El descodificador

Archive for noviembre 14th, 2010

“La prensa ha ido perdiendo una función crítica, ha ido aliándose al gran proveedor que es el Estado”. Luis Spota.

Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro de Interior y vicepresidente del Gobierno, ha anunciado durante la clausura de unas jornadas de periodismo organizadas por Coca Cola (¿) “un plan de ayudas a los medios de prensa escrita” para las próximas semanas. Entre las intenciones del político socialista está aumentar la publicidad institucional en los diarios y comprar ejemplares para repartir en administraciones y colegios. Han pasado cuatro días desde que Rubalcaba confirmase la existencia de este plan y ningún periódico ha dicho que, por cuestión de principios, renuncia a esas subvenciones para no convertirse en la prensa “mercenaria, cínica y demagógica” que denunciaba Joseph Pulitzer. Le recuerdo, por lo que le toca como lector, que según el legendario editor norteamericano esa prensa “mercenaria, cínica y demagógica” sólo puede “producir un pueblo mercenario, cínico y demagógico”.


Dicen que los periódicos de papel agonizan, pero si usted se acerca por el lugar donde se celebra el consejo de administración de uno de nuestros grandes diarios nada le advertirá de la crisis: el tamaño de los coches, el número de chóferes y la cantidad de inversiones ruinosas en negocios paralelos le asombrará. Y si usted espera en la puerta del garaje de uno de esos periódicos se cansará de ver salir Mercedes y BMW conducidos por periodistas con sueldos estratosféricos.

Como usted y yo podríamos pensar que Rubalcaba está siendo muy generoso con nuestro dinero, el Vicepresidente se apresuró a advertir que estas ayudas tienen limitaciones: “el Gobierno tiene el dinero que tiene…”. Algún desalmado anti sistema podría pensar que Rubalcaba está comprando a la prensa con dinero público: filtrar exclusivas no debe ser  suficiente. ¿Volverá a decir Pedro J en la portada de El Mundo que “El protagonismo de Rubalcaba hunde cada vez más a Zapatero” si el Vicepresidente le financia el periódico? Quizá cuando se acabe el plan de ayuda, no antes.

Regreso a Joseph Pulitzer, santo patrón de los periodistas, para recuperar otra de sus reflexiones: “La prensa libre debe abogar siempre por el progreso y las reformas. Nunca tolerar la injusticia ni la corrupción. Luchar contra los demagogos de todos los signos. No pertenecer a ningún partido. Oponerse a los privilegios de clases y al pillaje público. Ofrecer su simpatía a los pobres y mantenerse siempre devota al bien público”. ¿Puede la prensa ser libre, no pertenecer a ningún partido y oponerse al pillaje público, si acepta dinero del Estado? ¿Podrá una prensa subvencionada por el Gobierno denunciar los abusos y desmanes de éste?

Si el Gobierno subvenciona los periódicos, aún más de lo que ya hace, se habrá oficializado un hermanamiento entre políticos y periodistas que pone en peligro las bases de la democracia. Recuerden: sin prensa libre, un país no puede ser libre.

.

P.D.1

En el Telediario de la noche (TVE) abren con imágenes de la capilla ardiente de Berlanga. Y con declaraciones de su hijo y de Alex de la Iglesia, presidente de la Academia de Cine. Inmediatamente después recogen las opiniones de… ¡Rubalcaba y Cospedal! ¿A quién coño le importa qué piensan Rubalcaba y Cospedal sobre Berlanga? No han entendido nada: Berlanga se burlaba de personajes como ellos en todas y cada una de sus películas.


.

P.D.2

“Estamos en un momento de estupidez generalizada, de culto al absurdo”, asegura Norberto Juan Ortiz Osborne, más conocido como Bertín Osborne, con enorme templanza y sabiduría. Inmediatamente después llama  “retrasados” a aquellos que han sido críticos con la visita del Papa, y asegura que “les faltan huevos”. “Que no jodan y que nos dejen en paz”, sentencia el comprometido cantautor en un sesudo análisis realizado dentro del programa “El gato al agua”.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Sukkwan Island.

Autor: David Vann.

Editorial: Alfabia.

Si le gustó “La carretera”, de Cormac McCarthy, le fascinará esta escalofriante historia de las aventuras de un padre y su hijo en una isla de Alaska. Solos en una tierra salvaje, se limitan a tratar de sobrevivir. Y no sólo físicamente, puesto que sus heridas son emocionales y profundas: apenas se conocen, hablan lenguajes diferentes, plantean distintas soluciones a los mismos problemas…

Escrito con sobriedad y músculo, este libro tan inquietante como claustrofóbico (pese a lo abierto y luminoso que resulta el lugar donde se desarrolla), tiene un par de giros magistrales que golpean al lector hasta dejarle sin aliento. Y no es fácil recuperarse de una lectura así, tan precisa, despiadada y triste. Todo un placer, todo un descubrimiento.

Anuncios

descodificador en twitter

noviembre 2010
L M X J V S D
« Oct   Dic »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Anuncios