El descodificador

Posts Tagged ‘Cuatro

Despues de unos días tensos, vamos a relajarnos y a hacer un experimento… Yo le voy a decir a usted dos palabras y, nada más leerlas, tiene que decir lo primero que le venga a la cabeza. ¿De acuerdo? Bien, pues las palabras son “jacuzzi” y  “sexo”. ¿Ya ha pensado en algo? Pues analicemos los resultados… Si su subconsciente le ha sugerido el nombre de “Jesús Gil”, es que está usted muy enfermo y debe acudir de inmediato a la consulta de un especialista. O a los archivos de Telecinco para solicitar una copia del legendario programa “Las noches de tal y tal”. Pero si al relacionar “sexo” con “jacuzzi” usted ha pensado en “Gran hermano” puede estar tranquilo: su cerebro funciona en la misma frecuencia que Google.

La imagen superior resulta espeluznante: muestra a Chari y Rubén, dos personas adultas de diferente sexo, concursantes de la actual edición del programa de Telecinco “Gran hermano”, haciendo el amor en directo en un jaccuzi. Lo normal en el espacio que presenta esa gran socióloga llamada Mercedes Milá. Pero la fotografía no es espeluznante sólo por aglutinar esos ingredientes (Telecinco, “Gran Hermano”, Milá…) sino porque demuestra sin tapujos hasta qué punto son terribles las especies invasoras, y con qué facilidad se están colando en nuestras vidas. Fíjese. Si presta atención a la imagen puede localizar, agazapado justo entre las bocas de los dos amantes, un ejemplar adulto de “dreissena polymorpha”, el tristemente famoso mejillón tigre. Sin duda favorecido por las condiciones de humedad y temperatura que se producen en esa burbujeante bañera, y fortalecido por los fluidos corporales humanos que le sirven de alimento, el agresivo bivalvo ha dado el salto desde las aguas del delta del Ebro a los pestilentes acuíferos de Telecinco.

¿Imaginan cómo se pondrían los mejillones cebra si hubiesen pillado los tiempos en los que era don Jesús Gil quien se remojaba en los jacuzzi de Telecinco? Como melones de Villaconejos. Las aguas encharcadas acaban corrompiéndose, y entonces puede pasar cualquier cosa. Sobre todo si no se toman precauciones. Ana Rosa Quintana emite en su programa las imágenes de ese coito mejillonero sin protección para, poco después, encabezar una campaña en apoyo a seropositivos del proyecto VIHvo: “la gente joven ha bajado mucho la guardia con respecto a la protección contra el sida”, asegura sin ruborizarse.

Telecinco tiene cada día más difícil superarse. No porque la fusión con Cuatro, a la que doblegan y ponen a sus órdenes, pudiera aportarles algo de decencia, sino porque su miseria moral y su hipocresía se han convertido en algo asumido. Ya no asombra a nadie ver a dos concursantes aparearse como animales ante las cámaras. Han llegado tan bajo que su capacidad de sorpresa está agotada. Sólo la presencia de una nueva especie invasora podría aportar aire fresco a un concurso agotado, a una cadena repugnante, a una forma infecta de entender el entretenimiento y la televisión. ¿El mejillón cebra gigante?


.

Un motivo para NO ver la televisión

Amor malo y feroz.

Autor: Larry Brown.

Editorial: Bartleby.

Estamos ante una de esas sorpresas capaces de alegrarnos la vida: ¡aún quedan grandes escritores por descubrir! Brown nació en Oxford, Mississippi, en 1951 y murió hace seis años, después de escribir sólo diez libros que, hasta ahora, no habían sido editados en España. “Amor malo y feroz”, escrito en 1989, tiene ecos de Bukowsky, Hemingway y Tobias Wolff, referencias a músicas sureñas, y la potencia demoledora de un puñetazo en la mandíbula. Ya estoy esperando la edición de los otros nueve títulos…

“Amor malo y feroz” es una colección de relatos alcohólicos que hablan de la soledad, del trabajo, de la falta de inspiración, de la amistad, de la mala fortuna y, por supuesto, de las virtudes de una cerveza fresca. Escritura directa, sin adornos, que hurga en la vida de unos personajes condenados a la derrota. Impresionante.

José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno, nos ha prometido tantas cosas… La pluralidad audiovisual es una de ellas: los últimos canales de televisión nacieron precisamente para aumentar la competitividad, para que pudiésemos ver mejores programas, informativos más libres. Y ya saben cómo es Zapatero de inflexible con sus promesas. ¿Aquella de desmantelar progresivamente las centrales nucleares? No, no, esa no. ¿La de no realizar jamás recortes sociales? No, coño, esa tampoco. Me refiero a sus sagradas promesas audiovisuales. Esas las cumple cueste lo que cueste…

Fotografía: Juan Luis Cebrián y Paolo Vasile cierran la fusión de Cuatro y Telecinco con un apretón de manos. Contempla la escena Martin Villa. El que fuera conocido como “la porra de la Transición” (Gobernador civil,  jefe provincial del Movimiento…) resulta que ahora es  presidente de Sogecable.

¿Qué mejor manera de garantizar la pluralidad audiovisual que consintiendo la fusión de cadenas?, pensará Zapatero. El pasado mes de mayo se aprobó una nueva ley que permite a los operadores tener participación en otra cadena siempre que no sumen más del 27% de cuota de pantalla. Y como Telecinco y Cuatro forman un grupo que suma un 20% de audiencia (hoy, ya veremos en un futuro) pues para adelante con la fusión… Telecinco hará una ampliación de capital en torno a 500 millones de euros con derecho preferente de suscripción, y tendrá el 81,7%, mientras que Prisa tendrá el 18,3%, a la vez que el grupo controlado por Mediaset adquirirá el 22% de Digital+. La operación está valorada en 1.050 millones de euros. Ambas empresas mantendrán sus cadenas independientes, emitiendo por separado en la parrilla.

En resumen: Telecinco será el líder de las emisiones en abierto y Digital+, el de las operaciones de pago. Antena 3 y La Sexta se fusionarán en breve. Zapatero habrá cumplido su promesa de pluralidad audiovisual. Y los telespectadores tendremos una televisión mejor y más independiente y libre. Es así ¿No?

Si el bueno de Félix Rodríguez de la Fuente levantase la cabeza y pusiese la televisión un domingo por la noche, pensaría que todos sus esfuerzos como comunicador y conservacionista no sirvieron para nada. Cuatro ha estrenado “Frank de la jungla”, un programa de animales en el que los protagonistas no son los animales. El protagonista es una bestia humana llamada Frank Cuesta, un energúmeno con ínfulas de aventurero que dice tacos, enseña el culo, se pone un tronco a modo de picha y le pega con un palo a cocodrilos cautivos. Frank es al mundo de la naturaleza y la conservación lo que Chuck Norris al de la diplomacia y la cultura.


Mezcla macarra de Rambo, Tarzán y Cocodrilo Dundee, este fantasma supuestamente descubierto por el equipo de “Callejeros viajeros” pretende seguir los pasos de “El último superviviente”. Pero no le llega ni a la altura de los tobillos, esos tobillos que sumerge en mierda de murciélago como gran gesta aventurera. Dicen que Frank, leonés de 38 años, tiene un lenguaje propio, pero lo cierto es que sólo se trata de una sucesión de onomatopeyas, frases vulgares e incorrecciones zoológicas: “Las hembras de cocodrilo son quienes más mala leche tienen, y los machos son más bien caguetillas”, dice mientras le pega con un palo a uno que escapa.

Frank metiendo un palito en la boca a un tigre encadenado

Frank llama “nenazas” a sus compañeros de rodaje, teatraliza escenas (patética aquella en que una serpiente se le enrosca al cuello), dramatiza nimiedades (“Si me muerde el murciélago la hemos cagado”), presume de viejas picaduras y transmite una falta absoluta de conocimientos. Putea a las serpientes, a los búhos, a los cocodrilos en cautividad y ofrece cuatro datos superficiales, confusos y erróneos sobre las especies: “Los cocodrilos no tienen lengua, por lo que yo veo”, “Los cocodrilos son muy agresivos porque no comen todos los días”, “Los dientes de la cobra si los pierde los recupera en cuestión de tres minutos”.

Con los animales no se juega. A los animales salvajes no se les manipula, no se les explota comercialmente, no se les utiliza como si fueran monos de feria. Hay muchas formas de maltratar a los animales, y este tipo de programas es una de ellas.

.

Un motivo para NO ver la televisión

Suburban Home Records Mix Tape Volumen 6

Más música de calidad por la cara. Hoy la exquisita sexta recopilación ofrecida por un sello de Denver llamado Suburban Home Records, dedicado al rock americano, al punk y al country alternativo. Son 24 canciones de 23 bandas y solistas de diferentes pelajes, casi 80 minutos de música independiente y sonidos alternativos. Desde los grandísimos Two Cow Garage o los conocidos The Hole Steady, The Black Keys o The Avett Brothers a sorpresas del calibre de Hammerlock.

Pinchar aquí para bajar Suburban Home Records Mix

Two Cow Garaje.

Responda con total sinceridad: ¿Usted no sabía que los ciclistas se drogan? Si su respuesta es “no”, le adelantaré que los reyes magos son los padres, que el espíritu santo debió ser algo más que una paloma, y que Zapatero no es socialista. Resulta francamente increíble la sorpresa que ha causado el posible doping de Alberto Contador, y que coincide con los de Ezequiel Mosquera y David García, y el confirmado por la propia Marga Fullana, cinco veces campeona del mundo de mountain bike. ¡Todo el mundo sabe que los ciclistas se ponen hasta las trancas! La cuestión está en si les pillan o sus galenos pueden sortear a los sabuesos de la UCI (Unión Ciclista Internacional) y del AMA (Agencia Mundial Antidopaje).

Contador tiene un problema. Y para redondear su semana negra, el ciclista de Pinto acudió de forma voluntaria al programa de reconocido prestigio “La Noria” (Telecinco), donde fue entrevistado por Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria. ¿El mundo al revés? No, el mundo donde quiere la telebasura: todo mezclado, todo confuso, todo escorado, todo amarillo.

- Revilla: Alberto mírame a los ojos ¿Tú te has dopado?

- Contador: No.

- Revilla: Pues simplemente te digo una cosa: te va a costar, pero te creo, y en estos momentos España te está creyendo.

¿España te está creyendo? El señor Revilla se autoproclama portavoz de todos y cada uno de los españoles. Pues pese a semejante estupidez, su entrevista fue mucho mejor que la del pobre Jordi González, una simple sucesión de comentarios mamporreros (sin duda pactados), adulando al ciclista y evitando cualquier análisis periodístico serio y profundo del problema. “Los franceses nos tienen envidia”, aseguraban los comentarios de pago en la parte inferior de la pantalla. Así las cosas, tuvo que ser el propio Contador quien dijese algo coherente: “Hay que hablar claro: es lógico que la gente dude del ciclismo”.

Fotomontaje del diario alemán Bild

Mal asunto. Si Contador miente, malo. Pero si Contador dice la verdad, peor. Porque lo verdaderamente sorprendente, la autentica noticia, sería que aún se pueda comprar en España carne contaminada con clembuterol. Cualquier ciudadano pasa por la puerta de una carnicería de Irún, le apetece un solomillo, se rasca el bolsillo y, cuando llega a casa y lo pone en el plato, resulta que está comiendo un descongestionante y broncodilatador con efectos anabolizantes en el ganado. Y en los ciclistas.

Los ciclistas siempre pierden. Seguramente porque en realidad no son deportistas, sino antisistema. Por un lado, los profesionales se drogan como sólo las estrellas de rock de los setenta sabían hacer. Por otro, los aficionados a la bici bloqueamos con nuestra estúpida obsesión el desarrollo económico. Recuerden que los ciclistas pedaleamos, una práctica considerada terrorista en un sistema económico basado en el consumo. Montamos bicis prácticamente eternas (el cuadro de la mía está garantizado de por vida), no utilizamos combustibles fósiles, no contaminamos, hacemos un ejercicio saludable…

Seguramente por eso, por antisistemas, nos putean. Y no me refiero a las acusaciones de dopaje que sufren los pros, consecuencia de la brutal presión a que les somete una competición cada vez más exigente, un deporte cada vez más insano. Me refiero a las agresiones en el entorno urbano, a los atropellos en las carreteras, a la hipocresía de los políticos con un medio de transporte absolutamente perfecto. Ruiz Gallardón, alcalde de Madrid, presentó en 2007 un Plan Director de Movilidad Ciclista de Madrid que prometía 274 kilómetros de carril bici que conectarían todos los distritos de la capital. Súbase a una bicicleta e inténtelo…

.

P.D.1

El informativo estrella de la televisión pública española dedica los primeros diez minutos a unas elecciones importantísimas. Ofrece datos sobre participación, conexiones con las sedes de los candidatos, entrevistas… Un enorme despliegue, me temo que desproporcionado para los telespectadores que no pertenezcan a la comunidad afectada: se trata de las elecciones primarias del PSOE madrileño entre Trinidad Jiménez y Tomás Gómez. Como ciudadano de otra comunidad me resulta indiferente contemplar cómo conectan con la sede de Trini (un hotel), con la de Gómez (la agrupación socialista de Tetuán) y finalmente con Ferraz. No sé si resulta centralista, pero sí un poco paleto. ¿La victoria de Gómez? Forges lo cuenta mucho mejor que yo…

.

.

P.D.2

Samanta Villar, la legendaria presentadora fumadora de porros, productora de porno, chabolista y cartonera, entre otras habilidades periodísticas, tiene sustituta. Se llama Adela Úcar, y se estrenó el pasado viernes al frente de la nueva temporada del programa  “21días” (Cuatro). Úcar no resulta tan teatral, melodramática y soberbia como Samanta, lo que no le ha impedido arrancar muy fuerte: en su primer reportaje (¿) le ha picado un alacrán y ha llorado como una magdalena, la pobre. Y es que Úcar ha pasado tres semanas en un vertedero, y ya tiene previsto pasar otras tantas jornadas borracha como una cuba. Podía haber matado dos pájaros de un tiro, pasando 21 días borracha en un vertedero, pero ha decidido repartir la faena, imagino que para rentabilizar tan buenas ideas. ¿Es necesario forzar de esta manera los temas? No es por quitarle méritos a Úcar, pero Ana Rosa Quintana, Julián Muñoz o Carlos Fabra, por poner algunos ejemplos, llevan no ya 21 días, sino muchos años en un vertedero y no se dan tanta importancia.

.

P.D.3

Tengo que confesarle una depravación: me entusiasman las películas de monstruos. “Alien” o “Tiburón”, por supuesto, pero también esas bazofias de serie B o C protagonizadas por arañas, serpientes, hormigas, pirañas y pulpos que, o bien han sido modificados genéticamente, o bien han incrementado su tamaño y su agresividad debido a hecatombes nucleares. Por eso se me saltaban las lágrimas cuando gracias a Vertele supe de la existencia de “Sharktopus”, una serie del canal SyFy con aspecto de obra maestra. O casi.

“Sharktopus” narra las aventuras depredadoras de un pulpo-tiburón. Efectivamente, un animal que es mitad escualo y mitad octópodo. Una máquina de matar perfecta, para desastre de los habitantes de, no podía ser otra manera, una zona playera de Estados Unidos. Guión previsible, efectos especiales irregulares, actores mediocres… Una pequeña maravilla que ningún aficionado a la criptozoología cinematográfica debería perderse.

.

.

Un motivo para NO ver la televisión

Entre el mar y la tierra.

Autor: Juan Varela Simó.

Editorial: Lynx.

Entre mis posesiones más valiosas están, sin duda, algunos originales de Juan Varela, dibujante de naturaleza. Sus grabados, esculturas y lienzos son magníficos, pero me quedo con sus cuadernos de campo, bocetos de fauna realizados al aire libre, con el sol castigando el lomo o el frio encogiendo los dedos. Esos dibujos más o menos definidos, con toques de acuarela sobre lápiz, tienen la capacidad de trasladarnos a la dehesa, la marisma o el hayedo. ¿Se puede hacer algo más importante por la felicidad de los demás?

Varela es un artista y un naturalista. Sus dibujos son bellos, pero también impecablemente respetuosos con las características de la fauna y la flora. Los colores de la tarabilla común, sus proporciones, sus gestos y posiciones, son absolutamente reales. Por eso la ciencia y el placer se mezclan en todos sus trabajos, incluido un último libro, “Entre mar y tierra”, que resume un proyecto artístico sobre las marismas del Guadalquivir y el Odiel realizado a lo largo de los años 2008 y 2009. Un libro de gran formato, con más de 80 acuarelas y dibujos tomados del natural, simplemente espectacular.

La noticia ha caído como una jarra de cerveza caliente entre los aficionados al fútbol: es posible que nuestros ídolos, los futbolistas, tengan sentimientos, circunstancia que les podría llevar a mostrarse respetuosos, sensibles, cordiales, amables y puede que hasta cariñosos. Y no sólo con sus mujeres, hijos y familiares, algo que resultaría incluso comprensible, sino con sus compañeros y, pásmense, hasta con sus rivales. Si usted es de los que visita habitualmente campos de fútbol sabrá que la palabra “¡Maricón!” es una de las más utilizadas por los aficionados. Lo que jamás hubiera imaginado es que el término pudiera tener un significado literal…

.

.

Hasta ahora los futbolistas no sólo debían ser viriles, también tenían que parecerlo. Es bien sabido que de la exhibición de los sentimientos al mariconeo sólo hay un paso. Y que en un vestuario, atiborrado de vapor, testosterona y linimento, la línea que separa la palmadita en la espalda de la sodomía es finísima. Pues bien, átense los machos porque todo parece indicar que los futbolistas, nuestros futbolistas, pueden ser gays. Un descubrimiento tan estremecedor como inesperado que ha tenido lugar estos días, cuando los medios de comunicación han publicado fotografías en las que jugadores de este noble deporte aparecen en actitud digamos que… mimosa .

.

Leyendo algunos de los textos que acompañaban a las fotografías podríamos hablar de sorpresa y conmoción. ¿Quién podía imaginar algo así? Los futbolistas, ídolos de carne y hueso, seres absolutamente perfectos, hasta ahora permanecían ajenos a ese “problema” llamado homosexualidad. No había más que verles a todas horas en televisión, lanzando escupitajos majestuosos, rascándose los testículos, golpeándose como búfalos… y luciendo esos abdominales tallados a la piedra y esos culitos prietos. Pero la vida es así, y debemos asumirlo: el pichichi de nuestra flamante Liga BBVA podría ser moña. Los aficionados, alimentados durante años con dosis masivas de violencia, machismo, racismo y malos modos (las principales características ultras), ¿estamos preparados para semejante conmoción?

La noticia ha coincidido con otra no menos importante, y curiosamente complementaria, que asegura que los humanos tenemos genes de neandertales. “¡Yo ya lo sabía!”, gritará el aficionado del primer párrafo, ese que asiste habitualmente al fondo sur del estadio.

Los futboleros somos sapiens, de acuerdo, pero todo parece indicar que cada vez menos. Llevamos dentro un neandertal y, quién sabe, tal vez una sensible, amable y respetuosa porción de genética femenina. Reflexionemos sobre ello, y sobre lo anticuadas y patéticas que resultan estas informaciones. Pero sin mariconadas, ¿eh?

.

P.D.1

Los “sabios” han hablado. ¡Por fin! Y lo han hecho para exigir una reforma urgente que salve la Unión Europea y nuestro modelo social. Para que se den cuenta de lo importante y serio del tema les diré que el coordinador y portavoz  de los sabios, el requetesabio, es Felipe González. Y que en su informe para salvar el actual modelo social apuestan por la energía nuclear, la eliminación de las prejubilaciones y la inmigración selectiva.

Vivir para ver. Felipe González, flamante presidente del Consejo de Participación de Doñana, apuesta por la energía nuclear. Lanzaré una pregunta al aire para usted, lector al que llamaré… señor X: ¿Y si el modelo social es una mierda? ¿Y si en lugar de salvarlo lo que deberíamos hacer es dinamitarlo? En cualquier caso ya veo a González, sabio de izquierdas, seleccionando qué inmigrantes podrán disfrutar de nuestro modelo social: “tú sí, que vienes recomendado por el rey de Marruecos; tú también, que eres familia de Castro y ese todavía me manda puros; tú no, que llevas calcetines blancos”.

Coincidimos genéticamente con los neandertales, pero más con los primates. Monosabios.

.

P.D.2

Si usted es de los que se derriten con los exvotos, rezan a monjas momificadas o se arrodillan ante el escroto apergaminado de un santo, tiene una cita ineludible: Cuatro ha organizado una visita guiada para poder admirar el cuerpo incorrupto de Samanta Villar, la reina del reportaje sensacionalista. El acontecimiento tendrá lugar hoy a las seis de la tarde en la mismísima sede de Cuatro, televisión a la que los devotos de Samanta podrán llegar en un autobús gratuito fletado por la propia cadena.

Los adoradores de ídolos de paja están de enhorabuena. Conociendo el hambre de protagonismo de Samanta Villar, lo normal es que sea ella misma quien les espere en la madrileña Plaza de Castilla, quien conduzca el autobús, quien les enseñe las instalaciones de Cuatro… “Samanta se reunirá con vosotros y charlará sobre su experiencia en 21 días, ¿cuál ha sido el programa más duro?, ¿cómo es posible estar 21 días fumando porros y no engancharse?, ¿cómo se supera convivir durante 21 días con gente sin papeles? Y sobre todo, ¿cómo ve Samanta la vida tras sus fuertes experiencias? Si tienes dudas como éstas y quieres preguntárselas a Samanta, podrás hacerlo tú mismo, éste es el lugar”.

Acojonante, ¿verdad? Que alguien que se hace llamar periodista no sepa que los porros no “enganchan”, y que se puede convivir con gente sin papeles sin traumatizarse (son personas como tú, Samanta, sólo que no tienen documentación), resulta patético. Tanto como el programa de anoche, colmo del ombliguismo: “Buscándome a mi misma… durante 21 días”.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

A la cara.

Autor: Christa Faust.

Editorial: Valdemar / Es Pop Narrativa.

Tetas de silicona, tatuajes, ropa de látex, pistolas de pequeño calibre, tipos con cara de comadreja, desconfianza, sangre, algún cadáver… Y porno, mucho porno. Estos son algunos de los ingredientes utilizados por Christa Faust, una escritora con aspecto de vocalista de un grupo de rockabilly, para dar forma a una novela negra que destaca por una característica especial: la protagonista es una mujer. Se llama Angel Dare y, después de dedicarse al cine guarro de manera activa durante nueve años, dirige una empresa de representación de actrices. Todo parece ir de maravilla, tranquilidad y mucha pasta, hasta que las cosas se tuercen y alguien le da una soberana paliza…

La visión femenina del género negro es lo realmente original y sorprendente de “A la cara”, una novela que, pese a ese detalle, respeta profundamente las directrices de los clásicos. Una historia interesante contada con agilidad y buenos diálogos que desemboca en un final explosivo.

Pincha para leer un capítulo

Se ha montado un buen lío tras la emisión de “Baby sicarios”, el primer reportaje de “REC Reporteros”, un nuevo formato de Cuatro para la noche de los viernes que ha recibido los elogios de la crítica  y obtenido una excelente audiencia (11,5% y 1.567.000 telespectadores). Acusan a los responsables del programa de pagar a los niños que aparecen en las grabaciones. Y de emitir imágenes de la cara de uno de los pequeños asesinos durante una entrevista. Periodistas colombianos dicen que se trata de un “burdo montaje”, y que las entrevistas “fueron amañadas”. En Cuatro se lo han tomado como lo que es: la mejor promoción posible. Y han enviado una nota de prensa que finaliza de la siguiente manera: “¡Recuerda que puedes ver, siempre que quieras, íntegro y sin cortes, el reportaje ÍNTEGRO de Baby Sicarios en Play Cuatro!”.

No me parece relevante que “REC Reporteros” haya pagado o no a los niños sicarios. Y eso es muy grave. No me parece relevante porque cuando los reportajes televisivos se conciben como espectáculo, hay que ser conscientes de que todo es posible. Y ese todo incluye la utilización de actores…

No me refiero a los niños. En “REC Reporteros” los periodistas interpretan el papel de periodistas. Jon Sistiaga, el jefe, presenta el programa con una espectacular secuencia, digna de una peli de acción, en la que se graba a sí mismo con un móvil. David Beriain, responsable del primer reportaje, es también el protagonista del mismo: aparece constantemente en pantalla. Entrevistando a los sicarios, pero también empujando un coche averiado, atendiendo a una llamada telefónica en la que le avisan de un asesinato… ¿Dónde acaba la interpretación y comienza el periodismo? ¿Dónde acaba el periodismo y comienza la interpretación?

No dudo ni por un momento de la profesionalidad de Sistiaga y Beriain. Dudo del enfoque exhibicionista y peliculero del primer “REC Reporteros”, con el periodista ejerciendo de protagonista en un reportaje con excelentes mimbres: contaba una gran historia, estaba ampliamente documentado y parecía tener buenas fuentes. Una pena. Quizá ésta sea la única forma de sobrevivir en unas parrillas altamente comerciales y competitivas. “Por la plata baila el perro”, dicen en un momento del reportaje.

.

P.D.1

Cuando uno cree que con los Manolos ya lo ha visto todo en Cuatro, llega Florentino. No el presidente del Real Madrid, amigo íntimo de la pareja de presentadores más gañanes de la televisión actual, sino el humorista de carácter bonachón e inagotable verborrea. Con Flo llega “Tonterías las justas” (Cuatro), un nuevo programa para las sobremesas que arrancó nada más y nada menos que con… ¡Pepe Navarro!

Ya sabe… ¡Por la plata baila el perro! El legendario e inimitable Pepe Navarro. El del Mississippi, la sonrisa del pelícano y Ruffus y Navarro. El máximo exponente de la telebasura nocturna. El de las exclusivas con las niñas de Alcasser. El que no se quiere hacer la prueba de paternidad. Era un Pepe Navarro que, aferrado como siempre a un guión patético, trataba de blanquear su deteriorada imagen con bromas de medio pelo. “Tengo miedo”, insistía una y otra vez, rodeado de guardaespaldas, mientras rumiaba un chiste final absolutamente previsible: “Tengo que confesarte una cosa, Flo… soy tu padre”.

Cuando Pepe Navarro no hace actualmente televisión es por algo: es una antigualla. Carne de revista del corazón, me temo. Florentino sin embargo se mostró muy solvente y seguro como presentador, sobre todo teniendo en cuenta que era el primer programa. Un primer programa que, por cierto, no ofreció nada interesante, nada novedoso. Secciones vulgares, colaboradoras tan guapas como anodinas, zappings, videos de Youtube, imágenes de películas con doblajes supuestamente cómicos…Poca cosa, la verdad. ¿Qué pasará en los siguientes programas, cuando ya no tengan a Pepe Navarro como gancho?

.

P.D.2

Para celebrar los 750 programas de “Las mañanas de Cuatro” (Cuatro), a Concha García Campoy no se le ocurrió mejor cosa que entrevistar a los padres de Madelaine, la niña desaparecida hace tres años. Yo me hubiese conformado con que apagase las velas de una tarta gigante, pero como hemos visto antes, ¡por la plata baila el perro! “Es una entrevista muy emocionante: el padre lloró delante de mí”, confesó la que fuera periodista durante la presentación de, siempre según Campoy, “una exclusiva de interés mundial”.

“¿Dieron los McCann narcóticos a sus hijos? La respuesta, hoy en las mañanas de Cuatro”, insistía la presentadora. “Los padres de Maddie responden, sin censura, a todas las preguntas”, aseguraban las autopromociones de un programa que no ofreció una sola novedad interesante sobre el caso. Un programa aniversario francamente decepcionante, en el que destacó el exceso de autobombo y sensacionalismo. Dos ingredientes de la telebasura.

.

P.D.3

“Tomizawa pierde aceite. Sólo en la pista, que sepamos. Es un buen chaval…”, dice en el Telediario (TVE) de las nueve de la noche Miguel Serrano. El divertidísimo periodista se refiere al piloto japonés, que sufrió un accidente el pasado domingo en Jerez regando de lubricante el asfalto. Ingenioso, ¿verdad?

.

Un motivo para NO ver la televisión

Hit Man

Auto: Lawrence Block.

Editorial: Diagonal.

Esta recomendación es, más que mía, de un lector (Opecú) que escribió un comentario hace unos días diciendo maravillas de Block. Y del protagonista de esta novela descatalogada y, por tanto, difícil de encontrar: “John Keller, mediana edad, asesino a sueldo. Un neoyorkino normal y corriente que hace el crucigrama del New York Times, frecuenta restaurantes de países exóticos con compañías ocasionales…y de tanto en tanto coge un avión y mata a alguien por encargo. Títulos: “Hit Man”, “Hit List”. Sus ejecuciones, planteadas como cuentos cortos, son, para mí, irresistibles”.

¡Un sicario con crisis existencial que colecciona sellos! “Hit Man” es lo único que he podido conseguir de Block, y me ha parecido un libro vibrante, escrito de manera irónica y contundente, que resulta tremendamente original. Muy recomendable, especialmente hoy que como tema inicial hemos tenido asesinos a sueldo. No es necesario añadir nada más. Sólo dar las gracias a Opecú por descubrirme a este veterano escritor de novela negra. Toca husmear en librerías de viejo…

.

Otro motivo para NO ver la televisión

Decenas de miles de carcamales resentidos asistieron el pasado sábado a los aquelarres que, contra el procesamiento del juez Garzón, tuvieron lugar en 21 ciudades españolas y siete europeas. No soy yo quien utiliza estos términos, sino Esperanza Aguirre, la compañera de partido de Fraga, que calificó con esas palabras (carcamales resentidos) a los ciudadanos que tuvieron a bien movilizarse para exigir la investigación de los crímenes franquistas y acabar con la impunidad de los delitos cometidos durante la Guerra Civil. Sin embargo Mariano Rajoy, el teórico jefe de Aguirre, sí estuvo a la altura de las circunstancias y dijo que la movilización de apoyo a Garzón fue “antidemocrática” y “ensució la memoria de las víctimas”.

Ensuciar la memoria en un país como España es imperdonable: somos memoria. Ayer domingo los diarios digitales abrían con la grave cogida de un torero en México y el suicidio de uno de los autores del crimen de Puerto Hurraco. Si hubieran quitado el color a esas webs, los lectores bien podíamos pensar que habíamos retrocedido 20 ó 30 años en el tiempo.

Retroceder en el tiempo, y ensuciar la memoria, es lo que de alguna manera hace el nuevo “Caiga quien caiga”, programa que, después de pasar por Telecinco y La Sexta, ahora hace escala en Cuatro. ¿Recuerdan lo sorprendente, innovador, ingenioso y comprometido que era el primer CQC? Pues de aquello no queda nada salvo una siniestra sombra: la de la mediocridad. Parece imposible que 15 años después de que surgiera esa idea en Argentina los brillantes ejecutivos de nuestras televisiones sean incapaces de crear nada nuevo y, en un desesperado intento por justificar sus sueldazos, resuciten este cadáver vestido de negro.

La memoria y sus chantajes emocionales. No busquen en el nuevo CQC la ironía, el espíritu crítico o la candente actualidad de los viejos tiempos. El gag inicial, con Manel Fuentes y otros presentadores travestidos, fue el principio del fin. En este primer e interminable programa, dos horas de duración, nada parecía fresco, original: la imagen, el decorado, los trajes, los efectos gráficos de postproducción tipo comic de las últimas ediciones, un reportaje sobre el Inter-Barsa (los catalanes ya han jugado otro partido contra el Xerez), la noticia sobre Garzón de hace días, el humor pueril… Ni siquiera poner a tres chicas al frente refrescaba el ambiente. Sobre todo porque una de ellas, Ana Milán, de tan sobrada puede incluso  provocar rechazo. 


descodificador en twitter

septiembre 2014
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 108 seguidores