El descodificador

Posts Tagged ‘Miguel Ángel Rodríguez

El que fuera perro de presa de Aznar, un hombre imponente, todo soberbia, todo arrogancia, todo engreimiento, perdió de un plumazo esa prestancia y ese esplendor al sentarse en el banquillo de la Audiencia Provincial de Madrid. ¡Quién le ha visto y quién le ve! Delante de la fiscalía, el altanero bocazas se arrugó como una pasa, se encogió como un gusano y tuvo que ajustarse el velcro de  los pañales, descompuesto ante la posibilidad de pasar dos años a la sombra. Es Miguel Ángel Rodríguez, el increíble tertuliano menguante.

Ex secretario de Estado de Comunicación del PP y tertuliano ultra en diferentes cadenas, Rodríguez por fin se ha sentado en el banquillo de los acusados. La fiscal pide para él dos años de cárcel por llamar “nazi”, en repetidas ocasiones y en el programa de TVE “59 Segundos”, al doctor Luis Montes. Ante el juez, el acusado demostró toda su grandeza: primero se acobardó y negó su insulto, que afortunadamente quedó grabado para la posteridad, y después trató de justificar su actitud describiendo el tipo de debate en el que tuvo lugar. “El espectador de este tipo de programas ya sabe lo que va a ver. No estaba en el auditorio Miguel de Unamuno de Salamanca”.

¡Pobres zoquetes los telespectadores de la televisión pública! Y pobre don Miguel de Unamuno, olvidado por la mayoría y maltratado por la escoria. Millán-Astray le acorraló al grito de “¡Abajo la inteligencia!” y, décadas después, otro individuo con ínfulas autoritarias y mirada torva vuelve a ensuciar su nombre en un burdo intento por distraer y disimular sus propias fechorías. “No hay, en efecto, tonto bueno”, resumió sabiamente el propio Unamuno.

“Nazi, nazi, nazi”, ladraba entonces un Rodríguez transmutado en Millán-Astray. “Los debates funcionan así… Nos decimos lindezas… Nos piden que seamos vivos, locuaces, agresivos”, asegura ahora, perdida la compostura, un tertuliano valeroso que no duda en pasar la patata caliente de la ofensa y la injuria a los responsables de los programas. Seamos positivos: en pleno canguelo, el escudero de Aznar muerde la mano que le da de comer y desnuda las miserias de los tertulianos: “Seguramente a los programas de TVE deberíamos ir más preparados, pero no es así. Tienes cinco debates a la semana y no te da tiempo”, asegura, estremecido por un rechinar a sus espaldas que suena a goznes de celda.

En un país civilizado, donde las televisiones tuvieran  principios éticos y los telespectadores criterio, la foto de Miguel Ángel Rodríguez estaría pegada en la cabina de seguridad de todas cadenas con esta frase superpuesta: “Prohibida terminantemente la entrada”. Pero no vivimos en un país cabal, las televisiones carecen de moral y los telespectadores de criterio. El careto de Miguel Ángel Rodríguez seguirá apareciendo con asiduidad en unas tertulias a las que, sin duda, “debería ir más preparado”. A no ser que no tenga suerte en el juicio y, como sucede con los tertulianos que charlan con Gemma Nierga desde la prisión de Valdemoro, se vea obligado a entrar en los debates vía telefónica…

.

P.D.

Vuelven las conspiraciones. Ya saben, los peones negros, las mochilas, la manipulación… “Nuestros rivales se han unido en una conspiración mediática”, dicen, como un solo hombre, Paolo Vasile, Pedro Piqueras y Juan Pedro Valentín. La declaración, que tuvo lugar durante la presentación de la integración de las redacciones de informativos de Telecinco y Noticias Cuatro, está cargada de amargura. ¡Pobre cadena amiga, marginada por el resto de colegas audiovisuales! ¡Triste Telecinco, que en 2010 apenas consiguió un beneficio neto de 70,5 millones de euros, un 45,6% más que durante 2009!

Una única duda: ¿Qué pinta en esa foto de las Azores Juan Pedro Valentín? Para aguantar a esos dos pájaros no basta con forrarse el riñón. Hay que tapizarse el hígado, empapelarse el bazo y hasta recubrirse con Albal el páncreas. Que así sea…

.

Un motivo para NO ver la televisión

Steve Earle.

Cd: I´ll Never Get Out Of This World Alive.

Steve Earle acaba de publicar su mejor disco en años. Lo cual, tratándose de quien se trata, no es moco de pavo. Earle es una leyenda viva en la que se dan cita la fuerza de Springsteen, la autenticidad de Townes Van Zant, el talento de Dylan, la sensibilidad de Guy Clark, el aplomo de Johnny Cash… Steve Earle es uno de los grandes, y este “I´ll Never Get Out Of This World Alive” la demostración de que sigue vivo y bien.

En su disco número quince Earle no hace nuevos experimentos. Recopila lo aprendido a lo largo de los años e incluye canciones de diferentes pelajes. Algunas magníficas baladas suenan a cantautor clásico, otros temas podría firmarlos el Keith Richards que bebía con Gram Parsons, en alguna la voz ha sido distorsionada y en otras las mandolinas y pedales recuerdan los días de la Del McCoury Band. Todo en dosis prudentes, sin una distorsión innecesaria o unos coros de más. Earle ha pisado el freno, ha escrito once grandes canciones (las primeras originales desde el 2007), se ha puesto en manos del productor T-Bone Burnett y ha grabado un disco monumental.

Pero aquí no terminan las buenas noticias. Earle publicará su primera novela, con el mismo título que el disco, el próximo día 12. Y tiene muy buena pinta: cuenta la historia de un médico que es perseguido por el fantasma de un antiguo paciente llamado… Hank Williams.


“This city” esta dedica a Nueva Orleans e incluida en este álbum y en la banda sonora de la serie de HBO “Treme”…

Ver a Miguel Ángel Rodríguez, miembro exquisito del PP, presentar un debate en el canal Veo7 resulta de una obscenidad que roza lo insoportable. Recuerden que obsceno posiblemente deriva de ob caenun, es decir, “de la basura”. El que fuera mamporrero de Aznar no solo es absolutamente antitelevisivo, con sus ojos de roedor, su voz estridente y su sonrisa cínica, sino que mantiene el discurso sectario que habitualmente utiliza en tertulias. El ejemplo perfecto de manipulación vendida como información. ¿El colmo de lo repulsivo? De ninguna manera. En la cadena de Pedro J intentan superarse cada día, cada noche en este caso, y solo unos segundos después de que Rodríguez cierre ese estercolero que tiene por boca emiten porno ligh. El porno light es un quiero y no puedo, un culebrón erótico, sexo sin penetración ni eyaculación. Sin ni siquiera amor. Un espectáculo más falso que las noticias de El Mundo sobre el 11-M.

Parecía que la jornada no podría ofrecer nada más obsceno que la combinación Miguel Ángel Rodríguez y sexo light. Pues nada más lejos de la realidad. Los informativos estaban plagados de noticias obscenas…

- Cifra récord de paro registrado: 4,23 millones de personas. El mismo día de tan señalada cifra, el presidente del Gobierno, los sindicatos y los líderes de la patronal sonríen y se dan la mano. ¿Cuál es el motivo de la celebración?


- El fiscal pide cinco años para dos hermanas por pagar a ETA”. Vaya, vaya, así que es delito pagar a terroristas… Las dos mujeres dijeron en el juicio que pagaron 6.000 euros “para no tener que mirar cada día debajo del coche”. El juez las acusa ahora, dice, “para que nadie tenga que mirar por si hay una bomba financiada con el dinero que ellas pagaron”. Una pregunta: ¿Y el dinero del Alakrana? ¿Acusará el juez al Gobierno por haber pagado un rescate con el que pueden financiar nuevos secuestros?

- El pozo del dopaje no tiene fondo. Ignacio Labarta, ex director del Kelme, pidio a Eufemiano Fuentes “algo para el Camino de Santiago”, que el primero quería hacer en bicicleta. Fuentes le recomendó algo más eficaz que tener fe en Santiago Apostol: nandrolona. Y es que no respetan nada…

Las facultades de periodismo siguen vomitando parados cuando, curiosamente, la sociedad más necesita a los periodistas. A los verdaderos periodistas, no a los tertulianos de la televisión, a los terroristas de la radio, a los supervivientes del papel o a los videntes de internet. Los buenos periodistas existen, siguen ahí, pero lo cierto es que la mayoría de la profesión parece que está en las trincheras o forrándose. O quizá forrándose en las trincheras. En cualquier caso, el periodismo más interesante de estos últimos días nos ha llegado de la mano de un escritor, Juan José Millás, y de un humorista, Jordi Évole (El follonero), que, respectivamente, ponían la X a Felipe González y sonsacaban a Jesús Eguiguren sobre el inminente final de ETA.

La capacidad periodística del Follonero, un enorme humorista, puede generar algunas dudas. La desconfianza podría tener sus raíces en las entrevistas que realiza a personajes insustanciales, o en cómo comparte risas con esperpentos que desprestigian todo aquello que tocan, como Miguel Ángel Rodríguez. ¿Ha sonado la flauta con Eguiguren? Quiero pensar que no…

Millás exprime a González con el desparpajo de quien no depende de González para vivir. No es un periodista, es un escritor, y por tanto el ex presidente no es una fuente de información, no es un icono político, no es un gurú europeo. González es simplemente un ex presidente, y Millás un tipo que hoy le entrevista, pero mañana escribe una columna sobre la homosexualidad en la iglesia y pasado una novela con una extraterrestre embarazada como protagonista.

Gracias a Millás sabemos que González es un presidente que duda que la guerra sucia, y el crimen de estado, sean malas ideas: pudo dinamitar a la cúpula de ETA, pero no lo hizo. “Y no sé si hice lo correcto”, asegura. Quizá sea un pacifista. Como George Bush, el hombre que ordenó bombardear Bagdad y que, siete años después, se presenta en su nueva biografía (“Decision Points”) como una voz disidente “ante la invasión de Irak”. Torturado por el pasado, el pobre confiesa que le entran náuseas cuando piensa que no había armas químicas en este país… pero eso sí, cree que “la tortura ayudó a salvar vidas”.

.

P.D.

Hablando de periodismo y de González, resulta imposible no comentar la edición de ayer del diario El Mundo: ¡un monográfico dedicado al Señor X! Ideólogos, columnistas, humoristas (gráficos, no los columnistas) y mamporreros se revolcaron en el charco creado por el ex presidente con la misma alegría con que se baña en un lodazal una piara de gorrinos ibéricos. ¡Cómo disfrutaron, los puñeteros! Tanto que extendieron el revolcadero hasta Veo 7, su televisión de juguete. “¿Es González la X de los GAL?”, preguntaban en una encuesta telefónica a 1.42 euros la llamada. Sólo un 53% de incautos telespectadores pensaba que si.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Willie Nile

CD: The Innocent Ones.

Willie Nile es una de mis debilidades. Ya sé que no es Springsteen, ni Dylan, ni Tom Petty, pero en algunas ocasiones, en muchas ocasiones, el pequeño gran hombre de Buffalo está a la altura de estos genios. Se trata de un cantautor eléctrico que escribe canciones especialmente brillantes, y que disfruta como pocos ofreciéndolas a su público desde un escenario: todos los amantes del rock debería asistir al menos una vez en su vida a un concierto de Willie Nile.

“The Innocent Ones” es su décimo disco, y contiene once temas sin desperdicio, desde un primer himno llamado “Singin’ Bell” hasta el medio tiempo final “Far Green Hills”. Grandes estribillos, monumentales guitarras eléctricas y la voz de un hombre que derrocha autenticidad y clase.

Cuando todo parece marcharse al garete, ahí está Willie Nile.


descodificador en twitter

octubre 2014
L M X J V S D
« abr    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 108 seguidores