El descodificador

Archive for noviembre 9th, 2010

Las facultades de periodismo siguen vomitando parados cuando, curiosamente, la sociedad más necesita a los periodistas. A los verdaderos periodistas, no a los tertulianos de la televisión, a los terroristas de la radio, a los supervivientes del papel o a los videntes de internet. Los buenos periodistas existen, siguen ahí, pero lo cierto es que la mayoría de la profesión parece que está en las trincheras o forrándose. O quizá forrándose en las trincheras. En cualquier caso, el periodismo más interesante de estos últimos días nos ha llegado de la mano de un escritor, Juan José Millás, y de un humorista, Jordi Évole (El follonero), que, respectivamente, ponían la X a Felipe González y sonsacaban a Jesús Eguiguren sobre el inminente final de ETA.

La capacidad periodística del Follonero, un enorme humorista, puede generar algunas dudas. La desconfianza podría tener sus raíces en las entrevistas que realiza a personajes insustanciales, o en cómo comparte risas con esperpentos que desprestigian todo aquello que tocan, como Miguel Ángel Rodríguez. ¿Ha sonado la flauta con Eguiguren? Quiero pensar que no…

Millás exprime a González con el desparpajo de quien no depende de González para vivir. No es un periodista, es un escritor, y por tanto el ex presidente no es una fuente de información, no es un icono político, no es un gurú europeo. González es simplemente un ex presidente, y Millás un tipo que hoy le entrevista, pero mañana escribe una columna sobre la homosexualidad en la iglesia y pasado una novela con una extraterrestre embarazada como protagonista.

Gracias a Millás sabemos que González es un presidente que duda que la guerra sucia, y el crimen de estado, sean malas ideas: pudo dinamitar a la cúpula de ETA, pero no lo hizo. “Y no sé si hice lo correcto”, asegura. Quizá sea un pacifista. Como George Bush, el hombre que ordenó bombardear Bagdad y que, siete años después, se presenta en su nueva biografía (“Decision Points”) como una voz disidente “ante la invasión de Irak”. Torturado por el pasado, el pobre confiesa que le entran náuseas cuando piensa que no había armas químicas en este país… pero eso sí, cree que “la tortura ayudó a salvar vidas”.

.

P.D.

Hablando de periodismo y de González, resulta imposible no comentar la edición de ayer del diario El Mundo: ¡un monográfico dedicado al Señor X! Ideólogos, columnistas, humoristas (gráficos, no los columnistas) y mamporreros se revolcaron en el charco creado por el ex presidente con la misma alegría con que se baña en un lodazal una piara de gorrinos ibéricos. ¡Cómo disfrutaron, los puñeteros! Tanto que extendieron el revolcadero hasta Veo 7, su televisión de juguete. “¿Es González la X de los GAL?”, preguntaban en una encuesta telefónica a 1.42 euros la llamada. Sólo un 53% de incautos telespectadores pensaba que si.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Willie Nile

CD: The Innocent Ones.

Willie Nile es una de mis debilidades. Ya sé que no es Springsteen, ni Dylan, ni Tom Petty, pero en algunas ocasiones, en muchas ocasiones, el pequeño gran hombre de Buffalo está a la altura de estos genios. Se trata de un cantautor eléctrico que escribe canciones especialmente brillantes, y que disfruta como pocos ofreciéndolas a su público desde un escenario: todos los amantes del rock debería asistir al menos una vez en su vida a un concierto de Willie Nile.

“The Innocent Ones” es su décimo disco, y contiene once temas sin desperdicio, desde un primer himno llamado “Singin’ Bell” hasta el medio tiempo final “Far Green Hills”. Grandes estribillos, monumentales guitarras eléctricas y la voz de un hombre que derrocha autenticidad y clase.

Cuando todo parece marcharse al garete, ahí está Willie Nile.

Anuncios

descodificador en twitter

noviembre 2010
L M X J V S D
« Oct   Dic »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Anuncios