El descodificador

Archive for octubre 2010

José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno, nos ha prometido tantas cosas… La pluralidad audiovisual es una de ellas: los últimos canales de televisión nacieron precisamente para aumentar la competitividad, para que pudiésemos ver mejores programas, informativos más libres. Y ya saben cómo es Zapatero de inflexible con sus promesas. ¿Aquella de desmantelar progresivamente las centrales nucleares? No, no, esa no. ¿La de no realizar jamás recortes sociales? No, coño, esa tampoco. Me refiero a sus sagradas promesas audiovisuales. Esas las cumple cueste lo que cueste…

Fotografía: Juan Luis Cebrián y Paolo Vasile cierran la fusión de Cuatro y Telecinco con un apretón de manos. Contempla la escena Martin Villa. El que fuera conocido como “la porra de la Transición” (Gobernador civil,  jefe provincial del Movimiento…) resulta que ahora es  presidente de Sogecable.

¿Qué mejor manera de garantizar la pluralidad audiovisual que consintiendo la fusión de cadenas?, pensará Zapatero. El pasado mes de mayo se aprobó una nueva ley que permite a los operadores tener participación en otra cadena siempre que no sumen más del 27% de cuota de pantalla. Y como Telecinco y Cuatro forman un grupo que suma un 20% de audiencia (hoy, ya veremos en un futuro) pues para adelante con la fusión… Telecinco hará una ampliación de capital en torno a 500 millones de euros con derecho preferente de suscripción, y tendrá el 81,7%, mientras que Prisa tendrá el 18,3%, a la vez que el grupo controlado por Mediaset adquirirá el 22% de Digital+. La operación está valorada en 1.050 millones de euros. Ambas empresas mantendrán sus cadenas independientes, emitiendo por separado en la parrilla.

En resumen: Telecinco será el líder de las emisiones en abierto y Digital+, el de las operaciones de pago. Antena 3 y La Sexta se fusionarán en breve. Zapatero habrá cumplido su promesa de pluralidad audiovisual. Y los telespectadores tendremos una televisión mejor y más independiente y libre. Es así ¿No?

Lo público es aquello que pertenece a todos los ciudadanos. No es un regalo de los políticos o los empresarios, es un patrimonio que los pueblos conquistan a lo largo de los años con su trabajo, su sacrificio y su espíritu solidario. Lo público es la base del estado del bienestar, puesto que garantiza la igualdad de oportunidades para toda la población. Sanidad, educación, pensiones, transportes, información… Lo público es una bendición que tiene un único pero importante defecto: limita las posibilidades de expansión de los inversores privados en los sectores cubiertos por lo público. Con una sanidad, una educación y una información públicas realmente fuertes y sanas, la sanidad, la educación y la información privadas no resultan imprescindibles.

En todas estas tonterías me ha dado por pensar esta mañana cuando, desde las 9.50 hasta las 14.10, he tenido que esperar en un hospital público para que revisasen la vista a mi hija. Cuatro horas y veinte minutos cunden mucho, sobre todo cuando en un espacio de apenas diez metros por siete están reunidas más de 130 personas, algunas enfermas. Y ya saben que cuando el diablo se aburre mata moscas con el rabo. En el camino de regreso a casa tenía una sensación incómoda: con esas cuatro horas de espera y hacinamiento me habían sugerido, un sutil sistema de publicidad subliminal, que me hiciera de una sociedad médica privada. “Si puede pagarla, no lo dude. ¡Acaba de perder más de cuatro horas de su vida para una simple graduación de la vista! En Sanitas se lo habían solucionado en cinco minutos…”, me susurraba una vocecilla por megafonía interior.

Para acabar con lo público generalmente se utilizan dos sistemas: el tiro en la nuca o la gota malaya. La lenta, implacable y discreta gota malaya quizá sea el sistema de aniquilamiento aplicado en España con la sanidad o la educación. Dejar que estos dos pilares de la sociedad se desangren de manera discreta, mientras se instalan y crecen los redentores privados, bien podría ser la consigna.

El tiro en la nuca sólo se aplica cuando el empresario privado tiene urgencias. El caso más reciente es el de la televisión pública, ajusticiada sin piedad en un abrir y cerrar de ojos para dejar paso a unas nuevas cadenas y productoras privadas que de algo tenían que vivir. Con TVE no valían paños calientes: los trabajadores con experiencia a la calle, la publicidad para las cadenas privadas, los programas para las productoras privadas y, para desconectarla definitivamente, recortar el presupuesto. El Partido Popular reconoce que entre sus planes no está mutilar sólo la ciencia o la ayuda al desarrollo: le gustaría quitar 200 millones de euros del presupuesto de RTVE, un tajo del 40%. “Con ese recorte la televisión pública actual no sería viable”, asegura Alberto Oliart, presidente de la Corporación.

En el PP no hay dudas a la hora de acabar con lo público. Normal. Dolores de Cospedal, la secretaria general del partido, gana 240.000 euros al año. Con esa cifra se puede pagar Sanitas, Canal + y un colegio privado en Londres para los niños. Y como tiene chofer no necesita el transporte público. Su jefe, Mariano Rajoy, está convencido de que en España “tenemos una administración excesiva”, y propone más “liberalizaciones” (privatizaciones en lenguaje de centro derecha).

¿El principal enemigo de lo público es la derecha? Eso era antes. A buena parte de la izquierda también le produce urticaria: no olvidemos que el desmantelamiento de la televisión pública es una iniciativa socialista. Un detalle que ayuda a entenderlo todo: la producción externa de la programación emitida por TVE en el primer cuatrimestre de este año alcanzó el 37,6%, un porcentaje superior al de años precedentes (29,5% en 2008 y 36,1% en 2009).

.

Un motivo para NO ver la televisión

Homer y Langley.

E.L.Doctorow.

Editorial: Miscelánea.

“Homer y Langley” es mucho más que la historia de dos hermanos que a finales de los años cuarenta acumulaban objetos inútiles en su caserón de la Quinta Avenida. Edgard Lawrence Doctorow es un escritor descomunal que ha sabido convertir esa vieja leyenda neoyorquina en una lección de antropología urbana. Los hermanos Collyler se han convertido leyenda, y en buena medida Doctorow tiene la culpa . Su adaptación libre de la vida de los hermanos es una fascinante sucesión de anécdotas reales e imaginadas, de datos históricos e invenciones aberrantes, de triste marginación y de sátira despiadada.

Un libro en ocasiones dramático, y en otras tronchante, que habla de la Gran Manzana y dos de sus habitantes más extraordinarios. Una biografía entrañable, un preciso perfil histórico, una imaginación desbordante… 200 páginas inolvidables.

Pinchar para leer las primera páginas del libro.

Pinchar para leer un reportaje sobre los hermanos Collyler en El País.

Pinchar para leer entrevista con E.L.Doctorow.

“Los sucesos que damos están justificados”. David Cantero, presentador de informativos de Telecinco.

Los periodistas, como de costumbre, mienten. Aseguran los diarios que el mayor burdel de Europa acaba de abrir sus puertas en La Jonquera (Girona), cuando es bien sabido por todos que Telecinco lleva emitiendo desde el 3 de marzo de 1990. Más de 20 años de ventaja lleva el lupanar de Paolo Vasile, empresario audiovisual, al putiferio de José Moreno, empresario tactovisual.

¿Han visto ustedes las penetraciones furtivas que inevitablemente tienen lugar en “Gran hermano”, ese prodigioso experimento sociológico presentado por Mercedes Milá? Estamos esperando la que corresponde a esta nueva edición, quizá entre un hombre sin piernas y una mujer que en realidad es un ornitorrinco, pero les garantizo que no tardará en llegar: la audiencia flojea, y nada como un buen coito clandestino para atraer la atención del telespectador. ¿Y se han fijado en la morfología de los participantes de “Hombres y mujeres y viceversa”, un mercadillo de culturistas analfabetos y mujeres semidesnudas, todos en celo? Aficionados. Todos simples aficionados.

El verdadero burdel de Telecinco está en la redacción de informativos. Ahí es donde los niños tienen prohibida la entrada: es un cuarto oscuro lleno de muertos, de sangre, de tristeza y de mentiras. Sin embargo David Cantero, flamante fichaje de Telecinco para sus noticieros, aseguró en un encuentro digital que tuvo lugar en Publico.es que “cuantos sucesos se han metido en el guión han estado absolutamente justificados”. ¿Le resumo el informativo de anoche? Absuelta una mujer juzgada por matar con un cuchillo a su marido. Los atracadores que mataron a la cajera. El padre Ángel, un cura que dice que la virgen habla a través de él. Fuego en Madrid ¿provocado o fortuito? Fuego en Praga con ocho muertos. Los devastadores efectos de las nuevas drogas de diseño. “Los muertos se cuentan a cientos” en el tsunami de Indonesia…

Y hablando de casas de putas… “¿Quién está ahí?” es un breve documental, apenas diez minutos, que analiza el famoso sistema de medición de audiencias de la empresa Sofres. Un sistema único que, mediante la colocación de 4.500 audímetros en otros tantos hogares, ofrece las audiencias de los programas. La base de la televisión actual, de la publicidad. Un trabajo interesante para aquellos que desconozcan el tema y que, sin embargo, rechina por las respuestas, tan perfectas que parecen guionizadas, del titular del audímetro.

.

Un motivo para NO ver la televisión

Rob Baird


Más música de calidad gratis: el nuevo EP de un cantautor de Texas llamado Rob Baird. Cuatro canciones, recogidas bajo el título de “Blue Eyed Angels”, que son un ejemplo de cómo se las gastan los cantautores en este estado del sur de Estados Unidos. Sólo es necesario introducir el mail en la web de Baird… En unos segundos envía el código para descargar el EP.

“No hay nada como la piel tersa, los pechitos como capullos y el chochito rosáceo”. Fernando Sánchez Dragó.

España es un país de machotes. Aquí vas por la calle, le das una patada a un bote y llenas la acera de testosterona. Y si pones la tele, escuchas la radio o lees a determinados verracos, también. Cuando no es el alcalde de Valladolid quien se pone choto con Leire Pajín es Pérez Reverte quien se descojona de las lágrimas blandengues de Moratinos (“Ni para irse tuvo huevos”). Por no hablar de esa máquina de seducir llamada Hermann Tertsch. Tipos de una virilidad antigua, de esa que no pierde fuelle con los años. Sementales que eyaculan hasta por la boca, dejándolo todo lleno de kleenex pringosos, palabras sucias y olor a acetona.

El último de ellos es Sánchez Dragó, un veterano showman que en su último libro presume de haber mantenido relaciones sexuales en Tokio con dos “lolitas” de 13 años. “De esas -ahora hay muchas- que visten como zorritas, con los labios pintados, carmín, rimel, tacones, minifalda…”, detalla. El intelectual, subvencionado por los madrileños a través de Esperanza Aguirre (Telemadrid), no duda en ofrecer detalles que, si no fuera por su indiscutible calidad literaria, serían indignos de todo un caballero: “Las muy putas se pusieron a turnarse”.

El hombretón está inspirado, dejémosle seguir… “Las delincuentes eran ellas y no yo”, escribe un garañón que no tiene necesidad alguna de justificarse: los eyaculadores interiores no dejan rastro de sus fechorías. Dragó es un gran eyaculador interior, tanto como para alimentar su descomunal ego con barreños de esperma. No es extraño que personajes como Aznar, Ana Botella o Pedro J le adoren…

El comité de empresa de Telemadrid, CC OO, UGT y CGT piden a la dirección de la cadena la destitución inmediata del presentador de “Las noches blancas”. No parece normal tener a un pervertido al frente de un programa de la televisión pública madrileña. Sin embargo, no será sencillo que el sátiro infanticida abandone el chollo: tiene buena agarraderas. La única persona sobre la que recibí instrucciones en mi paso por El Mundo fue Sánchez Dragó: “No te pido que escribas bien sobre su nuevo programa, sólo que si no te gusta no escribas nada”, me dijo el que entonces era mi jefe. ¿Tendría tan buen concepto de Dragó si le pillase cepillándose a una hija suya de 13 años?

El Instituto Nacional de Estadística acaba de publicar su “Encuesta de Condiciones de Vida 2010”. Nada, minucias… El 20,8% de la población española está por debajo del umbral de la pobreza, cifra que asciende hasta el 36,2% en Extremadura. El 30,4% de los hogares españoles tiene dificultades o muchas dificultades para llegar a fin de mes, un 36,7% no tiene capacidad de afrontar gastos imprevistos, el 39,7% no puede permitirse ni una semana de vacaciones al año… Y en Madrid cientos de personas viven de las sobras que tiran en Mercamadrid. Lo normal.

Alrededor de nueve millones de personas son pobres en España. Pobres e invisibles. Los medios de comunicación no quieren ni ver a estos indigentes  “nativos”, seguramente porque causan muy mala impresión y deprimen a la ciudadanía. Si hay que informar sobre pobres, los medios prefieren a los de Haití, por ejemplo, a los que podemos ayudar con generosas donaciones o enviando fragatas del Ejército. Tienen razón: pudiendo abrir con los premios Príncipe de Asturias, buena gana dedicar tiempo y papel a cosas tristes…

Alegría. Después de jugar al ratón y al gato con Antena 3, y contraprogramarse sin piedad y sin respeto alguno por la ley o el televidente, Telecinco emitió por fin anoche “Felipe y Letizia, una historia real”. Bien hecho: se trata de un cuento rosa de superación con el que, pese a su aparente frivolidad, podemos aprender muchas, muchísimas cosas sobre la vida misma. No deberíamos quedarnos en la simpleza de los diálogos, la superficialidad de la trama, la torpeza de los actores o la inutilidad del director. La mini serie resulta no ya mala, sino increiblemente mala. Mala de solemnidad. “El Príncipe parece un panoli; Letizia, una sabelotodo; la Reina, una bruja y el Rey da risa”, escribe Mabel Galaz en El País. ¿Y si fuese una producción hiperrealista?

Ya sé que puede parecer tan grande como un gag de “Polònia”, pero cuidado, no sea que un primer visionado resulte engañoso. Con esta mini serie sobre Felipe y Leticia pasa lo mismo que con las películas porno: nada más empezar ya sabes cómo va a terminar. Y no me refiero a una copiosa eyaculación facial. “Felipe y Letizia, una historia real” acabará en boda. Poca cosa para el telespectador exigente. Lo realmente fascinante de la historia de esta parejita no son los preámbulos, el flechazo, la primera penetración furtiva en los asientos traseros del Rolls de papá o la campechana pedida de mano. No. Lo realmente fascinante de esta relación principesca es la metamorfosis posterior, ese proceso mágico capaz de convertir a una vulgar plebeya republicana en toda una princesa de España.


La capacidad del ser humano para sobreponerse a las calamidades, para adaptarse a las circunstancias, y hacerlo con absoluta naturalidad, resulta impresionante. Cuando conoció al príncipe, Letizia era periodista. Una profesión sin futuro, como estamos comprobando. Pero Letizia supo adelantarse a los malos tiempos y reciclarse de manera magistral. ¿Cambiar del papel a internet, del analógico al digital, del Telediario al periodismo ciudadano? Quiá… Yo me mudo de un apartamento a un palacio, de nómina en tele pública a presupuesto real.

Letizia nos ha dado una lección de supervivencia a todos los españoles deprimidos, desempleados o simplemente pobres de solemnidad: si te lo propones, pillas cacho. ¡Arriba esos ánimos! ¡Si ella ha conseguido presidir un puesto del día de la Banderita, también usted y yo podemos! ¡El futuro existe!

.

Un motivo para NO ver la televisión

Perro come perro.

Edward Bunker.

Editorial: Sajalín.

Nadie como un delincuente (narcotraficante, extorsionador, atracador…) para contar historias de delincuentes. Ya hemos hablado de Edward Bunker en este blog, a raíz de la reciente edición en Sajalín de sus libros “No hay bestia tan feroz” y “Stark”. Poco que añadir con “Perro come perro”, una enloquecida historia de violencia en la que personajes tan al límite como Mad Dog o Diesel Carson emprenden una desesperada carrera criminal. El planteamiento no es nada del otro mundo, pero Bunker sabe de qué habla, y sabe cómo contarlo. Son 340 páginas que se leen como una buena crónica de sucesos de 340 palabras: con el estómago en la boca.

“Señores, no empecemos a chuparnos las pollas todavía”. Pulp Fiction.

“Las relaciones entre políticos y periodistas no han mejorado”, asegura la defensora del Lector del diario El País. No debió ver las imágenes de televisión en las que María Teresa Fernández de la Vega se despedía de los periodistas entre besos y arrumacos. Muy buen rollo. Incluso demasiado buen rollo para las circunstancias: un gobierno acorralado por la realidad y, se supone, por la prensa. O son todos unos hipócritas de tomo y lomo, algo que ni se me pasa por la cabeza, o realmente las relaciones entre políticos y prensa son excelentes. Quizá incluso piensen que están en el mismo barco…

Siempre que contemplo escenas de sexo oral entre periodistas y el resto del mundo me acuerdo del bueno de Joaquín Vidal. Joaquín escribía de toros, muy bien por cierto, en El País. Una de sus manías era no mantener relaciones con toreros, apoderados, empresarios… Creía que no podía escribir lo que realmente pensaba de esta gente si se hacían amigos, si compartían mesa y mantel, si se convertían en uña y carne. “Ellos en su sitio y yo en el mío”, decía antes de contar que en la corrida de esa tarde los toros estaban drogados, los toreros cagados y los apoderados apuntillaban “la fiesta” al manipular carteles y ganaderías.

Esta política de independencia está pasada de moda. Lo cool es la promiscuidad. Ahora periodistas y políticos conviven hasta el punto de parecer una misma cosa, y no estoy exagerando absolutamente nada: Félix Monteira dejó de ser  director de Público para convertirse en secretario de Estado de Comunicación de Zapatero. ¿Volverá a ser periodista cuando deje de estar al servicio del Gobierno? Le esperamos con los brazos abiertos…

Rechupeteaos. Así están los miembros de unos políticos y periodistas cada vez más hermanados. Una relación interesada de la que ambas partes creen obtener beneficios: los primeros controlan los medios mientras que los segundos consiguen noticias. Y es que cuando hablamos de periodismo la corrupción no tiene por qué ser económica: las bolsas de basura también pueden transportar exclusivas. El tráfico de informaciones, de influencias, de complicidades o de silencios también descompone el periodismo, que es tanto como descomponer la democracia. Convierte a los periodistas en propagandistas.

¿Quién pierde? El pueblo. Ese pueblo que, tal y como nos recuerdan las reglas del viejo periodismo, “quiere saber”. ¿Imaginan a los políticos responsables de las torturas en Irak, y los más de 80.000 civiles muertos, abrazando en sus despedidas a Julian Assange, fundador de Wikileaks?

.

P.D.1

Internet hasta en la sopa. Ayer encontré una @ en el plato de sopa de letras…

.

P.D.2

Breve diálogo de “Este cuerpo no es el mío”, la película familiar (catalogada como para menores de siete años) emitida el domingo por la televisión pública (16.00, La 1):

– Enséñame el pene… ¡Uh que grande! Y qué bonito. Es uno de los cinco mejores que he visto.

– ¡Tú lo que pasa es que eres una golfa!


Etiquetas: ,

“Aunque mi amo me mate / a la mina no voy / yo no quiero morirme / en un socavón”. Del folklore colombiano.

En Antena 3 están muy enfadados porque les llaman “la cadena triste”. El término despectivo lo utiliza sobre todo Telecinco, “la cadena basura”. Entre ambas cadenas, tristes y basureras las dos, se cruzan amenazas de demanda por lo que consideran campañas de desprestigio. ¿Desprestigio? ¿Acaso se puede desprestigiar a quien carece de prestigio? Recuerden que tanto Telecinco como Antena 3 decidieron hace años cambiar su posible reputación por audiencia. Vean “¿Dónde estás corazón?” (Antena 3) o “Sálvame” (Telecinco) y sabrán de qué les estoy hablando. No se confundan: Antena 3 y Telecinco no compiten por el prestigio, sino por el dinero, lo que en televisión quiere decir luchar por alcanzar la cumbre de la pirámide excremental.


Anoche Antena 3, la cadena que no quiere que la califiquen como “triste”, emitió un programa especial llamado “Operación Chile: la voz de los mineros”. Conducido por el presentador “del corazón” Jaime Cantizano, el espacio contó con la presencia de cuatro de los supervivientes del derrumbe en la mina San José. Cuentan que la cadena les ha pagado unos 60.000 euros, más viajes y hoteles. En la mina cobraban alrededor de 750 euros al mes cada uno…

Los focos del plató de Antena 3 deslumbraron, no podía ser de otra manera, a unos hombres que han sobrevivido durante semanas en la oscuridad. Cuatro trabajadores, víctimas de las infames condiciones laborales de un país y la codicia de unos empresarios, fueron exhibidos “en absoluta exclusiva” en una televisión. Ellos, sus mujeres y hasta sus niños recién nacidos. ¿Quieren pruebas del bajísimo nivel del programa? Para entrevistar a los mineros Antena 3 eligió, además de a Cantizano (corbata y pañuelo de seda púrpura), a Miguel Ángel Rodríguez, Nieves Herrero y el necrófago Albert Castillón, entre otras prendas. Sólo una cosa buena podía surgir de semejante esperpento: la publicidad. Por cada dos palabras de los supervivientes, un corte con decenas de anuncios. ¡Un gran negocio éste de la mineria!

Los pobres mineros, acostumbrados a trabajar de manera discreta y dura, ofrecían ante las cámaras la sensatez de la normalidad. Poca cosa para un electrodoméstico acostumbrado a ofrecer sensaciones fuertes. Lo de sus patronos no era nada: ahora es cuando han comenzado a chuparles la sangre. Sólo regresar cuanto antes a la mina puede salvarles de un pozo aún más negro y pestilente: la televisión.

.

P.D.1

En un mundo civilizado el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, tenía que haber dimitido nada más hacer estas declaraciones en Onda Cero: “La Leire Pajín, una chica preparadísima, hábil, discreta, que va a repartir condones a diestro y siniestro por donde quiera que vaya y que va a ser la alegría de la huerta…Tengo que decir que cada vez que le veo la cara y esos morritos… pienso lo mismo, pero no lo voy a decir aquí”. Y si no dimite, Rajoy debería ponerle de patitas en la calle. Y si ni dimite, ni le echa Rajoy, deberían ser las mujeres (y los hombres) de Valladolid quienes le abucheasen por la calle hasta que la vergüenza le obligase a dejar su cargo. Pero eso sería en un mundo civilizado…


.


P.D.2

Más tristezas. González-Sinde es la ministra mustia, qué duda cabe. Tiene la mirada compungida de la novia cadáver y un discurso atribulado que no infunde ni ánimos ni esperanza. Pero lo que es una  auténtica pena es que se enterase en “Los desayunos de TVE” de que una sentencia del Tribunal Europeo tira el canon digital por tierra: es abusivo y no cumple las normas de la Comunidad Europea. La ministra, lógicamente, fue incapaz de decir nada interesante: “habrá que estudiar nuevas alternativas”. Sin embargo con el tema taurino si tuvo tiempo y criterio como para dejar una perla: “No tengo oportunidad de ir a los toros tanto como me hubiera gustado”.

.

P.D.3

Es bien sabido que en nombre de la tradición se cometen toda clase de barbaridades contra los animales. Desde tirar una cabra desde un campanario a torturar un toro ante cientos de espectadores. En la Comunidad Valenciana van un poco más lejos, si cabe, y matan cada año no ya miles, sino millones de pájaros protegidos de manera ilegal. La tradición se llama Parany, y es un sistema de caza con liga (pegamento) que, pese a estar prohibido, acaba de manera indiscriminada con la vida de aves migratorias. Según un estudio de la Universidad Politécnica de Valencia cada mes de octubre, el tiempo que dura esta masacre, se cazan en la Comunidad Valenciana entre 1,5 y 3 millones de aves protegidas.

El Parany ya ha sido declarado ilegal por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, por el Tribunal Supremo y por el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas. Y el Tribunal Constitucional ha hecho firme esta semana la suspensión cautelar. ¿Continuará la masacre?

.

Un motivo para NO ver la televisión

Bob Dylan y George Harrison hicieron este “If not for you” durante los ensayos para el concierto para Bangla Desh, pero finalmente no llegaron a tocarlo. Una perla…

Por segunda vez en los últimos días, los periódicos de papel resultan tan decepcionantes que parecen innecesarios. La primera fue con los mineros chilenos: cuando a primera hora los diarios hablaban de su inminente liberación, llevábamos horas viendo en televisión e internet cómo salían del agujero uno tras otro. Ayer sucedió algo parecido: el periódico que me acompañaba en el desayuno recogía en portada opiniones de la vicepresidenta del Gobierno, mientras las pantallas (ordenador y tv) me informaban de que esa vicepresidenta ya no era vicepresidenta. ¡El Gobierno había cambiado! A las nueve de la mañana los periódicos eran una colección de noticias fosilizadas indigna de una sociedad digital.


Las noticias cambian. Las gentes cambian. Los tiempos cambian. Incluso los políticos cambian, aunque parecen ser los últimos en enterarse: Bibiana Aído estaba siendo entrevistada por Hilario Pino en Telecinco cuando supimos que se había quedado sin ministerio. No quiso decir nada. Normal: ¿Acaso no es necesario un ministerio de Igualdad cuando el número de denuncias por maltrato registradas en el segundo trimestre de 2010 en España fue de 34.256 (un aumento del 5,4 por ciento respecto al mismo periodo de 2009), y ya han sido asesinadas 56 mujeres, más que en todo el pasado año?.

A Trinidad Jiménez le pasó algo parecido: estaba siendo entrevistada por Juan Ramón Lucas en el espacio de RNE “En días como hoy” cuando se hizo oficial su nueva cartera. De Sanidad a Asuntos Exteriores, como quien se cambia de calcetines. Sus declaraciones fueron tan interesantes como las de Aído: “No me voy a pronunciar sobre algo que no ha sido anunciado formalmente, creo que hay que ser respetuoso con las decisiones y los tiempos”.

Cambian los ministros, las decisiones, los tiempos, las expectativas… Incluso los medios de comunicación están en ello. Buenas intenciones no faltan… El diario El Mundo informaba ayer que un coronel de las Fuerzas Armadas canadienses se ha visto implicado en dos asesinatos, e ilustraba la noticia con una fotografía del militar en ropa interior femenina. Hasta hace bien poco el periódico de Pedro J evitaba cualquier alusión a hombres vestidos con ropa interior de mujer, por lo que las imágenes del coronel Russell Williams luciendo conjunto de sujetador-braguita en tonos negro y morado deben considerarse un signo de modernidad y aperturismo muy positivo.

Me consta que en El Mundo creen que los blogs, artefactos digitales como éste que está usted leyendo, forman parte de los cambios que exige la sociedad en cuestión de información. Otros no piensan igual. Javier Hoyos, director del programa de la cadena SER “Carrusel”, se declara “contrario a esos blogs subversivos de internet”. ¿Y eso? “Hacen un flaco favor a los que realizan un periodismo serio y profesional”, asegura Hoyos en la última página del diario El País.

Me molestan las palabras de Hoyos. Nunca imaginé que alguien al frente de “Carrusel” (“el jamón Guijuelo es único en el mundo, undo, undo, undo, undo”) pudiera atreverse a dar clases de “periodismo serio y profesional”. Cuando se asiente en el cargo, y el EGM le ponga en su sitio, quizá vea las cosas con más humildad y se de cuenta de que los “blogs subversivos” son necesarios, puesto que sin grandes esfuerzos pueden hacer un periodismo al menos tan “serio y profesional” como el de los grandes grupos de comunicación. Y por supuesto mucho más independiente. Le pondré un ejemplo: sin el post que está usted leyendo ahora mismo alguna gente no sabría que la entrevista a Hoyos en la última de El País no es información, sino promoción. Recuerde que la Cadena SER pertenece a PRISA, la empresa propietaria de El País. Y necesita promoción de manera desesperada: el grueso del equipo de “Carrusel” abandonó la cadena SER hace unos meses y fichó por la COPE, donde tiene un nuevo programa llamado “Tiempo de juego”. Quizá del euro y veinte céntimos que hemos pagado por el diario que incluye la entrevista con Hoyos quizá deberían descontarnos la página de publicidad encubierta de “Carrusel”. Hoyos…¿un purito? (Reig, por supuesto).

.

 

P.D.

No piensen que me escaqueo del nombramiento de Leire Pajín como nueva ministra de Sanidad. He tardado un poco porque me estaba haciendo de Sanitas… Aún así, no escribiré una sola palabra en su contra. Sólo les dejaré un par de dudas: ¿esto es todo lo que puede ofrecernos Zapatero? ¿Financiará la Seguridad Social pulseras Power Balance como las que utiliza la nueva ministra?


 

Un motivo para NO ver la televisión

The Jolly Boys

Cd: Great Expectation.

Atención, estamos ante una banda de leyenda. Son de Port Antonio, (Jamaica), llevan más de 55 años en la carretera, y de la música que hacen, conocida como Mento, surgieron el ska y el reggae. Este es su último y muy recomendable disco…

.

 

Otro motivo para NO ver la televisión

Los Madison, una de las grandes bandas madrileñas del momento, en directo…

“Hay algo profundamente erróneo en la forma en que vivimos hoy”. Primera línea, del primer párrafo, de Algo va mal, el último libro de Tony Judt.

Los que pensamos en gris estamos equivocados: vivimos tiempos maravillosos, la gente es comprometida y solidaria, no existen las desigualdades, los políticos son necesarios, las guerras resultan imprescindibles, Aznar es ecologista, Ramoncín canta como los ángeles… El negativismo sistemático que en ocasiones impregna este blog no tiene futuro. ¿Y saben por qué? Porque la felicidad existe. Es un hecho tan real como para estar patrocinado por Coca Cola, la chispa de la vida. El Instituto de la Felicidad, una iniciativa creada por la popular marca de refrescos, celebra estos días en Madrid su I Congreso Internacional de la felicidad, dirigido por Eduardo Punset y con “los más reputados expertos en el ámbito de la felicidad del mundo” como invitados. Entre estos últimos destaca el honorable Lyonchhen Jigme Thinley, primer ministro del Bhutan y guinda del feliz evento.

La felicidad es el bien supremo, la meta. Pero no estoy seguro de que Coca Cola, pese a que esté “asociada a la felicidad en nuestro país”, sea el mejor anfitrión para semejante recorrido vital. Las burbujas de la cola me dan acidez: yo soy más de Mahou. Y si tengo que asociar Coca Cola con algo, sería con la obesidad infantil. La Coca Cola tiene que ver con la felicidad tanto como con la alimentación saludable o el desarrollo sostenible. Y ni el hecho de que Punset y el honorable primer ministro del Bhutan hayan vendido su imagen a la multinacional gringa logrará convencerme de lo contrario…

Además, el verdadero rostro de la felicidad está en la televisión. Concretamente en La 10, la nueva cadena de Vocento. Una tele joven, independiente, moderna y dicharachera que tiene como imagen a una presentadora divina, una Sara Carbonero a su medida: Curri Valenzuela. Borges decía que “la felicidad no necesita transmutarse en belleza, pero la desventura sí”, y los capitostes de La 10 de esa manera lo han entendido: “En La 10 todos damos la cara”, reza su slogan. Pero lo cierto es que Curri, el rostro de la felicidad, la chispa de la vida, se ha convertido en su mascarón de proa. ¡Buena suerte, amigos! La vais a necesitar: la nueva tertulia cavernaria de Curri (“Curri y compañía”) no ha conseguido pasar de  50.000 patéticos espectadores y una cuota media de pantalla del 0,3%…

.

 

P.D.

José María Manzanares se pasó ayer todo el día preguntándose, desde la portada de elmundo.es, por qué la televisión pública española ha dejado de emitir corridas de toros. Muy fácil, artista: porque los derechos de retransmisión de las corridas son muy elevados; porque provocan el rechazo de una gran parte de los televidentes (antes lo provocaban en los anunciantes); porque se supone que TVE quiere dar una imagen de calidad; y, finalmente, porque coinciden con el horario de protección infantil.

.

 

Un motivo para NO ver la televisión

1974

Autor: David Peace.

Editorial: Alba.

Un libro inquietante. Por lo que cuenta y por cómo lo cuenta. En 1974 un periodista de sucesos del Evening Post se implica hasta límites insospechados en el brutal asesinato de una niña de diez años en la región de West Yorkshire (Inglaterra). Eddie Dunford, así se llama el joven y alcoholizado reportero apodado “El primicias”, vincula el crimen con otras desapariciones de niñas que tuvieron lugar años antes. Pero nada es lo que parece, y todo se complica con la aparición de policías racistas corruptos, políticos en descomposición, chaperos misteriosos, fotografías comprometedoras…

La forma en que está escrita la novela es incluso más original, y por momentos compleja, que la historia que cuenta. Diálogos interminables con frases cortísimas, apuntes minimalistas, reflexiones obsesivas…salpican el texto de manera en ocasiones fascinante, en otras tan confusa e innecesaria como para irritar al lector. Y en cada página, de manera subliminal o explícita, la violencia. Una violencia brutal que tiene como sangrienta metáfora unas alas de cisne cosidas al cadáver de una niña. En cualquier caso, una nueva y muy interesante forma de escribir novela negra. Y es la primera parte de una tetralogía…

Para saber más sobre David Peace.

 

 

Otro motivo para NO ver la televisión

Se cumplen 30 años de la publicación de The River, uno de los mejores discos de Bruce Springsteen. Y uno de los mejores dobles de la historia del rock (con permiso de “London Calling”, “Blonde on Blonde”, “Exile On My St.”, “Electric Ladyland” y  el blanco de los Beatles). Esta es una gran versión de la canción que da título al disco…

Desde que mi carnicero se ha enterado de que los toreros se sienten artistas, para comprarle medio kilo de morcillas de Burgos tengo que hablar con su marchante. Así las cosas, y pensando en su futuro,  Rubalcaba ha pensado que la presencia de los toreros-artistas en Interior sólo puede acarrearle problemas de popularidad y le ha pasado el marrón a Cultura. Lo que viene siendo la política. ¿Deberíamos entender este movimiento del actual ministro de Interior como un gesto taurino, como un guiño anti taurino o como un simple movimiento de estrategia preelectoral?

Por si no lo sabían, en el PSOE ya se ha iniciado la carrera por la sucesión de Zapatero. Los aspirantes están tomando posiciones, antes incluso de que se enfríe el cadáver del presidente. Recuerden que la fidelidad es importante, pero el poder lo es aún más. De la necesidad de cambios en el universo socialista habla una encuesta de La Razón: “El 77´6% de los españoles quiere un cambio de Gobierno”; “El 65´5% cree que Zapatero no debería repetir en 2012”. Hasta aquí nada sorprendente. Lo realmente interesante llega cuando se le pone nombre y porcentaje a las alternativas mejor valoradas: Bono (39´7%), Rubalcaba (34´9%),  Blanco (23,1%)…


Si la alternativa a Zapatero es Bono, es evidente que el PSOE tiene un grave problema. Otro más. Uno tan gordo como para replantearse sus mecanismos de gestión interna: quizá deberían olvidarse de primarias y elegir a su próximo líder entre los concursantes de la nueva edición de Gran Hermano, el casting de talento más importante celebrado en los últimos tiempos en España. Piensen que diez hombres y diez mujeres huecos, musculosos ellos y rubias ellas, todos en busca de la fama, podrían convertirse de manera milagrosa en otras tantas alternativas de poder.

“Una puerta a lo inesperado”. Eso es a lo que se enfrenta el PSOE, y eso es lo que dice el slogan de “Gran Hermano 12”. ¿Quién puede pensar en algún barón revenido o en pipiolos ambiciosos cuando “GH” nos ofrece, “por primera vez en su historia”, un concursante sordo, una gitana y hasta un joven del PP?

Elegir a Bono sería elegir muerte. “Como escoger entre un cojo y un tuerto”, resumió Carnicero (el periodista, no el artista) en la tertulia del programa de Ana Rosa. Tiremos pues la casa por la ventana y escojamos al nuevo líder socialista entre aquellos que aseguran ser “un reflejo de la sociedad española”. Aquellos que, dentro de cuatro días, se habrán convertido en las 20 personas más populares del país. ¿Escoria humana? De acuerdo, pero es que en esta vida no se puede tener todo… Además, de esta manera José Blanco, Trinidad Jiménez y compañía ya no tendrán que justificar de mala manera su presencia en “La noria”, porque ese sería el hábitat natural de los nuevos líderes socialistas.

Grandes cambios que deberían tener un punto de continuismo: si Mercedes Milá sustituyese a la actual vicepresidenta del Gobierno muchos ciudadanos, deslumbrados por los peinados y vestuarios de ambas, no se darían ni cuenta de todo el jaleo. El éxito está asegurado: “Gran Hermano” ha regresado por la puesta grande, con un 23% y 3.3 millones de telespectadores.

.

P.D.1

No me diga que es usted uno de esos milindris a los que “Gran Hermano” les produce urticaria, acidez y hasta les sube la tensión… En Telecinco también piensan en usted: “Hoy vamos a hablar de salud. Concretamente de cómo reducir el colesterol”, dice Jorge Javier Vázquez. Y nos enseña un bote de Kaiku Benecol. “Ningún alimento reduce más el colesterol”, dice mientras nos enseña a abrirlo: “Mire que fácil, sólo hay que menearlo un poquito…”. ¿Cuánto cobrará Jorge Javier por anunciar este yogur? Seguro que menos que Sara Carbonero por vender Pantene y Kellogg´s…

.

P.D.2

300.000 euros baby. En eso se ha convertido Sara Carbonero. La presentadora no ha ganado el Planeta, mecachis, pero se ha hecho con un sueldillo anual que es la mitad del premio. Es decir, que si sigue a este ritmo, cada dos años ¡gana el Planeta! Cuenta la web vértele.com que la novia de Casillas ha pasado de los rácanos 20.000 euros que le pagaba La Sexta a los 300.000 que se saca entre su sueldo de Telecinco y la publicidad. Seguro que así son más llevaderas las arcadas que debe producir trabajar en Telecinco…

.

Un motivo para NO ver la televisión

Old 97´s.

Cd: The Grand Theater Vol. 1.

Tejanos, y liderados desde 1993 por Rhett Miller, Old 97´s se está convirtiendo en una de las grandes bandas norteamericanas de todos los tiempos. Con nueve discos a sus espaldas, algunos tan formidables como “Too Far To Care” o “Satellites Rides”, tiene un directo explosivo. Pero su grandeza está en sus canciones, enormes composiciones que juegan con diferentes géneros con absoluta naturalidad. Lo suyo no es power pop, ni tampoco country, ni siquiera Americana. Lo suyo es todo eso y algo de punk y hasta de soul. Grabado en el legendario Texas Treefort Studios de Austin, este disco convierte a Old 97´s en una banda tan imprescindible como los mismísimos Wilco…

José Manuel Lara, presidente del grupo Planeta, cree que en España sólo quedarán “dos o tres” operadores de televisión privados en un horizonte de dos años. “Porque no caben más”, sentenció mientras se ajustaba el cinturón de la túnica de vidente. Deberíamos creer a pies juntillas en las palabras del Marques del Pedroso de Lara, puesto que tiene el don de adivinar el futuro. No es el único. “Eduardo Mendoza ganará esta noche el Planeta”, adelantaba el diario El País horas antes de que se abriese el sobre con el nombre del vencedor. ¿Periodismo de anticipación? ¿Rumor elevado a la categoría de noticia? ¿Rappel? ¿Lara? Llegó la hora de la verdad y Mendoza ganó el Planeta, un premio literario tan prestigioso como los 601.000 euros que tiene de premio. Ni un euro de prestigio más, ni uno menos. Las crónicas de los grandes periódicos cuentan que Mendoza se presentó oculto tras el seudónimo “Ricardo Medina”, algo que sin duda garantizaba la transparencia del galardón y mantenía la incertidumbre hasta el último minuto ¿no es cierto?

“Que el ganador fuera Mendoza fue una grata sorpresa para los más de 1.000 invitados que acudieron ayer al Palau de Congresos de Catalunya”, escribió al día siguiente en Público una Lídia Penelo en evidente fuera de juego. ¿Una grata sorpresa? Ni siquiera es necesario que se reúna el jurado para conocer el nombre del ganador del Planeta, un premio por encargo. Todo el mundo lo sabe, pero a nadie parece  importarle: es la fiesta de la hipocresía y el cinismo, donde se reparte cava, canapés e influencias entre los asistentes.

En un mundo cabal, estos chanchullos editoriales, económicos y literarios serían la vergüenza de escritores y editores, una mina para periodistas y, finalmente, el hazmerreir de los lectores. Pero por obra y gracia del dinero semejante pantomima se consolida cada año, van 59 ediciones, ignorando que se trata de una burla al mundo de la cultura, un pestilente negocio y una inmejorable manera de desprestigiar el nombre de los miembros del jurado y de los escritores que se someten a las mafiosas reglas del juego. Y por supuesto de unos medios de comunicación cómplices, y de los intelectuales, ministros de Cultura y presidentes de la Generalitat que ejercen de palmeros. Todos asistieron a la última función, todos participaron en esa patética mascarada, todos forman parte de este gigantesco esperpento.

Viendo a Mendoza recoger el Planeta podemos considerar las palabras que pronunció durante su última visita a Cádiz como una confesión anticipada: “No es que crea que la novela ha muerto, es que puedo demostrarlo”.

.

Un motivo para NO ver la televisión

El río de la vida.

Norman Maclean.

Editorial: Libros del Asteroide.

Esta es la historia de una familia norteamericana. No una familia de nuestros días, sino una de los viejos tiempos, cuando en Montana la naturaleza era absolutamente virgen, los ríos estaban llenos de misterios y de truchas, y los grandes osos pardos reinaban en las orillas de aquellas aguas turbulentas. Gentes que necesitaban amor y ayuda, por este orden. Y que consideraban la pesca con mosca algo sagrado, el centro del universo, la razón para vivir. La frase que abre el libro no deja lugar a dudas: “En nuestra familia no había una separación clara entre religión y pesca con mosca”.

Norman Maclean, leñador y profesor de literatura, escribió este relato autobiográfico en 1973, una vez jubilado. Inmediatamente se convirtió en un clásico de la literatura norteamericana, que llevó al cine Robert Redford en 1992, en el que se reúnen el amor por la naturaleza de Whitman, el sonido de Faulkner y la energía arrolladora de Hemingway. Una obra maestra que da título a un libro, el único publicado por Maclean en vida, que incluye otros dos relatos no menos interesantes: “Leñadores, proxenetas y ‘Tu camarada Jim’” y “Servicio forestal de Estados Unidos, 1919: el guardabosques, el cocinero y un agujero en el cielo”.

“El río de la vida” habla de las cosas sencillas, esas que generalmente son las importantes. El lento movimiento de las corrientes de agua, el color de una determinada larva en otoño y la importancia de no beber whisky mientras se pesca. Y por supuesto del río, el lugar que nos enseña a ser quien somos.

Pinchar para leer prólogo

El comunicado que anunciaba la muerte de Belén Esteban era falso: la ex mujer de Jesulín no estaba muerta, ¡estaba de parranda! Como ha sucedido en otros famosos falsos óbitos, la reina del pueblo ha regresado desde el más allá directamente a la pantalla (previo paso por caja, por supuesto). No era normal palmarla en la cresta de la ola, con decenas de Norias y Sálvames por cobrar. Así que tras dos semanas de retiro la señora Esteban, una muerta muy viva, reapareció con una entrevista en “Sálvame deluxe” (Telecinco) que reventó los audímetros: 23% de cuota de pantalla.

Belén Esteban estaba vivita y coleando. Aunque si queremos ser precisos, el que más parece haber coleado últimamente es Fran, su infiel marido. De todas esas miserias habló con un deteriorado Tintín llamado Jorge Javier Vázquez. Juntos colgaron una gran fotografía de Esteban en el salón de la fama de Telecinco: un pasillo. Pero tranquilo que no le aburriré con más insípidas reflexiones sobre tan agotado tema.

Hoy me gustaría hablarle sobre la grandeza de nuestra literatura. No por el Nobel de Vargas Llosa, que es peruano de Perú, sino por Sara Carbonero, la gran derrotada en la última edición del premio Planeta. Sí, querido lector, todo parece indicar que la novia de Casillas se presentó al premio mejor dotado de las letras españolas. Y ha perdido. Un desastre para nuestra literatura, sólo comparable al fiasco del libro de Ana Rosa Quintana o a la crítica de Ignacio Echevarría a “El hijo del acordeonista”, de Bernardo Atxaga.

En La Sexta dicen que la fusión entre Prisa y Telecinco no es en realidad una fusión, sino un proceso de integración bastardo entre televisión en abierto, televisión de pago y telecomunicaciones, algo nunca visto en España que amenaza gravemente la competencia. Y garantizan que la verdadera y auténtica fusión sería la suya con Antena 3. En Prisa y Telecinco, sin embargo, piensan que su fusión es la fetén, puesto que tal y como están las cosas a nivel económico, la fusión entre La Sexta y Antena 3 en realidad debería considerarse una transfusión. Los telespectadores no dicen nada, puesto que ni pinchan ni cortan en el tema de los medios audiovisuales: estos asuntos tan importantes y complejos no están al alcance del entendimiento del pueblo, y por tanto deben resolverlos aquellos que saben. Es decir, los que mandan.

El telespectador confía plenamente en los líderes y en sus decisiones, a nivel audiovisual siempre desinteresadas y transparentes. El telespectador se siente realizado y feliz con detalles aparentemente nimios como, por ponerles un ejemplo, el estreno del tercer canal de La Sexta. Porque el telespectador es imbécil, pero no ciego, y se da cuenta de que el primer canal de La Sexta está repleto de repeticiones y relleno, lo que resulta muy aburrido y empobrecedor. Entonces utiliza el sentido común: si una televisión no tiene capacidad para rellenar con solvencia la programación de una cadena, lo más razonable sería que abriese otros dos canales, ¿no?

Cuando escribo estas líneas Pepe, un ex concursante de Gran Hermano, está vendiendo una fregona con pedales por 49,95 euros en La Sexta3. Y en La Sexta2 emiten “Rubí”, un culebrón mexicano francamente infecto. ¿Merece o no la pena que La Sexta tenga tres canales? ¡Claro que sí! Y no sólo pensando en el telespectador, sino porque de esta manera se evita que ese espacio audiovisual caiga en manos de algún desaprensivo: ¿Imaginan que una universidad o una asociación cultural tuviese acceso a un canal de televisión? ¡Sería espeluznante!

.


P.D.1

¿Por qué las cadenas de televisión quieren acaparar más y más canales cuando no pueden mantener con dignidad y solvencia ni uno solo? Por varias razones. Ésta es una: los ingresos por publicidad de las televisiones privadas han aumentado un 27,8% en el segundo trimestre de 2010 en comparación con el mismo periodo del año anterior. ¿Quién dijo crisis?. Y esta es otra: mientras en Europa el 52% de las cadenas de TDT son de pago, en España sólo son el 10%. ¿Acaso no somos europeos? Pues vayan ahorrando…

Con la TDT prometieron servicios interactivos, diversidad, alternativas… Pero sólo han traído repeticiones, programas clónicos, teletienda y tertulias fascistas. Nos han vuelto a engañar.

.

P.D. 2

Enorme el comienzo de la entrevista de Ana Pastor a Esperanza Aguirre en “Los desayunos de TVE” (TVE). Completamente bloqueada, la presidenta de la Comunidad madrileña demostró su absoluta incapacidad para abandonar el guión e improvisar una respuesta coherente. Se quedó sin palabras, y fue incapaz de responder a una primera y sencilla pregunta sobre anchoas y taxis. “Me parece bien que a usted le interese tanto este asunto, pero no creo que sus espectadores lo hagan”, dijo Aquirre, que no dejó de echar balones fuera: “Con la de temas importantes que hay en estos momentos y usted me pregunta por eso”. “Aquí los temas importantes no los decide usted”, sentenció la presentadora.

Aguirre: Es que me hace usted unas preguntas…

Pastor: Ya sé que le gustaría hacerlas usted y responderlas usted, pero ha tenido mala suerte porque la periodista soy yo y usted la invitada…


Todos sabemos que a Esperanza Aguirre le gusta  escribir las preguntas que tiene que responder (ahí estaba Germán Yanke para confirmarlo), pero conviene que de cuando en cuando alguien le recuerde que no siempre son esas las reglas del juego: la televisión pública no es Telemadrid. El resultado fue una entrevista de gran nivel por parte de una entrevistadora que, pese a lo que pueda parecer, en ningún momento pecó de agresiva. Si hablamos de periodismo, no de promoción, ese debería ser el tono para charlas con unos políticos muy mal acostumbrados. El reto es mantener el nivel con políticos socialistas, como por ejemplo un Pepe Blanco que ayer posaba sonriente y ufano con la cúpula del Gobierno valenciano durante el viaje de pruebas del AVE.

Cuando se nombra a Esperanza Aguirre y a Telemadrid es muy difícil no acabar hablando de manipulación. En un momento del programa “Madrid opina” apareció un gráfico sobre las inversiones del Estado en Madrid, Andalucía y Cataluña que, vaya por dios, estaba mal. “Un error tipográfico y ninguna trampa”, asegura un presentador que evita hablar de la “inocente” desproporción de las barras…

.

P.D.3

La Junta de Castilla-La Mancha ha recuperado una vieja aspiración: construir una autovía entre Toledo y Ciudad Real que atraviese los Montes de Toledo. El proyecto, que fue rechazado en 2007 al considerar  Medio Ambiente que era “incompatible con la conservación de la naturaleza” puesto que atravesaba “el espacio de la Red Natura 2000 e impactaba de forma crítica sobre los hábitats y las especies emblemáticas”, coincide con la decisión de la Unión Europea de invertir 50 millones de euros en un proyecto Life para la conservación del lince ibérico. Invertir por un lado en linces para al mismo tiempo destrozar sus hábitats con autovías. A eso se  le llama tirar el dinero de los contribuyentes.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

100 Damned Guns.

Cd: Música de tormento

Hoy una banda nueva, con muy poco terreno recorrido pero un futuro descomunal: pueden sonar muy potentes y muy aterciopelados, cercanos al folk  y con ramalazos vaqueros, eléctricos y acústicos, siempre fronterizos y creíbles. El sexteto de Fort Worth, Texas, tiene sólo dos discos en la calle, ambos magníficos. El segundo, este “Música de tormento”, supone toda una declaración de principios, puesto que muestra a una banda que confía en las canciones y las guitarras. Sobre esos cimientos han construido un disco grande desde la portada hasta el último redoble de batería. ¡Una de las sorpresas del año!

La crisis del sector minero no es asunto baladí. Ayer mismo cerraron dos minas oscuras, tétricas y pestilentes de las que chupaban un puñado de desaprensivos sin escrúpulos. La de Chile y la de Puerta. La mina chilena de San José enriquecía a los  empresarios depredadores, que en su día se negaron incluso a instalar una simple escalera de seguridad para facilitar la salida de los mineros en caso de derrumbe. La mina Antonio Puerta alimentaba a televisiones sin escrúpulos, sanguijuelas que se dicen periodistas y vanidosos con ínfulas de filósofo. Pero ¿han cerrado realmente o sólo han dado un paso atrás para coger impulso?

Las imágenes de la mina chilena se han convertido en una magnífica plataforma promocional para el gobierno de ese país. La élite política y empresarial, los mismos que no hicieron nada para que las medidas de seguridad en la mina fuesen las adecuadas, estaba en la boca del ascensor recibiendo a los mineros con los brazos abiertos y entre aplausos. Hasta Evo Morales viajó a San José para no perderse la fotografía junto al minero boliviano. Pantomimas. En cuanto se pase la fiebre mediática los mineros chilenos volverán a jugarse la vida trabajando en condiciones de semi esclavitud.

En las catacumbas televisivas no hay lugar para los finales felices. “Soy enemigo absoluto de la muerte…”, se apresuró a decir Jesús Neira, en Antena 3  (cobrando, por supuesto), cuando sólo habían pasado unas horas de la muerte de “la cucaracha”. Porque así es como llamaba el mediático profesor a Antonio Puerta, el agresor de Violeta Santander que le golpeó dejándole en coma. Puerta se encontraba en libertad bajo fianza cuando ha sido encontrado muerto, al parecer por sobredosis. Cuenta elmundo.es que la dueña del piso donde murió Puerta ya tenía esa misma tarde un representante para rentabilizar sus apariciones en la prensa rosa.

La hermana del fallecido puso algo de coherencia: “estaba muy enfermo, no lo olvidéis”. Y su abogado la nota desencajada: “Una clase política y determinados medios de comunicación se han encargado de matarle”. Ni qué decir tiene que para entonces Ana Rosa y el resto de necrófagos ya estaban descuartizando el cadáver y repartiéndose las tajadas: “sus amigos le encontraron en la bañera, roncando primero y… después ya sin vida”.

Esta es la televisión que a Jorge Javier Vázquez, uno de los ideólogos de Telecinco, le gusta llamar “de entretenimiento”.


.

P.D.1

Jesús Álvarez se convierte en el periodista protagonista y muestra sus pezoncillos en el Telediario 1 (TVE). Tiene unas tetillas preciosas, la verdad, aunque con la pelambre pectoral repartida de forma irregular y alguna lorcilla en el área de la barriga. Semejante exhibición de poderío físico, que tuvo lugar en la recta final del informativo de la televisión pública, resultó inquietante: viendo el reportaje, incluido en la sección de deportes, no quedaba claro por qué razón el periodista se tumbaba en la camilla donde chequean a los jugadores del Real Madrid. Es evidente que su adónica presencia eclipsaba la verdadera historia…

Como ningún editor con criterio impidió que semejante bodrio se emitiese de nuevo en el Telediario 2, el telespectador tuvo una nueva oportunidad para entender el despropósito: “Álvarez ha sido como Cristiano Ronaldo o como Casillas… al menos durante el reconocimiento médico”. ¡Acabáramos, se trataba de una pieza de periodismo humorístico! “Jesús nos lo enseña”, dice Sergio Sauca. Pero Jesús no enseña nada excepto las tetillas, puesto que eso sería hacer periodismo. Lo que hace Jesús es posar con sonrisitas y pulgares levantados en los mismos lugares y similares posiciones que los futbolistas famosos. Llamarle a esto información es una insensatez.

¿Se podía superar esta pieza maestra? Los informativos de TVE son tan talentosos y divertidos que todo es posible: inmediatamente después del desnudo de Álvarez, y para cerrar el Telediario 2 a lo grande, llegó Carlos del Amor, el periodista poeta, y se marcó una pieza de una profundidad y belleza sin parangón sobre los mineros chilenos.


.

P.D.2

¿Le gustan los diálogos de las novelas de James Ellroy, Don Winslow o Raymond Chandler? Pues a partir de ahora estará de acuerdo conmigo es que son frases vulgares e insípidas, literatura de saldo, si los comparamos con el recogido en el último desfile militar del domingo entre el consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid y la mujer del presidente de Cantabria…

Echeverría: Hay que ver lo que es el mundo, que cualquiera se hace famoso con una anchoa y un taxi.

Díaz: Oiga, no ha sido por eso, sino por ser honrado y buen gestor.

Echevarría: Oiga, señora, no se pique usted…

Díaz: No me pico, él ha ido en taxi toda la vida, pero si es presidente se nota más.

.

P.D.3

Hasta siempre Juan Carlos Arteche, el jugador de fútbol que representaba el espíritu del Atlético de Madrid de los años 80 (el de Ruiz, Hugo Sánchez y Julio Prieto, con Luis Aragonés como entrenador). ¿Un central duro? No más que Marchena…Y con un punto importante a su favor: fue tan crítico con Jesús Gil que le expulsó del equipo en 1988.

“Los gobiernos necesitan ejércitos que los protejan contra sus súbditos esclavizados y oprimidos”. Aristóteles

Es bien sabido que de desagradecidos está el mundo lleno. Esta misma mañana, sin ir más lejos, los espectadores del desfile militar que ha tenido lugar en las calles de Madrid abuchearon de manera inmisericorde a José Luis Rodríguez Zapatero y a los miembros de su gobierno. Ingratos. En un país con cuatro millones de parados, trabajos precarios, un 40% de jóvenes sin empleo, jubilaciones en entredicho y la sanidad pública contra las cuerdas, los 7.153 millones de euros del presupuesto de Defensa para 2011 deberían ser suficiente motivo como para que los uniformados y sus seguidores tuvieran al presidente del Gobierno en un altar. Al ladito justo de Santa Bárbara, patrona del cuerpo de Artillería.


Los desnaturalizados que gritaban “Zapatero dimisión” no tienen perdón de dios. Estaban asistiendo a un evento, el Día de la Fiesta Nacional, con más de 95 actos en toda España, un desfile en Madrid (con unos 3.000 militares, 153 vehículos, 50 aeronaves, 134 caballos, tres perros y el carnero Manolo) y un presupuesto que ronda los 50 millones de euros. Barato, sin duda, pero ¿Qué más quieren? Pues que mientras toda España se aprieta el cinturón para sostener el estado del bienestar, a generales y chusqueros no les toquen las narices. Que así sea… “Desde la llegada de Zapatero el presupuesto de Defensa ha aumentado en un 26%”, asegura la ministra de Defensa en entrevista publicada en El País. Y dice más: “La media de recorte de los ministerios para 2011 es del 16% y en Defensa sólo del 7%, que se queda en un 3,5% si se tiene en cuenta el presupuesto realmente disponible este año”.

Si a usted no se le llena el pecho de patria viendo pasar legionarios por las calles de Madrid, usted no es español ni es nada. Será usted uno de esos hippies, pacifistas o viejos socialistas que jamás entenderá este post. Y es una pena, porque el ejército es la modernidad. Lo que fueron Almodóvar y Alaska en 1980, eso mismo son la cabra y los regulares de Ceuta en 2010. Si no me cree es porque no ha visto  la televisión pública española, que ha retransmitido el grandioso desfile de nuestro ejército mientras sólo unas horas antes ridiculizaba el celebrado por las fuerzas armadas de Corea de Norte. Se burlaban de unos soldados coreanos que “no parecen humanos” al desfilar, pero cuando se referían a los nuestros hablaban de “marcialidad, elegancia y disciplina”.

Televisivamente quizá lo más destacable del desfile fuese el comienzo de la fiesta, con la llegada del Rey en un Rolls Royce de las grandes ocasiones que, la verdad,  recuerda a los que usaban Hitler y Franco. Ahí estaba la creme de la sociedad española: Leticia Ortiz, Iñaki Urdangarín, la Infanta Elena, Gallardón y Esperanza Aguirre, presidentes autonómicos…Y el presidente del Gobierno, que aguantó con la estoicidad de un zapador disecado la incomprensión de un público descastado que no aprecia sus esfuerzos para con militares, curas, millonarios y demás gentes de bien. “¡Zapatero dimisión!” insistían los desagradecidos en la despedida.

Un triste final para un día grande, salvo por la banda. Ya saben: la música militar nunca me supo levantar. Dentro del grandioso proceso de modernización socialista de las fuerzas armadas sólo echo de menos algunos cambios en la música. ¿Han escuchado el místico “La muerte no es el final”, del padre Cesáreo Gabaráin (“Tú nos dijiste que la muerte / no es el final del camino / que aunque morimos no somos /carne de un ciego destino”)? ¿ Y el apocalíptico “El novio de la muerte” (“me hice novio de la muerte / la estreché con lazo fuerte / y su amor fue mi ¡Bandera!”)? Pues yo los sustituiría por el directo y visceral “Career oportunities” de los Clash; “¡Odio el ejército y las fuerzas aéreas!”.

.

 

 

P.D.

Los toreros españoles, una fuerza de choque tan patriótica y valerosa como los mismísimos lejías, se han reunido con la ministra González-Sinde para pedirle protección. ¿No les vale con manipular los carteles, descafeinar los encastes y torear animales drogados o borrachos? Parece que no. ¿Quieren afeitar ellos mismos las astas de sus enemigos, o quizá ponerles algodones en las puntas? No, no, peor. Quieren que la agonizante lidia dependa de Cultura, no de interior, y que se rebaje el IVA de los toros hasta el 8%, para tener el mismo régimen fiscal que un CD de música. ¡Hasta aquí podíamos llegar!

Pues resulta que Sinde, como Zapatero con los militares, en lugar de darles una patada en la parte de atrás del traje de luces les ha recibido con una sonrisa en los labios: “Los toros no dejarán de seducirme. Lo que más me gusta de los toros, como del teatro, es la emoción compartida: 20.000 almas en silencio. Atención absoluta sobre un mismo pensamiento. ¡Qué energía!”. ¿Zoofilia? Ni eso. Afortunadamente su propio Ministerio pone las cosas en su sitio: en la última Encuesta de hábitos y prácticas culturales en España se puede ver que sólo la ópera tiene menos espectadores que las corridas.

Dos versiones de un clásico, el “Come As You Are” de Kurt Cobain. Por un lado la original, en acústico e interpretada por Nirvana. Por otro la adaptación de Ramoncín, con algunas licencias en la letra, la afinación y el feeling. ¿Quién se atreve a decir que el rock español no goza de buena salud?

 

 

Un colectivo contra la corrupción (Col·lectiu contra la Corrupció) practica en Valencia la guerra de guerrillas audiovisual. Su último golpe tuvo lugar durante la feria gastronómica de l’Alcúdia: unos brazos pusieron en primer plano un cartel con el rostro de Francisco Camps tras una señal de prohibido y con el lema “No a la corrupció. Camps, dimissió”. Al mismo tiempo, y ante el asombro de la presentadora, el guerrillero gritaba “¡Corrupto!”. La secuencia, que apenas duró 15 segundos, fue eliminada inmediatamente de la web de esta televisión pública. Pero en Youtube es un éxito: cuando escribo este post-flash ha superado las 10.000 visitas.

Dice Fran Álvarez, el marido de Belén Esteban, que rechazó los 500.000 euros, “limpios y negociables”, que le pagaban por entrevistarle en Antena 3 para asistir gratis a “Sálvame Deluxe” (Telecinco), la cadena donde trabaja su mujer. Fran le ha puesto los cuernos a Belén, y ahora quiere que le perdone contando todas sus miserias ante millones de telespectadores. Y gratis. “Renunciar por amor a medio millón… No sé si darte un bofetón”, le dijo Matamoros, uno de esos hermanos con aspecto de sicópatas de Tarantino. Pues qué quieren que les diga… yo estoy con él. ¿Con Tarantino? No, no. ¿Con Fran? Tampoco, coño. Con Matamoros: no están los tiempos como para dejar pasar medio millón de euros (libres de impuestos y en billetes usados).

Seguramente arrepentido de su decisión, el chaval se sentó frente a Jorge Javier Vázquez la noche del viernes hecho un flan. Pálido, sudoroso, tembloroso… Hacía tiempo que no veía a alguien pasar un rato tan malo en un plató de televisión. Seguro que estaba pensando: “debería haber trincado el medio millón, haberle pagado otro recauchutado a la parienta… y pelillos a la mar. ¡Si es que soy golipollas!”. Pero ya era tarde, ya estaba sentado delante de media España, deshidratándose, apuñalando los tiempos verbales y contando sus “encuentros sexuales” como una verdulera. ¡Y gratis! En ese momento todos los que tenía a su alrededor estaban cobrando. El presentador, una pasta. Los invitados, más de lo que nunca hubieran soñado. Los cámaras, los del sonido, el realizador… Hasta el público seguro que recibió un bocadillo y una botella de agua. Y en la cima de esa pirámide de mierda, construida sobre el cadáver de un chaval de barrio, los accionistas de la cadena: Telecinco arrasó a sus rivales con una audiencia del 23%, muy cerca del récord (26%) que consiguió precisamente Belén Esteban en el programa en que presentó su nueva imagen quirúrgica.

Fran es un pardillo, y tenía que haber pedido consejo a alguien que sepa cuál es el precio del amor. Por ejemplo a Julián Muñoz. Cachuli es un tipo que conoce a las mujeres y ha manejado dinero pringoso, así que seguro que le habría aconsejado sabiamente: “pilla el medio millón, capullo”. En cualquier caso, y aunque fuese para donarlo a una  ONG, Fran debería haber cogido la pasta. Porque colaborar de manera gratuita con una cadena como Telecinco o Antena 3 es tan sucio, miserable y condenable como financiar una organización terrorista. Con lo que se ahorró el viernes Paolo Vasile hará nuevos programas, pagará a otros invitados-monstruos, continuará intentando que la sociedad sea más ruin, más sucia, más estúpida. Peor.

.

 

P.D.

Mientras en Telecinco embrutecían al personal con detalles sórdidos de vidas insignificantes, en La 2 alimentaban los espíritus del telespectador con caviar, vino y pétalos de rosas: emitieron “Joe Strummer, vida y muerte de un cantante”, una maravillosa película de Julian Temple sobre la vida de ese genio llamado Joe Strummer. “Caímos en todas las malditas trampas del negocio”, dice a modo de resumen sobre la desintegración de The Clash, una de las bandas más grandes de todos los tiempos.

Joe Strummer era un músico de descomunal talento que, tanto con The Clash como posteriormente con los Mescaleros, se distinguió por su irreprochable actitud vital. “Sin los demás no somos nada”, solía decir este punk rocker en la etapa final de su vida. Seguramente por eso en la película resultan especialmente emocionantes las declaraciones de sus colegas y amigos, algunos tan ilustres como Johnny Depp, John Cusack o Matt Dillon. Martin Scorsese reconoce que “Strummer era como la primera vez que escuchaste rock and roll… La inspiración para “Toro Salvaje” la encontré en The Clash”. Un enorme regalo de la televisión pública.


Dos grandes, Johnny Cash y Joe Strummer, juntos en una inolvidable versión de Bob Marley: Redemption Song

Viejos piratas me robaron
y me vendieron a algún mercader
minutos después me sacaron
del agujero más cruel.
Pero mi mano es fuerte
de la mano del Todopoderoso.
Somos una generación que avanza
por el triunfo

¿Me ayudas a cantar
estas canciones de libertad?
Es todo lo que siempre he tenido
Canciones de libertad
Canciones de libertad

Liberaros de la esclavitud mental;
nadie más que nosotros puede liberar nuestras mentes.
No tengáis miedo de la energía atómica,
porque nadie puede parar el tiempo.
¿Hasta cuándo matarán a nuestros profetas
mientras nos echamos a un lado para mirar? Ooh!
Algunos dicen que es así:
tenemos que cumplir el libro.

Liberaros de la esclavitud mental;
nadie más que nosotros puede liberar nuestras mentes.
No tengáis miedo de la energía atómica,
porque nadie puede parar el tiempo.
¿Hasta cuándo matarán a nuestros profetas
mientras nos echamos a un lado para mirar?
Sí, algunos dicen que es así:
tenemos que cumplir el libro.

“Nunca tomes partido contra la familia”. Michael Corleone

Usted sabe que un servidor no es que sea crítico con la ficción española, sino que piensa que el 95% es  una bazofia absoluta (“Qué vida más triste” es el 5%). Bien, pues hoy me gustaría hablarle de una excepción: “Entre todas las mujeres”. Y se preguntará usted: “¿Qué mosca le ha picado a este antisistema televisivo con esa serie, primera financiada en España por una televisión de pago, que emite TNT el próximo domingo a las 22.15 horas?”. Pues me han picado dos moscas, dos. La primera,  que la serie es original, cuenta con buenos actores y está construida sobre un guión espléndido. Y la segunda, que está dirigida por mi cuñado. Más claro, el agua.

“Entre todas las mujeres” es una serie de seis capítulos de media hora de duración escrita y dirigida por Mariano Barroso. La protagoniza un hombre con problemas, Eduard Fernández, y seis mujeres que ofrecen otros tantos puntos de vista a la  cada vez más complicada existencia del primero. Una ficción, por tanto, que respeta la regla básica de Chéjov para contar algo: “es un error querer meter en escena un gran número de personajes. El centro de gravedad deben ser solamente dos: él y ella…”. En “Entre todas las mujeres” no hay figuras superfluas alrededor de los protagonistas, de la misma forma que no hay planos innecesario o diálogos huecos. No es un producto para el seguidor de “Aída” o “Aquí no hay quien viva”, evidentemente. Es teatro hecho televisión. Es ficción de calidad, con personajes bien construidos, actores en ocasiones conmovedores y una historia que permanece abierta y en constante desarrollo. Recuerden que las buenas historias no deben resolver los problemas…

Cuando decidí abrir un blog sabía que, de todos los sabios consejos de don Vito Corleone, al menos tendría que saltarme uno: “Nunca digas lo que piensas a alguien fuera de la familia”. “Entre todas las mujeres” es una serie magnífica. Tenía que decírselo…

.

 

P.D.

Lamentable conexión con Mario Vargas Llosa en el Telediario de La 1 (TVE). El Nobel no escuchaba bien a Pepa Bueno, y durante las primeras tres preguntas el desconcierto fue total. La imagen iba y venía. El drama es que Vargas Llosa no estaba en el Congo o Bután, sino en Nueva York. En cualquier caso, el escritor peruano tuvo mucha suerte: si la academia sueca hubiese escuchado la pieza que Carlos Del Amor le dedicó en ese mismo informativo, el galardón sin duda hubiese sido para el periodista de TVE. ¡Eso es literatura y no “La ciudad y los perros”!

.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Blue Rodeo


Esta noche tocan en el madrileño teatro Lara nada más y nada menos que Blue Rodeo, una de las bandas canadienses más grandes de todos los tiempos. Después de 25 años en la carretera el quinteto presenta “The things we left behind”, su disco número catorce, un trabajo absolutamente espectacular pese a estar formado por rarezas y caras B. Como siempre, Blue Rodeo juega con el rock, el folk y el country como elementos fundamentales, pero no duda a la hora de crear atmósferas psicodélicas e incluso cercanas al jazz. Cuentan que en directo son espectaculares. Como estas cuatro  joyas…

Si usted está enfermo, muy enfermo, ¿a quién acudiría? ¿A un forense o a su médico de cabecera? Pues Zapatero ha elegido el forense. En lugar de tirar la casa por la ventana y darse un baño de masas en “La Noria”, como se ha puesto de moda entre los socialistas desesperados, el presidente del Gobierno acudió anoche al informativo de Pedro Piqueras. Y por unos minutos, concretamente cuarenta, el noticiero de Telecinco tuvo como protagonista a un personaje vivo. No con unas constantes vitales como para tirar flores, para qué vamos a engañarnos, pero al menos vivo. Mañana regresarán los accidentes, la violencia doméstica, el terrorismo, los cadáveres…

Una conversación entre un enterrador y un medio cadáver sólo puede resultar mortecina. “Con todo lo que está cayendo a su alrededor, ¿cómo está usted”, dijo Piqueras a modo de bienvenida. “Pues bien”, respondió un Zapatero a quien el maquillaje televisivo cada vez tapa menos vacíos. Después llegaron las preguntas aparentemente agresivas: “Ha querido usted cortar, y perdón porque se lo diga así, a Tomás Gómez por la presidencia de la Comunidad”; “¿Considera que usted ha perdido?”; “¿Nota movimiento de sillas por ser el sucesor de Zapatero?”; “Hay quien piensa que se ha iniciado la senda del post zapaterismo…”. Zapatero no se daba por aludido: “No he escuchado yo eso”, respondía a esta última pregunta, sin duda reservándose para repetir el discurso general que venía a ofrecer, y que yo resumiría en una frase: “la reforma laboral se va a mantener en sus términos”.

Pero lo peor no fue lo que dijo el presidente, todo absolutamente predecible, ni siquiera que Piqueras renunciase a repreguntar, también predecible, sino la torpeza con que se expresó Zapatero. Cada vez de manera más insegura, más torpe, más aburrida y abstracta. En un momento dado Piqueras, tal vez consciente de su imagen lúgubre, dio paso a grabaciones en color con preguntas formuladas por gente de la calle y por famosos como Luis Tosar o David Villa. No se pierdan las respuestas del presidente a la pregunta de este último sobre el futuro de la minería: “…hasta que llegue el día en que el carbón llegue a ser una fuente autóctona de energía” y “Necesitamos ministros que defiendan el carbón”. ¿Qué más se puede añadir a semejantes despropósitos?

No acababa de salir Zapatero del ataúd-estudio de los informativos de Telecinco cuando Felipe González arrancaba una entrevista con Gabilondo en CNN+. Con la tranquilidad del que no es responsable de todo un país, González se mostró como en sus últimas apariciones en televisión: sobrado, altivo, incluso soberbio. Como debe ser todo gurú europeo que promociona un nuevo libro (“Mi idea de Europa”, RBA). Pues bien, lo que resultaba descorazonador y triste no era esa soberbia rampante, sino lo envolvente, anecdótico y bien construido de su discurso. En una pelea entre González y Zapatero, el primero tranquilamente le podría dar dos puñaladas de ventaja al segundo…


descodificador en twitter

octubre 2010
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031