El descodificador

Archive for mayo 2010

El día que se presentó en España el iPad, último prodigio tecnológico de Apple, se dio por extinguido de manera oficial al zampullín rojizo de Alaotra (Tachybaptus rufolavatu), un ave acuática que vivía en la isla de Madagascar y no pudo soportar la alteración de su hábitat y la presión de pescadores y cazadores. Imagino que a la mayoría de ustedes se la trae floja el zampullín rojizo y, sin embargo, están deseando tener en sus manos el super cool iPad. Normal. Entre un montón de huesos y plumas y un reproductor multimedia como éste, con memoria flash de hasta 64 GB, acelerómetro de tres ejes, conexión wifi y microprocesador de 1GHz, la verdad es que no hay color. Es ley de vida: unos nacen y otros palman. Los torpes e inadaptados que se niegan a evolucionar deben dejar paso a los seres superiores. ¡Bienvenido iPad! ¡Que te jodan, zampullín de mierda!

Lo más seguro es que ni usted, ni yo, ni nuestros hijos, vayamos nunca a Madagascar. Es decir, que el desaparecido pajarraco era una rareza anclada en el tercer mundo que ni nos iba ni nos venía. Sin embargo el iPad es un concepto universal capaz de reafirmarnos como especie superior, cada día más alejada de la primitiva naturaleza y más cómoda en la sociedad de la información, la teconología y las comunicaciones. ¿Qué gana usted, por ejemplo, observando al zampullín en una charca? Pues nada. Sin embargo nada más enchufar el iPad a la red eléctrica puede comenzar a comprar: que si contratar una tarifa con una compañía telefónica, que si unas canciones de Bimba Bosé en itunes, que si un programa para editar los videos de la comunión de sus hijos, que si…

Como diría Borja, el protagonista de “Qué vida más triste” (La Sexta), ¡el iPad es la vida! Y el zampullín, historia muerta. Como especie, el ser humano tiene muchos motivos para sentirse orgulloso, tanto por los avances tecnológicos que acumula como por su  capacidad para eliminar estorbos naturales: ¡sólo en 2009 se han extinguido 804 especies animales! Y si le queda alguna duda moral, que no debería, teclee en su espectacular nuevo iPad las palabras “zampullín rojizo de Alaotra” y verá como aparece en su flamante pantalla retroiluminada multitáctil una foto a todo color del avechucho aniquilado. ¿Para qué quiere más?

.

P.D.

Hablando de especies en peligro de extinción… El representante español en Eurovisión ha hecho, un año más, el canelo. No ya por la bazofia de canción que presentaba, a la altura de las del resto de los concursantes, sino por diseñar una coreografía tan patética que sólo se vino arriba cuando salió a escena Jimmy Jump y definitivamente convirtió todo en un esperpento. La prensa Noruega ha calificado de “bochorno nacional” la irrupción de Jump. La española debería hacer lo mismo con una canción como “Algo chiquitito”.

.

Un motivo para NO ver la televisión

Like a true nature child
We were born
Born to be wild
We have climbed so high
Never want to die
Born to be wild
Born to be wild

Hasta siempre a Dennis Hopper, el motorista nacido para ser salvaje de la inolvidable “Easy Rider”. ¡Keep on rockin´ Billy!

Tras el éxito del concurso de vídeos antibelicistas ¿Qué tal otro sobre rock and motos? Los dos primeros, montajes sobre la legendaria “Easy Rider”…

Anuncios
Etiquetas: ,

“El partido que yo aquí represento aspira a concluir con los antagonismos sociales,… esta aspiración lleva consigo la supresión del ejercito”.  Pablo Iglesias (Diario de Sesiones del 5 de Mayo de 1910)

“Olvida esto y ponte en Afganistán. Calor, tensión… estamos allí para dar seguridad y formar a su ejército. Aquel día protegíamos un lugar clave por donde pasa la ayuda humanitaria. Empezamos a recibir fuego. Respondimos y nos apoyaron los helicópteros. Pero di la orden de no abrir fuego aéreo: podría haber muerto algún civil. Fueron horas duras, pero supimos reaccionar y no sufrimos bajas. El mérito no es solo mío, es de cada soldado, de cada mando intermedio, de todo el equipo que formamos la familia militar”. La voz en off del anuncio del día de las Fuerzas Armadas (Badajoz, 29 y 30 de mayo) es la de Ignacio García del Castillo, comandante de infantería del ejército español. Intenta convencer a los televidentes de que detrás de cada acto heroico hay toda una fuerza… armada.


La historia que cuenta el comandante Castillo es magnífica, pero yo hubiese preferido una anécdota con algo más de acción. Por ejemplo aquella en la que a comienzos de diciembre de 2008 el ejército español mató, por error, a un soldado afgano. O esa otra en la que, un año después, confundieron a dos civiles con terroristas, matando a uno de ellos e hiriendo gravemente al otro. O aquella en que uno de nuestros soldados, al desmayarse, pudo accionar el disparador de un arma que acabó con la vida de otro civil afgano.

“Una oleada de austeridad recorre Europa”, titulaba el miércoles La Vanguardia en portada. No en nuestro ejército, que ha presentado estos días su nueva colección verano-otoño, vestuario de lujo que hace parecer al  mismísimo robocop un desarrapado. Nuevo chaleco, sensores que informan de la salud del soldado, visores nocturnos, enlace inalámbrico con el pelotón y, por supuesto, conexión con internet. ¿Se podrán bajar pelis de Stallone o Steven Seagal? El glamouroso proyecto, que coincide con la noticia de que Jean Paul Gaultier deja Hermés, se llama ComFut y se estrenará y pondrá a punto en esa magnífica pasarela de prácticas llamada Afganistán. ¿Su presupuesto? Nada: 24,5 millones de euros.

Accesorios de diseño para unos geyperman de lujo: mantener un soldado español en Afganistán cuesta alrededor de 1.304 euros al día (cifra que incluye dietas, alimentación, cama, transporte o material de combate y blindaje). Lo que quiere decir que sólo entre enero y septiembre de 2009 Defensa gastó 713 millones de euros en las llamadas “misiones de paz”, cuarenta más que el año anterior.

Minucias si lo comparamos con el presupuesto del Ministerio de Defensa para 2010 : 7.694,86 millones de euros, sin contar capítulos como los intereses sobre la deuda generados por el gasto militar, las partidas para investigación militar del Ministerio de Industria o el Instituto Social de las Fuerzas Armadas . Cifras que podrían parecer obscenas en un país que vive recortes sociales sin precedentes, y que se enfrenta a una de las crisis económicas más graves de su historia. Por eso cabe preguntarse si, en mayo de 2010, tiene sentido celebrar el Día de las Fuerzas Armadas.

.

P.D.

Definitivamente, Gallardón piensa que los madrileños son imbéciles. La ciudad que gobierna lleva años atascada, contaminada, agujereada, aturdida y endeudada, pero ahora resulta que el alcalde es ecologista: cambia su coche blindado de 600.000 euros por un ecológico híbrido Toyota de 29.000. ¿Un poco tarde, no?

El ambicioso y maniroto dirigente popular ha entregado la ciudad a los coches, ha ignorado las bicicletas y sus carriles, y se ha pasado por el forro la bajada de emisiones contaminantes. Hasta hace poco su ayuntamiento era el único en España con un vehículo oficial por concejal. Un ayuntamiento que acumula el 23,5% de la deuda de los ayuntamientos españoles, con 6.762 millones de euros a finales de 2009, cifra que  multiplica por cuatro las deudas de Barcelona y Valencia juntas.

Milton pensaba que la hipocresía es el único mal que camina invisible (salvo a los ojos de Dios). Cada vez que Gallardón se suba a ese Toyota debería recordar al poeta inglés, y pensar en lo que está convirtiendo Madrid: un paraíso perdido.

.

Un motivo para NO ver la televisión

Hoy, mis canciones antibelicistas favoritas…

1.- Eve of Destruction, de Barry Mc Guire.

2.- Where Have All The Flowers Gone, en la version de Pete Seeger.

3.- Masters of War. Bob Dylan, en versión de Pearl Jam.

4.- Give Peace a Chance, de John Lennon.

5.- Universal soldier, de Donovan.

Si usted se acoda en la barra de un bar, es muy posible que antes de que le sirvan la caña y la ración de callos haya escuchado esta frase: “los políticos son todos iguales”. Los tertulianos no se refieren al aspecto físico de nuestros líderes, lógicamente, sino a sus características profesionales, a la pasta de la que están fabricados. Quieren decir que todos son igual de hipócritas, de soberbios, de mentirosos, de corruptos, de interesados, de mediocres…Una teoría algo simplona que hoy, lamentablemente, gana peso con dos casos que aportan argumentos espectaculares. El primero, el lamentable altercado que se produjo en el Senado, una bronca más digna del burdel de un puerto filipino que de una Cámara de control e impulso político de un país europeo. El segundo, la entrañable complicidad que surge entre partidos teóricamente antagónicos, y a la greña, cuando se trata de saltarse leyes medioambientales: el PP y el PSOE de Castilla y León se han puesto de acuerdo para aprobar dos proyectos ilegales, que permitirán construir estaciones de esquí en espacios protegidos de gran interés natural.

En los informativos de La Sexta políticos de ambos partidos confirmaron la noticia: Las Cortes de Castilla y León han aprobado, por unanimidad, modificar la ley de Parques Naturales para poder construir una estación de esquí, de más de cien hectáreas, en el puerto de San Glorio, y para reabrir un proyecto en Valladolid que permita construir una pista de esquí en un bosque que, al haberse quemado recientemente, debería permanecer intocable durante 30 años. Ana Redondo, del PSOE de Castilla y León: “Castilla y león es una comunidad despoblada, es una comunidad que se queda sin gente sobre todo en el mundo rural y en los pequeños pueblos. Por lo tanto cualquier proyecto, aunque sea complejo, que pueda suponer empleo, que pueda suponer riqueza, que pueda suponer población, nosotros no vamos a impedir que ese proyecto se desarrolle”. Javier García Prieto, del  PP de Castilla y León: “Nacen más osos que niños. Nosotros queremos que sigan naciendo muchos más osos, pero que también nazcan muchos más montañeses y montañesas en esa tierra extraordinaria”

Resulta emocionante comprobar que, por una vez y sin que sirva de precedente, PSOE y PP se ponen de acuerdo. Es un placer, aunque el fin de esa tregua sea saltarse la ley, destruir la naturaleza, apostar de nuevo por el ladrillo y confundir la depredación medioambiental con el progreso. La excusa de estos políticos sin escrúpulos es que gracias a estos proyectos mastodónticos mejorará la economía de unas regiones abandonadas. Olvidan que esas zonas están abandonas precisamente por su desidia e ineficacia a la hora de dinamizar un mundo rural que agoniza.

Por cierto, algún día se valorará en toda su grandeza la barra de bar, el diván del pueblo llano…

.

Un motivo para NO ver la televisión

La librería

Autora: Penelope Fitzgerald.

Editorial: Impedimenta.

Fitzgerald, nada que ver con Francis Scott, cuenta la historia de Florence Green, una mujer madura que, en 1959, sueña con abrir una modesta librería en el pequeño pueblo costero de Suffolk. Compra un edificio cochambroso, con fantasma incluido, y contrata como ayudante a una niña de diez años. Poco a poco el pueblo entero se pone en su contra y, a partir del momento en que la librería pone a la venta “Lolita”, de Nabokov, los vecinos sabotean el proyecto de forma educada pero implacable.

“La librería” es una novela sobre el amor a los libros, pero también sobre la mezquindad humana. Y sobre la capacidad de los pequeños núcleos urbanos para acumular ignorancia, envidias y mentiras. Deliciosamente deprimente.

Los últimos días del pasado mes de abril la mayoría de televisiones y radios de España llamaron a Sebastián Álvaro, creador y ex director del legendario programa de TVE “Al filo de lo imposible”, y una autoridad en el mundo del montañismo, para pedirle su opinión sobre la muerte de Tono Calafat en el descenso del Annapurna. Todas menos TVE y RNE. Álvaro, uno de los 4.200 trabajadores que abandonaron TVE con el famoso expediente de regularización de empleo socialista, está vetado en la que, durante 40 años, fue su casa. “Me voy porque me echan”, dijo entonces. Un año y medio después de abandonar TVE, Álvaro ha dejado de recibir el dinero de la indemnización que le correspondía por el ERE. Le acusan, a él y a otros ex trabajadores de la casa (Andrés Aberasturi, Quique Guasch…), de colaborar, aunque sea de manera gratuita, con diferentes medios de comunicación.

“Nos despidieron, nos han perseguido y ahora quieren dejarnos de pagar. Es algo inquisitorial”, asegura un Sebastián Álvaro que ofrece hoy una rueda de prensa en la que anunciará que demandarán a TVE “por haber dejado de pagar la indemnización del último ERE”. En TVE han solicitado su presencia para que expliquen ante el Consejo de Liquidación (bonito nombre para un órgano creado para supervisar despidos) sus colaboraciones: “en contra de lo previsto en el ERE están realizando actividades que vienen a incumplir esa prohibición de concurrencia”, asegura un comunicado de TVE.

El Descodificador ha hablado con Sebastián Álvaro…

– ¿Se marchó de TVE o le echaron?

Es evidente que nos echaron. Eso no lo discute nadie y sólo con la boca pequeña se dice que fue un ERE voluntario. La realidad es aplastante, a los dos ERES anteriores, que sí fueron voluntarios, se acogieron un 50% aproximadamente de los trabajadores afectados. En este ya dijeron desde un principio que deberían irse, sí o sí, los casi 4200 que estábamos afectados. Fue un trágala, en el que sufrimos todo tipo de presiones y amenazas.

– ¿En qué consistía exactamente la prohibición de trabajar mientra cobraban la indemnización? ¿Es legal esa cláusula?

La otra cuestión que hace este ERE diferente a los anteriores es una cláusula, la 4.07, que viene a prohibirnos desarrollar cualquier actividad profesional que ellos consideren que es “competencia directa” con RTVE. Pero esa cláusula de no concurrencia apenas se aplica en España y en los casos extremos que se hace, son a determinadas personas que pueden llevarse informaciones valiosas y siempre bajo el artículo 21 del Estatuto de los Trabajadores: es decir, pagándola aparte y por un periodo máximo de 2 años. Es evidente que eso no se cumple en nuestro caso pues no percibimos ninguna cantidad por este concepto y en algún caso (en el de los trabajadores que cumplieron 52 años) se pretende aplicarla durante 13 años. Resulta cuanto menos curioso que los grandes directivos de la Corporación, los que pueden tener acceso a esa información privilegiada, puedan irse a trabajar al dia siguiente a empresas de la competencia y sin embargo a los trabajadores de a pie se les niegue el derecho a trabajar. Nosotros fuimos despedidos, como lo demuestra la palabra “extinción del contrato de trabajo” y la cantidad que recibiamos era nuestra indemnización. Nos parece obvio y, lo más importante, les parece a los más importantes juristas en derecho laboral de nuestro país, que esa cláusula es nula de derecho. Y además es abusiva, lesiona el derecho al trabajo y limita la libertad de expresión consagrada en la constitución de nuestro país.

–  ¿Cuando dejó de cobrar la indemnización y qué motivo le han dado en TVE?

Desde octubre no recibo un euro de mi indemnización. El burofax alude a motivos de una página de internet, que vino a hacerme una entrevista y yo, por supuesto, no me negué. Y nunca me voy a negar. A algunos compañeros les han negado por escrito esta posibilidad. Es decir, a decir lo que pensamos libremente, sea en una radio o en cualquier otro medio de comunicación. Ese derecho, la libertad de expresión, es sagrado. Y desde luego ningún periodista puede renunciar a él. Es decir alegamos indefensión, pues sólo un juez puede decidir que no cobramos, como le ocurre a cualquier trabajador despedido, y además estamos convencidos de que esta clausula no es aplicable en nuestro despido.

– ¿Se siente perseguido?

Me siento perseguido y confuso. Entré con 17 años en TVE, tuve una trayectoria profesional impecable, creando una de las mejores marcas de la televisión en España, como pueden dar fe la multitud de amigos que todavía me quedan en esa casa. Sólo conocí la represión en tiempos del franquismo, por defender los derechos democráticos y los de los trabajadores. En un momento determinado, sin que sepamos porqué, se decidió desprenderse del talento y del esfuerzo de los mayores de 52 años, y se nos despojó de cuanto teníamos en esa casa, que eran nuestros proyectos y nuestras ideas, hasta el punto de dejarlas irreconocibles. Unos años después ya se ha visto que fuimos sacrificados por nada, y lo peor es la situación que actualmente viven los trabajadores de la radio y televisión públicas. Y para los que debemos ser un ejemplo: si son capaces de darnos este trato a personas que, literalmente, dimos la vida por Televisión Española ¿qué no harán con los nuevos chavales a los que se les regatea todos los días sus derechos y el propio trabajo? ¿Cómo se creen que serán despedidos ellos?

Y sí. Creo que soy perseguido. Y sé porqué lo soy. Porque fui crítico desde el principio con el desmantelamiento de RTVE. Fui apercibido en los despachos. Y por eso ahora vuelvo a ser represaliado. Se me ha elegido chivo expiatorio, en mi opinión, para dar un castigo ejemplarizante. Esos tiempos creí que definitivamente estaban olvidados en España. Se trata de ponernos de rodillas. Y con algunos me temo que lo han logrado, pues sin ese dinero hay gente que no aguanta un mes. Pero el atropello no puede imponerse a la razón ni a la justicia.

– ¿En qué consiste la demanda que plantean contra TVE?

Es una demanda de cantidad, es decir por lo que no nos pagan (que en mi caso es todo), y por tanto debe ser individual. Pedimos que se declare nula esa cláusula y por tanto se condene a TVE a pagar las cantidades de nuestra indemnización. Lo que supone que 4200 personas recuperarán la posibilidad de, si quieren, rehacer su vida profesional.

.

Entiendo a Álvaro. Y le entiendo porque me recuerda a mi amigo Pere Joan Ventura , un tipo que tiene talento: ganó un Goya con su documental “El efecto Iguazú”. Pero también tiene un defecto enorme: pasa de los 52 años. Según el PSOE, demasiado viejo para la televisión pública. La perspectiva de ser arrinconado y la inmejorable oferta económica le hicieron acogerse al ERE. Una pena. Teniendo en cuenta que Woody Allen tiene 74 años, Clint Eastwood 79 y Martin Scorsese 67, es posible que Pere Joan aún hubiese podido aportar algo al cine  español, ¿no creen?

Espero sinceramente que Álvaro, Aberasturi, Guasch  y compañía ganen el juicio. Y que podamos seguir disfrutando de un talento del que políticos y burócratas nos quieren privar.

.

Un motivo para NO ver la televisión

Roy Buchanan

Cd: Roy Buchanan.

Buchanan es uno de los más grandes guitarristas blancos de blues de todos los tiempos, con un nivel sólo comparable al de Clapton, Jeff Beck o Michael Bloomfield. Enseñó a tocar a Robbie Robertson, y estuvo en la primera formación de The Band. Un virtuoso que, lamentablemente, nunca consiguió el reconocimiento del gran público, seguramente por su carácter depresivo y su gran pureza con las seis cuerdas. Tras una vida atormentada, y graves problemas con el alcohol, murió en prisión en extrañas circunstancias con 49 años. Para entones ya había registrado algunos discos magníficos. Éste es el primero de ellos, una bomba grabada en 1972.

Como cada año, la romería de El Rocío ha terminado a hostias. Los fieles, hasta arriba de fervor religioso y de rebujitos, se han liado a mamporros. Un espectáculo dantesco de violencia desbordada que, cualquier día de estos, se cobrará alguna vida en la más pura tradición de las estampidas que se producen en La Meca. Como un rebaño de ñús atravesando el río Mara, los machos almonteños no dudan a la hora de utilizar codos, rodillas y puños para alcanzar el éxtasis, es decir, poner los dedos en la Virgen Blanca. Eso que a mí puede parecerme una gilipollez de las gordas, tocar una estatua, para otras personas es una forma de vida: “esto es con lo que nos han criado desde chicos, lo que esperamos todo el año”, susurra un energúmeno con la camisa hecha jirones. Respetémosles, por consiguiente, tanto como ellos sin duda van a respetar este post. Lo que no quita que viendo imágenes como éstas entendamos perfectamente que en los últimos veinte años se haya duplicado en España el número de sectas satánicas.

Continuemos en el mundo de la ficción… Nos vendieron el último capítulo de “Perdidos” como el momento cumbre de historia de la televisión, un hito en el mundo de la ficción, la meca de la imaginación audiovisual, la perfección convertida en serie. Y resulta que no, que el final de “Lost” fue un desastre. Primero, porque fue poco más que una versión yankee del desenlace de “Los Serrano”, es decir, un ejemplo de mediocridad y ausencia de talento. ¿Estaban muertos o estaban de parranda? ¿La isla era un purgatorio con palmeras? ¿Los osos blancos protagonizarán un spinoff? Y segundo, porque los “losties” aseguran que todas las respuestas a preguntas generadas en las seis temporadas, 121 capítulos, se encuentran en la parte del capítulo final que Cuatro… ¡no emitió!

¿Cómo, que Cuatro se saltó una parte del capítulo final? Eso parece. Un error en la emisión robó seis minutos a los fans españoles que se habían pegado el madrugón (se emitió a las 6.30 de la mañana). Uno de los muchos que se produjeron en tan señalado acontecimiento, ofrecido nada más y nada menos que a 57 países de manera simultánea. Los fallos en la chapucera retransmisión ibérica consistieron en imágenes pixeladas o congeladas, fallos en la sincronización de los subtítulos y escenas que, directamente, estaban sin subtitular. Un desastre que convirtió ese último capítulo en el peor final de una serie en la historia de la televisión. Y que hizo que las redes sociales se movilizaran de manera violenta creando grupos como éste: “A mí también me ha timado Cuatro con el último capítulo de Lost”.

Un final de “Perdidos” considerado “decepcionante y desconcertante”. Para mí, el final que merece una serie que apuntó muy alto en los primeros capítulos, y que se fue diluyendo a medida que las tramas se hacían más confusas, enrevesadas e inverosímiles. Un producto elevado a los altares de la televisión gracias al marketing.

.

P.D.

En el Telediario 2 (TVE) Pepa Bueno sigue repitiendo, tres días después, las imágenes de la brutal cornada en la boca al torero Aparicio. Pero como se trata de la televisión pública, un derroche de imaginación, anoche añadieron la cornada, también muy grave, a un recortador en una plaza de Navarra. Un detalle de calidad y de criterio.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Cuentos de las orillas del Rin.

Autores: Erckmann-Chatrian.

Editorial: Reino de Redonda.

Tengo la sensación de ser el único comprador de los libros de la editorial Reino de Redonda, un proyecto impulsado por Javier Marías. Los autores de las reseñas de estos títulos suelen presumir de que el propio escritor les ha mandado el ejemplar. Después de pasar por caja puedo decir que me gustan, y mucho, las historias algo macabras, muy misteriosas, de esta pareja de escritores de la Lorena franco-alemana. Y que cada vez me aburren más las ediciones de Reino de Redonda, con sus monótonas cubiertas de títulos descentrados, su papel excesivamente satinado y sus presuntuosos apéndices. Las ventajas de comprar los libros es que puedes decir de ellos lo que quieras…

Erckmann y Chatrian escriben relatos inquietantes que, según asegura Marías en el prólogo, causaron admiración en Lovecraft. Palabras mayores. Pero que el lector no espere descripciones sangrientas, fantasmas arrastrando cadenas o pesadillas vividas en caserones góticos. Erckmann y Chatrian dominan el misterio de lo habitual, de lo cotidiano (en 1850), es decir, de un pintor inspirado, de una música deliciosa o de unos buenos bebedores compartiendo mesa. Cuentos que nos hacen un poco más dificil conciliar el sueño.

En 1974 Jon Landau, crítico de la revista norteamericana Rolling Stone, escribió al salir de un concierto: “hoy he visto el futuro del rock and roll y su nombre es Bruce Springsteen”. 36 años después, este modesto bloguero sale del cuarto de baño, donde ha permanecido por espacio de catorce minutos leyendo una página del periódico, y escribe: “Hoy he visto el futuro del socialismo y su nombre es José Bono”.

El baño es el de mi casa, el periódico El País, y la página leída incluye una noticia firmada por José María Irujo titulada así: “Porcelanosa pagó obras de El Pocero en la Hípica de Bono”. Una información densa y jugosa, con tantos datos, cifras, empresas y giros de guión que exige varias lecturas. Tantas como para que, pese a tener los intestinos vacios, se me revuelvan las tripas. Les resumiré el caso: José Bono, socialista, presidente del Congreso de los Diputados y dueño de la rentable Hípica Almenara, es “el hombre que susurra al oído de los poceros”.

Bono es un socialista de derechas. En el PSOE das una patada a un bote y te salen 20 ó 30 socialistas de derechas. Felipe González, que es un visionario y un gurú de calado internacional, supo anticiparse a los tiempos actuales y nombró en 1982 a Miguel Boyer ministro de Economía. González cree tanto en el socialismo de derechas que hasta tiene cortijo: es el presidente del Consejo de Participación de Doñana. ¿Será rociero y “saltará la reja”? No todos los socialistas de derechas comulgan, como Bono, pero sí todos están de acuerdo en que el socialismo moderno consiste en igualar el nivel económico del pueblo “por arriba”. ¿Por qué conformarnos con un sueldo justo, una sanidad digna y una enseñanza de calidad? El nuevo socialismo mira mucho más allá que el austero Pablo Iglesias, puesto que ve con buenos ojos que un militante socialista sea propietario de una hípica como la de Bono, capaz de ganar en cuatro años 1.258.000 euros. O que, como Bono, sea capaz de reunir en diez años un patrimonio inmobiliario (nueve viviendas, un local comercial y tres parcelas) valorado en seis millones de euros.

Aprovechando las circunstancias, y en un desesperado intento por tapar el Gürtel con una cortina de humo, el Partido Popular ha organizado una campaña para desprestigiar a Bono. “Ya se desprestigia solo”, pensarán algunos de ustedes. Pero lo cierto es que entre los “amigos del alma” y el ex presidente de Castilla-La Mancha parece que hay diferencias, tantas como para que en el primer caso las juzgue un tribunal y en el segundo, los votantes de izquierdas que le queden al PSOE. Mientras no se demuestre lo contrario, Bono no un corrupto, sino un socialista de derechas. Que es algo muy diferente, ¿verdad?

Ser de izquierdas en las condiciones de Bono tiene que ser una pasada. Buenos restaurantes, caballos de raza, cochazos, chófer, vacaciones exclusivas en espacios protegidos, patrimonios millonarios, jubilación en empresas privadas… El futuro del socialismo. Otro socialista de derechas, Jaume  Roures, productor de cine y televisión, dueño de un periódico y una cadena de televisión de pago y accionista de otra en abierto, regalaba el sábado con su diario “La crisis del capitalismo”, de Karl Marx. En la página 84 de este delicioso librito el pensador alemán define con gran precisión, en apenas una docena de palabras, el momento que vivimos. Y el socialismo de derechas: “Cuando los hombres producen para sí mismos, en efecto, no hay crisis”.

.

Un motivo para VER la televisión

Discursos del Presidente José Bono. 1983-1995.

Autor: José Bono.

Editorial: Castilla-La Mancha.

Encuadernación primorosa, tapa dura, sobrecubierta con imagen de Cabañeros y elegante marca páginas de tela roja para un libro de formato recio y 1.630 gramos de peso. Se nota que el Servicio de Publicaciones de la Comunidad de Castilla-La Mancha no reparó en gastos a la hora de editar este clásico de la megalomanía humana. Todo un best seller que obligó a lanzar otros tres tomos, con los discursos de Bono en los años 1995-1997, 1997-2.000 y 2.000-2002.

A lo largo de las más de 500 páginas de este volumen, el lector ávido de lugares comunes, tópicos y frases huecas puede disfrutar como un energúmeno. Destacaría las imágenes, decenas de  fotografías a todo color, en las que se puede ver a José Bono en solitario, posando con porte hidalgo, o acompañado de personalidades tan ilustres como los Reyes de España, el Cardenal Primado Don Marcelo González, Sara Montiel, José Luis Perales o Luis Cobos.

El lector masoquista, que lo hay (recuerde que se editan libros de Juan Manuel de Prada, Lucía Etxeberría y Ana Rosa Quintana) puede adquirir un ejemplar vintage de los discursos de Bono a través de Iberlibro al módico precio de 60 euros. Una ganga. Si lo abre por la página 227 sabrá que el 1 de julio de 1993, en Santander, José Bono dijo: “Me define una doble condición. Condición de socialista y condición de castellano-manchego. Como socialista, no tengo catecismo pero respeto a los clásicos. No me preocupa estar de parte de Pablo Iglesias sino, más bien, saber si él estaría hoy aquí de nuestra parte”.

.

P.D.

El pasado sábado el diario Público salió al kiosko en clara inferioridad con respecto a sus rivales: no tenía ni anuncios de putas en el interior, ni fotografías de toreros medio muertos en su portada. La imagen de Julio Aparicio convertido en pincho moruno por obra y gracia de Opíparo, el toro que le atravesó la boca en Las Ventas, ocupó las portadas de todos los periódicos. Menos Público. En televisión, la cornada sigue ocupando espacio en los informativos de todas las cadenas cuarenta y ocho horas después, con las imágenes repetidas una y otra vez, y ralentizadas, para que el telespectador pueda ver con todo lujo de detalles cómo el pitón atraviesa la región submandibular, rompe la lengua, destroza el paladar y, finalmente, sale por el maxilar superior haciéndolo pedazos.

“Hubo una cornada en Las Ventas, y no podemos robar esa información al lector”, responderán ante la acusación de amarillismo los diarios “serios”, esos que incluyeron la foto en portada. La imagen es desagradable, de acuerdo, pero todo sea por estar bien informado ¿verdad? Esto quiere decir que los que leemos Público estamos mal informados, ¿no es así? Sin teléfonos de putas y sin ver la cornada a Aparicio no sé ni cómo nos atrevemos a salir a la calle, la verdad.

Dicho esto, reconozco que si yo fuese director de un periódico hubiese publicado la foto. Pero con ánimo de vender más periódicos, no de informar a nadie de nada. No me gustaría terminar como el legendario diario El Caso, que cerró por razones obvias: perdieron la exclusividad del crimen, del accidente mortal, de la sangre. Los periódicos “serios” comenzaron a incluir sucesos en sus páginas y el pobre Caso, huérfano de contenidos, se fue desangrando, qué ironía, hasta morir.

La noticia revuelve mis patrióticas entrañas: los vecinos de Agallas, un pueblo de Salamanca, quieren ser extremeños. Están cansados de las falsas promesas de progreso y bienestar que les hacen los políticos de su comunidad. Aseguran que la atención sanitaria que reciben es lamentable, y el estado de sus carreteras, penoso. El deseo de estos 187 salmantinos, materializado por unanimidad en un acuerdo plenario, es que su localidad deje de pertenecer a Castilla León y pase a formar parte de Cáceres. ¿Hasta dónde vamos a llegar?

Soy un patriota, y decisiones como ésta me desconciertan. Debemos sentirnos orgullos de nuestro país, de nuestra forma de vida, respetar a nuestros líderes ¿No es cierto? Motivos para confiar no nos faltan… Hace poco el Gobierno nos pidió que, pese a la crisis, continuásemos consumiendo alegremente porque esa era la única forma de que no se detuviese la maquinaria económica. Yo no le hice caso, y seguí consumiendo como siempre, de manera razonable y dentro de mis posibilidades. Ahora ese mismo Gobierno nos pide que, mientras congela pensiones, recorta sueldos y elimina ayudas sociales, realicemos un “esfuerzo colectivo” sin precedentes. Y la verdad es que no sé si me apetece. Veo que la gente a mi alrededor gastó de más cuando pidieron consumir, y ahora que piden ahorrar ya no tiene con qué hacerlo. El presidente del Gobierno asegura que aumentará “los impuestos a las rentas más altas”, pero no dice ni cuándo ni cómo. Y la Vicepresidenta Económica, al preguntarle si podría aclarar cuáles consideran que son las rentan más altas, sólo ha acertado a decir dos palabras: “evidentemente, no”.

Soy un patriota, pero de alguna manera entiendo a los vecinos de Agallas. Y eso me preocupa… ¿Acaso no tengo sentido de Comunidad, de Estado? ¿No soy suficientemente español? ¿Soy un bastardo egoísta, una rata desleal e insolidaria? ¿Por qué me siento tan poca cosa al lado de hombres tan sensatos e influyentes como el Rey, Zapatero, Rajoy, Díaz Ferrán, Botín, Matas, Bono, Salgado, Cospedal, el juez Varela y el resto de gurús ibéricos?

Soy un patriota, pero no sé hasta cuándo podré seguir siéndolo. Resuenan en mi cabeza las palabras de Samuel Johnson en la que nos recordaba que “el patriotismo es el último refugio de los canallas”. Cáceres es un paraíso, con sus dehesas y sus embutidos, pero quizá esté demasiado cerca. ¿Qué tal Suiza? Mejor las islas Caimán. O Barbados. ¿Mónaco?


.

P.D.

Nadie diría que Telecinco y Prisa son socios (o eso creen en Cuatro). En cuanto Vasile ha visto una heridilla en el costado de una empresa de Cebrián, le ha faltado tiempo para meter el dedo y hurgar con saña: acaba de fichar a Paco González, el definitivamente ex-director del programa radiofónico “Carrusel Deportivo” (Cadena Ser), para que se incorpore al equipo de J.J. Santos y retransmita el mundial de fútbol desde Sudáfrica.

Cuentan que la ruptura entre González y la Ser no ha sido agradable. Los rivales de Prisa aprovechan para ofrecer detalles morbosos que, francamente, me importan un pimiento. Sólo encuentro un motivo de alegría en esta noticia: es posible que J.J. Santos disfrute de menos tiempo delante del micro en el próximo mundial…


descodificador en twitter

mayo 2010
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Anuncios