioso, sino que también es un chispeante cascabel.

Imagine la cabeza del presidente… Por la mañana dinamito el estado de bienestar alargando unos añitos la edad de jubilación, a mediodía propongo una ley censora para internet, y por la tarde juego un poco a la confusión, a la broma navideña y al cálculo político con mi sucesión. Como no teníamos suficientes trapicheros, pues ahí está el mismísimo Zapatero para proponernos un nuevo motivo de especulación…

Definitivamente, los políticos nos hacen peores personas. Algunos son trincones, muchos son hipócritas, la mayoría son soberbios, casi todos son mentirosos e ignorantes, y todos, absolutamente todos, se creen indispensables. Sólo nos faltaba el gracioso. ¿Por qué les dedicamos tanto tiempo? ¿Por qué les tenemos tanta consideración? ¿Por qué no intentamos algo que se parezca a una sociedad sin gobierno?

.

Un motivo para NO ver la televisión

Charlie Parr

Cd: When The Devil Goes Blind.

Un hombre, una guitarra, un pie en la tumba. De esta manera se autodefine Charlie Parr en su web. Parr es uno de esos músicos que no tienen grandes aspiraciones en la vida: no sueñan con ser Eric Clapton o Prince. Les basta con tocar la guitarra o el banjo como si estuvieran poseídos por el mismísimo demonio.

“When The Devil Goes Blin” es su sexto disco, y resulta tan salvaje y excitante como los anteriores. Los ingredientes no varían: blues primitivo y folk descarnado construyendo canciones donde lo importante no es estribillo.

En estos tiempos de dudas, en los que las nuevas tecnologías y las viejas gestiones han puesto el periodismo contra las cuerdas, necesitamos como nunca visionarios. Ya saben, gurús, iluminados, líderes espirituales, o como quiera usted llamar a aquellos dispuestos a señalarnos el camino para salir del hoyo. Tipos con capacidades precognitivas como  Pedro J. Ramírez, capaces de hacernos sentir orgullosos de haber elegido esta profesión. El colega de Jiménez Losantos hace en su periódico una oferta que nadie en su sano juicio puede rechazar, y que sin duda revolucionará el mercado periodístico: “Lea hoy el periódico de mañana”.

¡Conocer los hechos con anterioridad a que sucedan! ¿Alguien da más? La oferta de Pedro J es irrechazable y dinamita el mercado, puesto que por sólo 14,99 euros al mes el lector “podrá leer en primicia el periódico de mañana antes que nadie”. ¿El periódico de mañana? ¿En primicia, antes que nadie? ¡Deme media docena de subscripciones a esa maravilla, señor Pedro J, por lo que más quiera en este mundo! Y yo que creía que los grandes diarios digitales bordaban la perfección al ofrecernos la información al minuto…

Un primer análisis del producto sugiere que este nuevo proyecto periodístico está basado en “El informe de la minoría”, un relato en el que otro genio con mayúscula intercalada entre nombre y apellido, Philip K. Dick, analiza la posibilidad de alterar el futuro si fuésemos capaces de predecirlo.

Pedro J ya había utilizado con éxito la ciencia ficción en  algunos experimentos informativos. Recuerden, sin ir más lejos, que gracias a El Mundo nos enteramos de que “la furgoneta Kangoo del 11-M tenía una tarjeta del Grupo Mondragón en el salpicadero”. Precisamente con ese tema ya clásico en su repertorio, que tantos periódicos ha  ayudado a vender, celebró anoche Unidad Editorial esta vuelta de tuerca definitiva de Pedro J a su forma de entender el periodismo. Veo7, su televisión de la señorita Pepis, emitió en prime time “La verdad periodística, la otra sentencia del 11 M”. Un debate de visionado obligatorio en facultades de periodismo y escuelas de trileros, puesto que contaba con la participación de, entre otros fantaseadores, Casimiro García-Abadillo, Fernando Múgica y el propio Pedro J.

“Los reyes magos nos han dejado lo que más podíamos anhelar: la justicia sostiene que todo lo que hemos publicado sobre el 11M es cierto”, aseguró Pedro J en un monólogo inicial de una intensidad emocional espeluznante. ¿Más incluso que las filtraciones de Wikileaks? Sin duda, puesto que inmediatamente después el director de El Mundo dijo, en una frase para la historia: “Nuestra verdad periodística es nuestra verdad periodística”. ¿Se refería a la tarjeta del Grupo Mondragón? “No decimos que ETA cometió el atentado, pero tampoco se puede desmentir categóricamente”, sostuvo Pedro J. “Yo creo que ETA está flotando en el ambiente…”, sentenció García-Abadillo.

Gran televisión, periodismo de lujo. Estoy ansioso. Por suscribirme a su periódico de mañana y poder leer noticias como estas hoy mismo.


descodificador en twitter

diciembre 2010
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Anuncios