El descodificador

Posts Tagged ‘chavez

Tuvo suerte Hugo Chávez, camorrista bolivariano con ínfulas revolucionarias, de que entre él y su majestad el rey de España estuvieran presidentes de Gobierno y ministros. Si llegan a estar juntos, Juan Carlos le mete un puño. Seguro. Y la XVII Cumbre Iberoamericana hubiera terminado como el rosario de la aurora. En comisaría, con los policías chilenos cogiendo los datos de la ficha de los implicados en la pelea: “A ver, usted, el que dice que es Rey… ¿Cómo es que vive en una zarzuela? Si es rey vivirá en un castillo, ¿no?”

La bronca resultó impresentable, tanto por el discurso demagógico de cara a la galería de Chávez y Ortega como por la macarrónica intervención del rey Juan Carlos. La cabeza del monarca aparece en las imágenes de televisión separada del tronco, como hubiera sucedido durante la revolución francesa, para soltar una de esas frases que se escuchan en los puti clubs unos segundos antes de que empiecen a volar botellas: “¿Por qué no te callaaaas?”. A Juan Carlos sólo le faltó un “tronco” final para redondear la frase. Una frase que en burdeles y bares de motorista sirve de introducción a la bronca, preámbulo inevitable de empujones, amenazas, escupitajos y mamporros. Lo que es una Cumbre Internacional de jefes de estado.

Y es que el rey Juan Carlos, símbolo de unidad y permanencia, consciente de su papel fundamental como representante de la nación española, acostumbrado como está a arbitrar y moderar el funcionamiento de las instituciones… hizo alarde de diplomacia y lanzó un bravucón “¿Por qué no te callaaaas?”. Eso es aprovechar las oportunidades que se presentan para abandonar la monotonía del protocolo, ese guión escrito por algún negro de guante blanco.

Un rey campechano, dirán los monárquicos. Y tienen razón. Campechano como Poli Díaz, Nacho Vidal o los hermanos Matamoros. Un rey bravucón, rey de bastos, que puso al pobre Zapatero, más Bamby que nunca, contra las cuerdas de la diplomacia. Juan Carlos hizo el papel del amigo chiquitín y jode-jode que mete cizaña, que empuja y que, cuando empiezan los mamporros, se da el piro.

Juan Carlos se escaqueó en el momento en que olió bronca. Cuando realmente se ofendió su majestad es cuando Zapatero, en una de las intervenciones más dubitativas y perezosas que le recuerdo, acierta a exigir respeto para Aznar y para todos aquellos que han sido elegidos democráticamente por el pueblo. Ahí Juan Carlos ya no aguanta más: “Y para los que no necesitamos ser elegidos democráticamente por el pueblo, porque nos eligió Franco… ¿qué?”, debió pensar.

Y se levantó y se piró al bar.


descodificador en twitter

noviembre 2014
L M X J V S D
« abr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 108 seguidores