El descodificador

Archive for noviembre 5th, 2010

Intelectual es, según el Diccionario de uso del español prologado por García Marquez, “aquella persona que se dedica profesionalmente al estudio o a actividades que requieren un empleo prioritario de la inteligencia”. Hay quien incluso piensa que los intelectuales son la conciencia de un país. Para que vea usted que los diccionarios también mienten, y que la conciencia es algo etéreo, les diré que el prestigioso diario El Mundo, en su edición digital, cuenta cómo “destacados intelectuales apoyan un manifiesto en defensa de Sánchez Dragó”. Los destacados intelectuales en cuestión piensan que las hazañas del menorero en cuestión están “literaturizadas”, y son un “hecho inequívocamente amparado por la ley: haber mantenido algún atisbo de relación sexual con menores que superan una determinada edad y que actúan con su pleno consentimiento”. Para reforzar las ideas de los destacados intelectuales les recuerdo que según Dragó “no hay nada como la piel tersa, los pechitos como capullos y el chochito rosáceo”, y que las niñas japonesas, que tenían “trece años como mucho”, vestían como “zorritas”. Y “las muy putas se pusieron a turnarse”. Atisbos.

Leyendo a Dragó es normal que los intelectuales reunidos por elmundo.es estén “horrorizados ante las dimensiones y el tono de la campaña de insultos y persecuciones que se ha desatado contra el escritor Fernando Sánchez Dragó”. El manifiesto pide, en resumen, que los libros de Dragó “no sean quemados en la hoguera”. Poca cosa: deberían exigir el Nobel para el eyaculador interior.

Una vez que hemos disfrutado del talento literario de Dragó sólo nos queda conocer el calibre de los  “destacados intelectuales” que le apoyan. ¿García Márquez? ¿Sánchez Ferlosio? ¿Vargas Llosa? ¿Juan Marsé? No, no, la lista es aún mejor. Son muchísimos, nada menos que 18, algunos tan prestigiosos como Jesús González Green, Javier Ruiz Portella, el director de elmundo.es o un subdirector de El Mundo.

Un grupo de intelectuales a la altura de Dragó. ¿La conciencia del país?

“Sí Jesús hubiera sido ejecutado hace veinte años, los niños católicos irían a la escuela con sillitas eléctricas en sus cuellos en lugar de cruces”. Lenny Bruce.

“Toda religión es una cruzada contra el humor”. Emil Cioran. Filósofo y escritor rumano-francés.

En la comarca en la que vivo, Talavera de la Reina, el paro ha crecido en los últimos dos años un 44%. ¿Creen que en estas circunstancias me puede importar lo más mínimo la visita del Papa? Quizá debería, puesto que las cifras que maneja la asociación Europa Laica sobre el coste de la misma resultan mareantes: tres millones de euros en Santiago, 1,8 millones en Barcelona y 25 millones en Madrid (del 16 al 21 de agosto de 2011). Así las cosas, el total a pagar por los contribuyentes se sitúa en 29,8 millones de euros. “No con mis impuestos”, debería gritar, pero la verdad es que me han convencido las palabras del alcalde socialista de Barcelona, que ve el tour papal como una gran oportunidad promocional, incalculable en términos económicos. Poco importa que el visitante haya encubierto la pedofilia, critique con dureza a los homosexuales, continúe marginando a las mujeres o rechace el aborto terapéutico.

Una regla básica para la convivencia es respetar las creencias de nuestros vecinos, por peculiares o extravagantes que puedan parecernos. Yo respeto todas ellas, desde las giras del Papa de Roma a las pulseras de la energía de Leire Pajín. Como a Patricia Highsmith, me interesa la moral con una sola condición: “que no haya sermones”.

Por eso yo SÍ espero la visita folclórica de Benedicto XVI, y lo hago con la misma devoción y entusiasmo con que esperaría la llegada de Osama Bin Laden, Idi Amin o el monstruo de Amstetten. Para mí Benedicto XVI siempre será el hombre que durante un viaje a África dijo que “los preservativos sólo aumentan el problema del sida”. El Papa ignoró que en la región subsahariana se concentra el 67% de todos los casos mundiales de sida, y el 72% de los fallecimientos a causa de esta enfermedad. Países donde la tasa de seroprevalencia a esta enfermedad supera el 60% de la población, donde sólo el 40% de la población afectada tiene acceso a antirretrovirales, y donde se producen más del 90% de los fallecimientos de jóvenes menores de 15 años por causa del VIH en todo el planeta.

Es decir, llega a España el hombre que atentó contra la salud de millones de africanos y condenó al dolor, el sufrimiento y la muerte a decenas de miles de personas. El líder religioso que bendijo la extensión del sida. ¿Cómo no voy a esperarle con los brazos abiertos? Si fuera menor de edad lo haría incluso con las piernas abiertas. O quizá no, que acabo de recordar a Miguel de Cervantes: “Tienes que desconfiar del caballo por detrás de él; del toro, cuando estás de frente; y de los clérigos, de todos lados”.

.

Un motivo para NO ver la televisión

Tierra y libertad. Cien años de anarquismo en España.

Autor: Julián Casanova (coordinador).

Editorial: Crítica.

Cuando en la redacción de algún periódico serio, que todavía queda alguno, surgen dudas sobre cómo enfocar o desarrollar una información, siempre hay alguien con dos dedos de frente que dice: “volvamos al periodismo”. Tal y como está el panorama social, y teniendo en cuenta el escepticismo con que miramos a las clases dominantes del Estado (políticos, economistas, banqueros, intelectuales…), quizá deberíamos pensar en “volver al anarquismo”. Antes de tomar esta decisión aconsejo la lectura de un nuevo clásico ácrata, este “Tierra y libertad” coordinado por Julián Casanova, catedrático de historia contemporánea que ha reunido textos de grandes especialistas en el tema.

La filosofía del anarquismo, el origen y consolidación de la CNT, el terrorismo, el anarquismo y la Segunda república y la guerra civil, el exilio anarquista, la cultura anarquista… y, finalmente, los perfiles biográficos de los más destacados e influyentes representantes libertarios. Temas bien elegidos que son tratados con la precisión y la pasión que exigen las apenas 30 páginas de que han dispuesto para cada uno.

Una lectura emocionante, por recordar la grandeza y generosidad del proyecto anarquista, que nos recuerda la importancia de los sueños. Y por supuesto de la solidaridad, la lealtad y las ganas de cambiar el mundo. Absolutamente imprescindible.


descodificador en twitter

noviembre 2010
L M X J V S D
« Oct   Dic »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930