El descodificador

Archive for noviembre 30th, 2010

Despues de unos días tensos, vamos a relajarnos y a hacer un experimento… Yo le voy a decir a usted dos palabras y, nada más leerlas, tiene que decir lo primero que le venga a la cabeza. ¿De acuerdo? Bien, pues las palabras son “jacuzzi” y  “sexo”. ¿Ya ha pensado en algo? Pues analicemos los resultados… Si su subconsciente le ha sugerido el nombre de “Jesús Gil”, es que está usted muy enfermo y debe acudir de inmediato a la consulta de un especialista. O a los archivos de Telecinco para solicitar una copia del legendario programa “Las noches de tal y tal”. Pero si al relacionar “sexo” con “jacuzzi” usted ha pensado en “Gran hermano” puede estar tranquilo: su cerebro funciona en la misma frecuencia que Google.

La imagen superior resulta espeluznante: muestra a Chari y Rubén, dos personas adultas de diferente sexo, concursantes de la actual edición del programa de Telecinco “Gran hermano”, haciendo el amor en directo en un jaccuzi. Lo normal en el espacio que presenta esa gran socióloga llamada Mercedes Milá. Pero la fotografía no es espeluznante sólo por aglutinar esos ingredientes (Telecinco, “Gran Hermano”, Milá…) sino porque demuestra sin tapujos hasta qué punto son terribles las especies invasoras, y con qué facilidad se están colando en nuestras vidas. Fíjese. Si presta atención a la imagen puede localizar, agazapado justo entre las bocas de los dos amantes, un ejemplar adulto de “dreissena polymorpha”, el tristemente famoso mejillón tigre. Sin duda favorecido por las condiciones de humedad y temperatura que se producen en esa burbujeante bañera, y fortalecido por los fluidos corporales humanos que le sirven de alimento, el agresivo bivalvo ha dado el salto desde las aguas del delta del Ebro a los pestilentes acuíferos de Telecinco.

¿Imaginan cómo se pondrían los mejillones cebra si hubiesen pillado los tiempos en los que era don Jesús Gil quien se remojaba en los jacuzzi de Telecinco? Como melones de Villaconejos. Las aguas encharcadas acaban corrompiéndose, y entonces puede pasar cualquier cosa. Sobre todo si no se toman precauciones. Ana Rosa Quintana emite en su programa las imágenes de ese coito mejillonero sin protección para, poco después, encabezar una campaña en apoyo a seropositivos del proyecto VIHvo: “la gente joven ha bajado mucho la guardia con respecto a la protección contra el sida”, asegura sin ruborizarse.

Telecinco tiene cada día más difícil superarse. No porque la fusión con Cuatro, a la que doblegan y ponen a sus órdenes, pudiera aportarles algo de decencia, sino porque su miseria moral y su hipocresía se han convertido en algo asumido. Ya no asombra a nadie ver a dos concursantes aparearse como animales ante las cámaras. Han llegado tan bajo que su capacidad de sorpresa está agotada. Sólo la presencia de una nueva especie invasora podría aportar aire fresco a un concurso agotado, a una cadena repugnante, a una forma infecta de entender el entretenimiento y la televisión. ¿El mejillón cebra gigante?


.

Un motivo para NO ver la televisión

Amor malo y feroz.

Autor: Larry Brown.

Editorial: Bartleby.

Estamos ante una de esas sorpresas capaces de alegrarnos la vida: ¡aún quedan grandes escritores por descubrir! Brown nació en Oxford, Mississippi, en 1951 y murió hace seis años, después de escribir sólo diez libros que, hasta ahora, no habían sido editados en España. “Amor malo y feroz”, escrito en 1989, tiene ecos de Bukowsky, Hemingway y Tobias Wolff, referencias a músicas sureñas, y la potencia demoledora de un puñetazo en la mandíbula. Ya estoy esperando la edición de los otros nueve títulos…

“Amor malo y feroz” es una colección de relatos alcohólicos que hablan de la soledad, del trabajo, de la falta de inspiración, de la amistad, de la mala fortuna y, por supuesto, de las virtudes de una cerveza fresca. Escritura directa, sin adornos, que hurga en la vida de unos personajes condenados a la derrota. Impresionante.

“Actualmente, dado el estado de impotencia del periodismo, me parecería ofensivo que me llamaran periodista”. Julian Assange, fundador de Wikileaks.

Wikileaks está revolucionando el mundo del periodismo. Y lo está haciendo a lo grande: con una exclusiva. En principio no una exclusiva acojonante, como aquella del Watergate, sino una exclusiva de una vaguedad tan grande como su tamaño: 250.000 documentos sobre secretos diplomáticos, más de un millón de páginas, que aún no han sido analizadas en su totalidad. Es decir, una exclusiva que puede contener muchas sorpresas, tanto positivas como negativas ¿Imaginan que en la última página pusiese: “Tonto el que lo lea: era todo mentira”?

Bromas aparte, hay algo en todo esto que no acabo de ver claro. “¡Que la exclusiva para España la tiene El País y no tú!”, pensará el lector con sentido común. Podría ser. Pero también podría ser que no entiendo, seguramente por deformación profesional, por qué Wikileaks no analiza la información. Por qué se limita a filtrar los documentos que a su vez le han filtrado. Por qué simplemente hace de puente, cuando podría hacer periodismo.

Tampoco me gusta que Wikileaks elija a “los cinco grandes”, y les ofrezca la exclusiva para que ellos amplifiquen la señal y me la vendan en forma de serial. ¿Gana el periodismo o gana la lista de ofertas en cómodos plazos? Hasta ahora los periódicos nos ofrecían juegos de cuchillos y cuberterías, pero a partir de hoy debemos añadir a la lista de chollos por entregas un lote de intimidades diplomáticas. Los cuchillos los consigo en diez días (con otros tantos cupones). Con los secretos diplomáticos me temo que la cosa puede ir para largo y me puede salir por un pico. ¿Se trata de una forma de estirar el negocio o es que aún no han revisado toda la documentación? En este último caso, ¿cómo pueden haberla contrastado o saber que es importante?

“Wikileaks nos ha permitido hacer gran periodismo. Periodismo del que cambia la historia…”, asegura Javier Moreno, director de El País. “Esta exclusiva coloca a El País en las grandes ligas del periodismo mundial”, insiste en Cuatro Vicente Jiménez, director adjunto del diario. Creo que son demasiado optimistas, y que quizá deberían preguntarse por qué el periódico más importante de España no dispone de esas fuentes, y tiene que aprovechar la generosa “donación” de una ONG de la información llamada Wikileaks. Si la página digital fundada por Julian Assange hubiera elegido otro gran diario español, por ejemplo La Vanguardia, ¿“El gran periodismo” y “las grandes ligas” serían patrimonio del diario del Grupo Godó?

De momento sólo hay promesas de grandeza. Y minucias: “Berlusconi participó en fiestas salvajes”, “Washington tuvo conversaciones con el Rey, Zapatero, Rajoy, González y Aznar”, “Gadafi confía mucho en su enfermera ucrania, Galyna Kolotnytska, que ha sido descrita como ‘una rubia voluptuosa”, “Zapatero utiliza la política exterior para ganar puntos en España”… Quizá mañana la segunda entrega de “Los papeles del departamento de Estado” incluya una noticia brutal, y tenga que tragarme parte de mis palabras. Por eso en este momento lo único que tengo claro es que me gustaría que Wikileaks colgase en su web la filtración íntegra, para así poder jugar yo mismo a “hacer gran periodismo. Periodismo del que cambia la historia, del de las grandes ligas”…

.

P.D

Como buen atlético, me gusta el fútbol de calidad. A rabiar. Seguramente por eso disfruté como un niño viendo cómo toca la pelota el Barcelona, cómo marca el ritmo del partido, cómo vapulea al enésimo equipo sin alma de Florentino…

.

Un motivo para NO ver la televisión

Pinetop Perkins & Willie “Big Eyes” Smith.

Cd: Joined At The Hip.

Juntos, Pinetop y Big Eyes suman 177 años. Mucho tiempo, muchas calamidades, mucho blues del bueno, ese que arrastra las notas como si se aferrasen a la vida, incapaces de pedir clemencia. Música del delta del Mississippi, fabricada con dolor, sentimiento y respeto por el pasado. El piano y las voces de Pinetop, la armónica de “Big Eyes”, juntas en un ejemplo de pasión y sabiduría. Aquí están Charlie Patton, Robert Johnson, Muddy Waters y todos los demás. Es mucho más que música de supervivientes, es blues sincero y eterno.


descodificador en twitter

noviembre 2010
L M X J V S D
« Oct   Dic »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930