El descodificador

Archivo para noviembre 30th, 2009

La portada de ABC del sábado 28 de noviembre de 2009 debería suponer un antes y un después en la historia del diario del grupo Vocento. Y del periodismo español. En esa portada se lee, sobre  una foto de Diego P.V., el siguiente texto: “La mirada del asesino de una niña de tres años. Tenerife llora la muerte de Aitana, que no superó las quemaduras y los golpes propinados por el novio de su madre”. Hoy, sólo dos días después, Diego P.V. está en libertad. La niña ni fue maltratada, ni violada, ni asesinada. Murió como consecuencia de un coágulo que le produjo un golpe en la cabeza con un columpio.

 


 

Con haber esperado dos días, solo dos días, el tiempo que ha tardado en practicarse la autopsia, hubiese sido suficiente. Pero para qué esperar dos días, cuando podían tener el mismo sábado en portada “la mirada del asesino”. En esta ocasión no estamos hablando de columnistas tendenciosos, de editoriales alarmistas o de miserias similares. Cada uno elige el periódico que lee. Hoy hablamos de no respetar el principio de presunción de inocencia. Y de condenar desde un periódico a un hombre inocente. Ahora está hundido, y su familia, deshecha. Diego P.V. ha tenido que cambiar de domicilio y está siendo protegido por la guardia civil. Miles de personas han escupido en su rostro de papel.

“Estoy avergonzado de mi profesión”, asegura Melchor Miralles, director de Veo 7, en “Los desayunos de TVE”. Seguro que Miralles ha tenido muchas oportunidades a lo largo de su extensa carrera para tener esa sensación, el 11M sin ir más lejos, pero ha sido ahora cuando ha entonado el mea culpa. Nunca es tarde. Miralles reparte las culpas, algo que no exime de responsabilidades, y reniega de “la costumbre que tenemos los medios de dar por buenas, sin hacer ningún tipo de comprobación, las informaciones oficiales”.

Pero volvamos a ABC, y su portada con “la mirada de un asesino”. El daño ya está hecho, evidentemente, pero se debería reflexionar sobre dos cuestiones importantes. Primero, preguntarnos si es posible que los medios implicados reparen de alguna manera a las víctimas de estas informaciones falsas. Segundo, recordar que el único que puede castigar realmente estas prácticas sensacionalistas es el lector.

 

 

La Sexta nos mima. Este fin de semana tiró la casa por la ventana y regaló a su público dos momentos de televisión para el recuerdo. El sábado emitió una joya para cinéfilos, la película “La salchicha peleona” (de los mismos productores que “Dos tontos muy tontos”), donde se repartieron mamporros a tutiplén. El domingo, la primera entrevista que concedía el presidente del Gobierno a una televisión en cinco meses, entrevista que se convirtió de inmediato en un clásico del periodismo mamporrero. Les confesaré que he titulado con el primer acontecimiento por cuestión de marketing: tiene más tirón una salchicha beligerante que un presidente pusilánime.

Además, en medio de todo este lío de frankfurters en pie de guerra y presidentes mortecinos, una filial de La Sexta (Gol Tv) emitió el partido del siglo, que como todo el mundo sabe tiene lugar dos veces al año. Ganó el Barcelona. Al Real Madrid le pasa como a Zapatero: mucho equipo pintón, mucho galáctico, mucho gesto efectista… pero no enamora, no tiene carácter, no se impone. Los obispos, la banca, los empresarios y hasta la oposición, que ya es decir, se suben a las barbas del presidente.

Todos se suben, menos Mamen Mendizábal, que las mece: fue la encargada de presentar el publirreportaje que emitió La Sexta. Porque la verdad es que no se puede hablar de entrevista. Mendizábal se limitó a proponer temas, de los que Zapatero opinó sin límites de tiempo. Cuando no era así, Mendizábal recogía opiniones negativas de la oposición, a las que Zapatero respondía con una paciente media sonrisa. En la recta final, una tanda de banalidades (“¿se recicla en Moncloa?”) para dar una dimensión humana al personaje.

La pantomima tuvo lugar en un lugar de Moncloa que trae muy buenos recuerdos a Zapatero: la sala donde anunció la retirada de las tropas españolas de Irak, uno de sus primeros golpes de efecto. El sitio ideal para una promo de proporciones mastodónticas. No hubo periodismo, sólo complicidad con un vergonzoso y vergonzante ejercicio de marketing político. Disfruten con algunas de las preguntas…

- ¿Qué medidas piensa poner en marcha para sacar a la gente del paro?

- Entonces ¿no es verdad que haya mala relación entre la Vicepresidenta y la Ministra de Defensa?

- No le encuentro temeroso por su excomunión debido a la ley de aborto…

- Hablemos de la Unión Europea… ¿Por qué le gustaría ser recordado?

- ¿Su familia va a contribuir a que se presente a una nueva elección?

- Se ha publicado que usted juega al baloncesto, pero creo que lo que de verdad usted hace es running… Me han dicho que hasta compra revistas.

Les evito las respuestas: sé que son ustedes lectores inteligentes y están muy ocupados. Mi pudor es tal que ni siquiera haré sangre con las pausas publicitarias, en las que se mantenía la entrevista (¿) en una pequeña ventana del margen superior izquierdo. Como en la Formula 1 o “El hormiguero”. Difícil encontrar un momento tan surrealista en la televisión moderna.

“La izquierda está un poquito lastimada”, aseguraba Juan Gelman en una entrevista en Público. Y yo no tengo mucho más que añadir, salvo que buenas noches y buena suerte, señor Zapatero. La va a necesitar.

 

P.D.1

“Se nos ve demasiado el plumero”, reconoció el Follonero sólo unos minutos después de la supuesta entrevista a Zapatero, ya dentro de un “Salvados” que por un día se convirtió en un “programa de derechas”. En los primeros dos minutos ya habían sido más críticos que Mendizábal en toda la hora anterior: “Zapatero, perdónanos, como nosotros perdonamos tu gestión de la crisis”, rezaron a dúo Follonero y Buenafuente. Momento enorme, por cierto, el de Cristina Schlichting contando como le habla el moco vaginal… Desarrollaremos en tema en un post monográfico.

P.D.2

“África no destaca por su manicura”, dijeron en Intereconomía, una de esas cadenas tan estéticas y maravillosas a las que tenemos acceso gracias a la TDT. ¿Hablaban de belleza, de moda? No. Hablaban del sida, y de las dificultades que tienen los pobres africanos, torpes, analfabetos y con uñas como mejillones, para ponerse los condones sin rajarlos en mil pedazos. Podía ser una frase de Himmler (“los judíos no destacan por su manicura”), pero era una frase de Intereconomía, la cadena que da asco. Nos lo contó un lector (Santo) en los comentarios al post del jueves. Y la verdad es que no tiene desperdicio…

P.D.3

“¿Tenía enemigos?”, se preguntó María Teresa Campos en el “homenaje” a Nino Bravo que le dedicó Telecinco. Una cuestión que era toda una declaración de intenciones. ¿Qué mejor momento que ahora, 36 años después de su muerte, para plantearse esa pregunta? La hija del cantante, sentada en el plató, miraba sin terminar de comprender las intenciones de Campos. ¿Le despellejarían? ¿Le adularían?

 

Un motivo para No ver la televisión.

Carolyn Mark and N.Q. Arbuckle.

Cd: Let´s Just Stay here.

Una bellísima carátula para un disco demoledor.  Carolyn Mark nació en Sicamous, un pequeño pueblo del Canadá profundo, cerca de la frontera con Montana. Bosques, nieve, osos, carreteras sin curvas… Una perfecta desconocida que ha grabado una colección de canciones tan sencillas como hermosas, que van mucho más allá del country alternativo en el que algunos trataran de encasillarlas.

La voz de Carolyn Mark se alterna a la perfección con la de NQ Arbuckle, compartiendo protagonismo en un álbum que no debería pasar desapercibido.


noviembre 2009
L M X J V S D
« oct   dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 107 seguidores