El descodificador

Archivo de Autor

“Todo lo que vemos o nos parece, no es otra cosa que un sueño dentro de otro sueño”. Edgar Allan Poe.

La próxima semana sale a la venta un libro titulado “Reacciona” (Aguilar), escrito por varios individuos con mayor o menor preparación. Uno de ellos es un bloguero indocumentado que se queja del deterioro de la cultura, el abandono de la educación y la mediocridad de los políticos. Un impresentable, qué duda cabe. La educación es una prioridad nacional, los españoles adoran a los políticos y la cultura se encuentra, se lo voy a demostrar, en uno de los mejores momentos de la historia. Lo haré con un ejemplo práctico, basado en dos seres intelectualmente superiores: Edgar Allan Poe y María Dolores de Cospedal.

Coincidiendo con el abandono por parte del ayuntamiento de Baltimore de la casa-museo de Edgar Allan Poe (no pagará los 80.000 dólares anuales que cuesta el mantenimiento), en España se pone a la venta “Cospedal, la reina de la torre de marfil” (Libros Libres), una biografía de la secretaria general y número dos  del Partido Popular. ¡A la mierda Poe! ¡Viva María Dolores!

¿Quién se creía que era ese poetucho siniestro como para que le mantengan la casa abierta más de 150 años después de haberla palmado? Muchos cuervos, muchos gatos y muchas hostias, pero ¿Qué ha hecho Poe por los demás? Nada, aparte de meter miedo a los infelices que leen sus cuentecillos. Sin embargo ahí tienen a la señora Cospedal, elegantemente vestida y mejor peinada, siempre positiva en sus comentarios, y protagonista de una biografía absolutamente grandiosa e imprescindible.

¿Qué ha hecho Cospedal como para merecer una biografía de 250 páginas? se preguntará el lector antisistema. Poca cosa, bien es cierto, pero sus fines son nobles: derrocar al actual Gobierno, acceder al poder y comenzar a reescribir la historia. Por eso esta semblanza de la nada, con sus 250 páginas huecas, debe ser fascinante. Mucho más que los relatos, ensayos, poemas y demás zarandajas de ese bostoniano borrachuzo…

.

P.D.

No se le pueden quitar las manchas a un leopardo. El columnista de El Mundo y tertuliano de Telemadrid Salvador Sostres ha vuelto a hacer de las suyas, escribiendo una escandalosa columna/post en el diario de Pedro J. En esta ocasión Sostres disculpa el crimen de un joven que estranguló a su novia embarazada, el tristemente famoso “asesino de la web-cam”: “un chico normal de 21 años que está enamorado de su novia embarazada, es normal que pierda el corazón y la cabeza”. Elmundo.es ha borrado el texto, pero en la edición de papel de El Mundo permanecerá por los siglos de los siglos.

El twitero Pedro J primero defendió a Sostres (“Sostres vuelve a polemizar y argumentar al límite. Me gusta su dialéctica incisiva”) para poco después, y en un alarde de contorsionismo moral provocado sin duda por los comentarios de los lectores, cambiar radicalmente el discurso: “Comparto muchas de las críticas al blog de Sostres de hoy. Pedimos disculpas… Ayer fallaron nuestros controles”.

¿Fallaron los controles? Llevan años fallando. En Público han hecho el trabajo sucio, y han recopilado algunas de las frases machistas y xenófobas de Sostres publicadas por El Mundo…

-  “Las mujeres llevan toda la historia lamentándose (…) las últimas décadas, colectivamente, a través de todos los tópicos tan tediosos y absurdos del feminismo. Y nada han conseguido”. 29/03/2010

-  “Escandalizarse por los casos de pederastia y abusos sexuales dentro de la Iglesia Católica es fácil y barato, pero estas anécdotas, (…), no pueden ser una enmienda a la totalidad a la mayor oenegé del mundo”. 25/03/2010

-  “No es lo mismo que llegues a casa y te encuentres al niño cepillándose a una muchacha estupenda que encontrarte a tu hija en el sofá o en tu propia cama, a cuatro patas, por bueno que esté el chaval”. 03/11/2010

-  “Llega el sol y las chicas muestran con total descaro cuáles son sus prioridades y su principal esplendor. La belleza es una característica femenina tal como el talento es una característica masculina”. 20/08/2010

-  “Desaparecido Labordeta es hora que desaparezcan, también, todos aquellos productores de quesos que promocionaba en sus programas. Todo este gusto por lo rural no lleva a nada bueno”.

“Los periodistas de El Mundo vamos a entregar una nueva carta a Pedro J. para que prescinda de Salvador Sostres”, asegura la periodista Ana del Barrio en Twitter. ¿Solo de Sostres? Si añadiesen algún nombre más el periódico sería más serio, menos amarillo, más legible. En el vídeo, el tal Sostres demostrando su enorme sensibilidad en otro de sus hábitats naturales: Telemadrid.

.

Un motivo para NO ver la televisión.


Ha muerto Calvin Rusell, uno de los grandes cantantes, guitarristas y compositores tejanos. Uno de aquellos beautiful losers a los que cantaba Bob Seger. Tocaba la guitarra como si J.J. Cale hubiera nacido en Austin, cantaba como si Tom Waits solo hubiera bebido tequila y componía como si Townes Van Zant hubiera enchufado su ampli a una torre de alta tensión. Era muy desconocido, era muy grande.

El que fuera perro de presa de Aznar, un hombre imponente, todo soberbia, todo arrogancia, todo engreimiento, perdió de un plumazo esa prestancia y ese esplendor al sentarse en el banquillo de la Audiencia Provincial de Madrid. ¡Quién le ha visto y quién le ve! Delante de la fiscalía, el altanero bocazas se arrugó como una pasa, se encogió como un gusano y tuvo que ajustarse el velcro de  los pañales, descompuesto ante la posibilidad de pasar dos años a la sombra. Es Miguel Ángel Rodríguez, el increíble tertuliano menguante.

Ex secretario de Estado de Comunicación del PP y tertuliano ultra en diferentes cadenas, Rodríguez por fin se ha sentado en el banquillo de los acusados. La fiscal pide para él dos años de cárcel por llamar “nazi”, en repetidas ocasiones y en el programa de TVE “59 Segundos”, al doctor Luis Montes. Ante el juez, el acusado demostró toda su grandeza: primero se acobardó y negó su insulto, que afortunadamente quedó grabado para la posteridad, y después trató de justificar su actitud describiendo el tipo de debate en el que tuvo lugar. “El espectador de este tipo de programas ya sabe lo que va a ver. No estaba en el auditorio Miguel de Unamuno de Salamanca”.

¡Pobres zoquetes los telespectadores de la televisión pública! Y pobre don Miguel de Unamuno, olvidado por la mayoría y maltratado por la escoria. Millán-Astray le acorraló al grito de “¡Abajo la inteligencia!” y, décadas después, otro individuo con ínfulas autoritarias y mirada torva vuelve a ensuciar su nombre en un burdo intento por distraer y disimular sus propias fechorías. “No hay, en efecto, tonto bueno”, resumió sabiamente el propio Unamuno.

“Nazi, nazi, nazi”, ladraba entonces un Rodríguez transmutado en Millán-Astray. “Los debates funcionan así… Nos decimos lindezas… Nos piden que seamos vivos, locuaces, agresivos”, asegura ahora, perdida la compostura, un tertuliano valeroso que no duda en pasar la patata caliente de la ofensa y la injuria a los responsables de los programas. Seamos positivos: en pleno canguelo, el escudero de Aznar muerde la mano que le da de comer y desnuda las miserias de los tertulianos: “Seguramente a los programas de TVE deberíamos ir más preparados, pero no es así. Tienes cinco debates a la semana y no te da tiempo”, asegura, estremecido por un rechinar a sus espaldas que suena a goznes de celda.

En un país civilizado, donde las televisiones tuvieran  principios éticos y los telespectadores criterio, la foto de Miguel Ángel Rodríguez estaría pegada en la cabina de seguridad de todas cadenas con esta frase superpuesta: “Prohibida terminantemente la entrada”. Pero no vivimos en un país cabal, las televisiones carecen de moral y los telespectadores de criterio. El careto de Miguel Ángel Rodríguez seguirá apareciendo con asiduidad en unas tertulias a las que, sin duda, “debería ir más preparado”. A no ser que no tenga suerte en el juicio y, como sucede con los tertulianos que charlan con Gemma Nierga desde la prisión de Valdemoro, se vea obligado a entrar en los debates vía telefónica…

.

P.D.

Vuelven las conspiraciones. Ya saben, los peones negros, las mochilas, la manipulación… “Nuestros rivales se han unido en una conspiración mediática”, dicen, como un solo hombre, Paolo Vasile, Pedro Piqueras y Juan Pedro Valentín. La declaración, que tuvo lugar durante la presentación de la integración de las redacciones de informativos de Telecinco y Noticias Cuatro, está cargada de amargura. ¡Pobre cadena amiga, marginada por el resto de colegas audiovisuales! ¡Triste Telecinco, que en 2010 apenas consiguió un beneficio neto de 70,5 millones de euros, un 45,6% más que durante 2009!

Una única duda: ¿Qué pinta en esa foto de las Azores Juan Pedro Valentín? Para aguantar a esos dos pájaros no basta con forrarse el riñón. Hay que tapizarse el hígado, empapelarse el bazo y hasta recubrirse con Albal el páncreas. Que así sea…

.

Un motivo para NO ver la televisión

Steve Earle.

Cd: I´ll Never Get Out Of This World Alive.

Steve Earle acaba de publicar su mejor disco en años. Lo cual, tratándose de quien se trata, no es moco de pavo. Earle es una leyenda viva en la que se dan cita la fuerza de Springsteen, la autenticidad de Townes Van Zant, el talento de Dylan, la sensibilidad de Guy Clark, el aplomo de Johnny Cash… Steve Earle es uno de los grandes, y este “I´ll Never Get Out Of This World Alive” la demostración de que sigue vivo y bien.

En su disco número quince Earle no hace nuevos experimentos. Recopila lo aprendido a lo largo de los años e incluye canciones de diferentes pelajes. Algunas magníficas baladas suenan a cantautor clásico, otros temas podría firmarlos el Keith Richards que bebía con Gram Parsons, en alguna la voz ha sido distorsionada y en otras las mandolinas y pedales recuerdan los días de la Del McCoury Band. Todo en dosis prudentes, sin una distorsión innecesaria o unos coros de más. Earle ha pisado el freno, ha escrito once grandes canciones (las primeras originales desde el 2007), se ha puesto en manos del productor T-Bone Burnett y ha grabado un disco monumental.

Pero aquí no terminan las buenas noticias. Earle publicará su primera novela, con el mismo título que el disco, el próximo día 12. Y tiene muy buena pinta: cuenta la historia de un médico que es perseguido por el fantasma de un antiguo paciente llamado… Hank Williams.


“This city” esta dedica a Nueva Orleans e incluida en este álbum y en la banda sonora de la serie de HBO “Treme”…

Esta mañana he capado a un cerdo. Pensaba hacerlo el próximo 14 de abril, pero igual para entonces ya se han metido los calores. Sé que cada persona tiene sus propias fantasías, y que todos hemos soñado con poner en su sitio a un sargento chusquero, un cura salido o un impostor de andares principescos. Pero yo no hablo de ajustes de cuentas, sino de funcionalidad: acaponar el gorrino para evitar el llamado “olor macho”. Si no castras al guarro cuando es lechón, la androstenona y el escatol hacen que con el tiempo su carne apeste. Y la de los suyos. Por eso llamé al veterinario, agarramos a Juan Carlos por las patas y por las orejas, y procedimos…

Mi cerdo recién capado se llama Juan Carlos. Un nombre como otro cualquiera. Tengo otro que se llama Dragó, como el legendario árbol canario pero con el acento en la última sílaba, usted ya me entiende. Y otro que se llama Silvio. Y otro que atiende por Lequio. Y estoy pensando en comprarme un gorrino por cada concursante de “Hombres, mujeres y viceversa”, por cada tertuliano de Intereconomía y por cada político mentiroso. Sí, quiero tener una cabaña porcina realmente grande, con ejemplares de todas las familias, razas, pelajes y sangres. Y quiero tenerla cerca para poder darme el capricho de caparles con mis propias manos…

Una vez sujeto con firmeza el tertuliano, perdón, el chancho, se le levantan las patas traseras hasta que su ojete quede a la altura de los ojos del veterinario. La parte violenta del proceso dura solo unos segundos: un certero primer corte, un empujón a las huidizas bolillas, sección del cordón espermático y extracción limpia de las regias cholas. Pulverización con espray antibiótico… y a correr. Ligero de equipaje, como los hijos de la mar.

“Cuatro días en un bote con vinagre, cinco minutos a la plancha… y padentro”. Criadillas soberanas. La receta no es de Robin Food, sino de un espectador que no le quita ojo a los cojoncillos ensangrentados de los gorrinos. Que le aprovechen…

Sin olor a macho, sin poder reproducirse, por fin libre de tan pesadas cargas, ¡ahora sí que resulta realmente campechano el trote de Juan Carlos por la dehesa!

.

Un motivo para NO ver la televisión

Reina del crimen.

Autor: Megan Abbott.

Editorial: Valdemar / Es Pop Ediciones.

Dos mujeres de armas tomar protagonizan esta novela negra, el nuevo y excelente thriller de la editorial Es Pop. Lo de armas tomar entiéndalo al pie de la letra, puesto que la pareja en cuestión es responsable de una de las escenas más violentas de la novela negra de los últimos tiempos. Un amante jugador y traicionero, una pistola, un abrecartas, odio en las miradas, lobas cazando en manada… La sangre salpica al lector, que tiene que tomar aire entre párrafo y párrafo de una escena demoledora.

Título en singular para una historia plural, la de dos reinas del crimen, la titular y la aspirante al trono. Gloria Denton es la gran dama de la mafia, superviviente de los viejos y buenos tiempos, al frente de un negocio de cobro de apuestas y otras zarandajas. Una mujer solitaria, despiadada y amoral que elige a una mocosa ambiciosa y la instruye hasta convertirla en su brazo derecho. Protegida y heredera. Juntas parecen imparables. Un castillo de naipes construido sobre mentiras. “Claro que estoy mintiendo, nena, siempre miento, pero solo porque mienta no quiero decir que no sea también la verdad”. En ese momento debería sonar una canción de Tom Waits…

“Reina del crimen” ha recibido numerosos premios, incluido el Edgar Allan Poe 2008 a la mejor novela de misterio. Todos merecidos. Sobre la portada, obra de El Pulpo Design, lo mejor que puede decirse es que está a la altura del contenido.

Para leer un capítulo, pinchar aquí

Etiquetas:

La batalla por el liderazgo entre los diarios digitales españoles es despiadada. Tanto El Mundo como El País, conocedores de la importancia del 2.0 para el futuro de sus empresas, están poniendo toda la carne en el asador en sus respectivas webs. Gracias a esa legítima ambición salimos ganando los lectores, que disfrutamos de su grandiosa capacidad de innovación, su descomunal talento y su innegable potencial para sorprender. Primero fue elmundo.es quien nos dejó con la boca abierta colgando en su web un videoblog de, quién lo iba a imaginar, Pedro J Ramírez, leyenda del periodismo nacional, prestigioso analista y modelo de integridad profesional. Para contrarrestar este bombazo,  elpaís.com ha jugado fuerte y, en un alarde de creatividad y chispa, arriesgando tanto como los tiempos y las circunstancias exigen, ha presentado a bombo y platillo el videoblog de, seguro que ni se lo pueden imaginar, Iñaki Gabilondo, otra leyenda viva de la información en España.

Tras ver y escuchar a Pedro J y a Gabilondo, y a la espera de que el PP se incorpore a esta ola de  modernidad audiovisual con un videoblog de Manuel Fraga, debo confesarle que estoy pensando muy seriamente en correr a la tienda y comprar un iPhone, una tableta, una Blackberry, darme de alta en todas las compañías telefónicas y suscribirme a todos los diarios digitales de pago. Ya sé que es caro y que, dada mi situación laboral, tendría que hacer algún sacrificio, como suprimir la insulina de mi madre o hacerme con el control del narcotráfico en el valle del Tiétar. Pero creo que el esfuerzo merecerá la pena: tras disfrutar de los videoblogs de Pedro J y Gabilondo está más claro que nunca que el futuro del periodismo está en la red.

¿Quién dijo que la crisis de los diarios se debía a la ausencia de talento? Aquí tiene, en abril de 2011, en plena explosión multimedia, la genial y revolucionaria apuesta de nuestros dos grandes periódicos por el futuro en internet. Las opiniones de Pedro J y Gabilondo. Con dos cojones. Lo mismo que leíamos hace años en el periódico y veíamos en CNN+ antes de que la cerraran, pero grabado ahora con una cámara y colgado en la red. Frescura, dinamismo, creatividad, sorpresa, interactividad… ¡Y luego dicen que no los tienen bien puestos quienes manejan el cotarro de la información! Tomar esta clase de riesgos solo está al alcance de unos pocos visionarios, esos valientes que luchan por devolver la dignidad y el prestigio al periodismo desde la red.

¡Sigan arriesgando así, coño, que los lectores nos estábamos aburriendo! Espero con auténtica impaciencia que El País y El Mundo no se detengan en su afán revolucionario, y sigan sorprendiéndonos con nuevos y geniales videoblogs. Me  atrevo a sugerirles algunas ideas… ¿Qué tal Agatha Ruiz de la Prada con uno para daltónicos en elmundo.es? Divertido, no me cabe duda. ¿Y Karmentxu Marín ofreciendo una inteligente a la par que tronchante videoblogentrevista en elpais.com? ¿Imaginan a  Jiménez Losantos potando cada mañana en elmundo.es? El lector que averiguase el desayuno del locutor por el color de su bilis recibiría una suscripción gratuita a Orbyt. ¿Y qué me dicen de un videomaster en gestión de empresas impartido por Cebrián? Elpais.com lo tendría colgado en portada toda la mañana.

P.D.

Una cosa tiene que quedar clara: Gabilondo dormido es más interesante que Pedro J cargado hasta las trancas de anfetaminas. Es decir, que incluso en la mediocridad de los medios destaca el sentido común de los buenos periodistas. Gabilondo es uno de estos últimos…

.

P.D.2

Si le digo que Ana Rosa Quintana “prescinde de la exigible veracidad” usted dirá que vaya noticia, que eso ya lo sabe todo el mundo. El lector más guasón dirá que la culpa la tendrá su negro, que no se documenta con rigor. La noticia no es que lo digamos nosotros, es que lo dice la Justicia. Con seis años de retraso, bien es cierto, el Tribunal Supremo confirma una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que condena a Ana Rosa Quintana por vulnerar el honor y la intimidad de la actriz Arancha del Sol y de su marido el torero Finito de Córdoba. La Sala considera que las afirmaciones de la “periodista” sobre las infidelidades de la pareja “prescinden de la exigible veracidad”. Tendrá que indemnizar a cada uno de los demandantes con 50.000 euros.

.

Un motivo para NO ver la televisión

Robbie Robertson.

Cd: How To Become Clairvoyant.

El gran Robbie Robertson, guitarrista de The Band, el grupo que acompañó durante años a Bob Dylan, acaba de editar su nuevo disco en solitario. El canadiense es una leyenda, y un virtuoso, pero también un músico humilde apegado a las tradiciones y a las músicas populares. Este quinto álbum como solista (solo ha grabado cinco discos desde 1987) es una nueva demostración de buen gusto y precisión. Robertson es un guitarrista excelente, pero prudente, que parece confiar más en las canciones que en la contundencia de un riff o un “solo”.

El ex compañero de Rick Danko, Richard Manuel y compañía firma todas las canciones en solitario, excepto dos, compuestas junto a Eric Clapton y una, la balada instrumental “Madame X”, firmada en solitario por este último. Además de  Clapton participan en “How To Become Clairvoyant” músicos tan conocidos como Steve Winwood o Tom Morello. El resultado es un disco intenso, elegantemente producido, con multitud de detalles jugosos, que en ocasiones suena “adulto” y en otras efervescente. Un trabajo de largo recorrido.



“Se abre la veda”, dice El Mundo en su portada. ¿Comienza la caza de la codorniz? No, no se trata de la apertura de la temporada cinegética, sino del comienzo de la lucha por la sucesión a un Zapatero que acaba de tirar la toalla. El juego de palabras quizá se deba a que el todavía presidente ha estado mareando la perdiz durante siete años. Juguetón. “Zapatero acaba de lanzar una bomba nuclear antes de las elecciones”, dijo en TVE, desde la sede del PSOE, una periodista francamente emocionada. ¡Una bomba nuclear! La cosa es más importante de lo que parece…Ya no existen amigos, la batalla es a degüello, no se hacen prisioneros, el premio para el ganador es nada más y nada menos que el poder.

¿Quién será el futuro líder socialista? La verdad es que estoy en ascuas. El tema es de una importancia vital, tal y como demuestra el espacio que le conceden los medios de comunicación en comparación con otros asuntos: El País le dedica el domingo al laberinto  socialista portada, editorial y 21(veintiuna) páginas, mientras que al bombardeo erróneo de la OTAN en los alrededores de la pequeña ciudad Libia de Brega, que ha costado la vida a personal médico y 13 milicianos, apenas media página. Olviden todo cuanto les rodea, ignoren las injusticias en el resto del planeta, abandonen a su familia, desprecien la lectura, el cine y la vida social… ¡Vivan por y para la sucesión!

¿Quién será el futuro presidente del Gobierno? esto es un sin vivir, sinceramente se lo digo. ¿Será un ex líder del Movimiento como Adolfo Suárez? ¿Será un soberbio con ínfulas de gran estadista como Felipe González? ¿Será un mezquino resentido como Aznar? ¿Será un pusilánime lechuguino como Zapatero? La verdad es que la cosa promete. Aunque si quieren que sea sincero, a mi más que la ascensión me interesa la inevitable, estrepitosa y sin duda dura caída. Es la ley de una política española despiadada, que no cuenta con grandes hombres de estado y sí con una escombrera repleta de cadáveres abandonados. Los ingleses tuvieron a Churchill, los norteamericanos a Lincoln, los franceses a Chateaubriand… nosotros tenemos a Bono.

La costalada del futuro presidente es la verdadera gran incógnita. ¿Dimitirá acogotado por una asfixiante campaña de acoso y derribo política, mediática y militar? ¿Se despeñará por una montaña de cal viva? ¿Arruinará su carrera con una foto en las Azores? ¿Le enterrarán cuatro millones de parados? De una u otra manera el futuro presidente puede estar tranquilo, puesto que la puerta de atrás siempre está lista para aquellos que piensan que el poder es la meta.

.

P.D.1

La semana pasada hablamos de un excelente reportaje breve emitido en un Telediario de TVE. Hoy tenemos que hablar de una pieza nefasta emitida el fin de semana, también en un Telediario de la televisión pública. Malo sobre todo por alarmista. Contaba cómo “se disparan los robon en campos y explotaciones agrarias”, y terminaba con una frase memorable: “ocurrió en el campo, donde no hay puertas, donde nada está a salvo de los ladrones”. El miedo como recurso periodístico.

.

P.D.2

Telemadrid sigue dando lecciones de periodismo audiovisual. En las facultades, los estudiantes solo tendrían que ver los informativos de la televisión pública madrileña y hacer exactamente lo contrario.

.

P.D.3

“Chase”, una producción de Jerry Bruckheimer (CSI) creada por Jennifer Johnson (Perdidos, Caso abierto), es la nueva serie de La Sexta para la noche de los domingos. Otra ficción de carácter policiaco, muy digna pero no demasiado sorprendente, que encaja a la perfección con la idea de entretenimiento que predica la cadena. En este caso se trata de una unidad policial de élite que tiene como objetivo capturar a los criminales más buscados, escurridizos y peligrosos de Estados Unidos. Una especie de Equipo A menos hortera, con guapa protagonista y acción a raudales.

.

Un motivo para NO ver la televisión

Ratas de Montsouris.

Autor: Léo Malet.

Editorial: Libros del Asteroide.

Nueva entrega de la serie Les Nouveaux Mystéres de Paris, escrita por un Léo Malet inspirado en los diferentes distritos de la capital francesa. En este caso la acción transcurre en el distrito XIV, donde se encuentran el Observatorio de la Ciudad, las Catacumbas y el parque de Montsouris. El detective Nestor Burma es, como de costumbre, protagonista de una aventura enloquecida que arranca suavemente (ofrecen a Burma la posibilidad de ganar dinero fácil) y se complica página a página, con cada nuevo personaje, con cada magistral giro en la trama. Una banda de atracadores, una pelirroja que eructa frases incomprensibles mientras trata de ajustarse la ropa, un pintor paticorto de ojos tristes con un bigote que parece un cepillo de dientes…

Las novelas de Malet se disfrutan en cualquier lugar y circunstancia, pero el placer se multiplica cuando el lector se encuentra en París, concretamente en el barrio donde se desarrollan los siempre misteriosos acontecimientos. Leer “Ratas de Montsouris” en una terraza de la plaza de Denfert-Rochereau, con la niebla ocultando la entrada a las Catacumbas, es una experiencia única, una gozada descomunal. Con un poco de imaginación, las novelas de Malet pueden convertirse en una alternativa “negra” a las habituales guías de la ciudad del Sena.

Espero ansioso la edición de nuevas genialidades de Malet. Es decir, nuevos títulos de Burma, nuevas aventuras, nuevos barrios parisinos…

“Soy como el árbol talado / aún tengo la vida”. Para la libertad.

La Sala de lo Militar del Tribunal Supremo se ha negado a revisar la sentencia del Consejo de Guerra que condenó a muerte, por delito de adhesión a la rebelión, a Miguel Hernández. El delito del poeta fue defender, con la palabra como único arma, la legalidad democrática. La fechoría de la Sala Militar es no mostrar la más mínima sensibilidad con la víctima de un crimen de Estado. Hijos del miedo y la sangre, los militares se niegan a hacer justicia a un hijo de la luz y el viento. Son incapaces de dar respuesta, casi setenta años después, al último párrafo de la última carta de Miguel Hernández, escrita desde la prisión de Ocaña a su amigo Carlos Rodríguez Spiteri: “Lo importante, que no hay nada importante, es dar una solución hermosa a la vida”.

Agazapado aún en la trinchera del patriotismo, la jerarquía, la disciplina, el honor, la fe o la lealtad ciega, virtudes de todo buen soldado, el militar tiene serias dificultades para entender el lenguaje de la poesía, que es el lenguaje de la vida. No hay reconocimiento para Miguel Hernández, no hay reparación para un hombre condenado por un tribunal ilegítimo, no existe esperanza para quienes quieren creer en la justicia. Lástima: “la pena tizna cuando estalla”.

De un tiempo a esta parte nos venden, de manera más o menos sutil, la modernización de las Fuerzas Armadas. Los militares ya no son los sicópatas asesinos que acabaron con la democracia, fusilaron poetas y dieron vivas a muerte. Si uno se descuida, podría llegar a creer que nuestro ejército es poco más que una ONG, formada por pacifistas dedicados a misiones humanitarias para engrandecimiento de la Alianza de Civilizaciones. Olvidan que los ejércitos, como las bombas y las ametralladoras, sirven para matar. Y punto.

Y si no me creen ahí tienen la guerra de Libia, ese plan renove para el material bélico vendido por Occidente a Gadafi. Una guerra que se está desarrollando con una limpieza mediática absoluta: pocas imágenes de combate, ningún cadáver televisado. Escucho al general Julio Rodríguez, Jefe del Estado Mayor de la Defensa, hablar de estas “misiones” en “Los desayunos…” (TVE). Lo hace con la frialdad con que un aparejador describiría la reforma de un adosado. Ante los temas escabrosos, la respuesta es siempre la misma: “Como responsable militar no me compete ese debate”.

¿Tienen orden de disparar?

- Estamos autorizados a utilizar la fuerza… Lo dice la resolución de Naciones Unidas.


Cuando te acostumbras a solucionar las cosas por la fuerza, la sutileza de la vida puede venirte grande. Por eso no estoy seguro de que un uniformado cubierto de chapas y galones, encantado de ponerse firme a toque de corneta, entienda que solo sin armas “pajarearán nuestras almas colmeneras”. Y es que aquella violencia de la esperanza… sin violencia, a la que cantaba Apollinaire, hoy es más que nunca una utopía.

Salvador Boix, apoderado del torero José Tomás, se está convirtiendo en un personaje más popular que el matador a quién representa. Y es que mientras Tomás tiene fobia a los medios, Boix los está utilizando con absoluta naturalidad para promocionar “Toros sí, una defensa razonada”, el libro con el que ha ganado el último premio Temas de hoy. Esta editorial se está especializando, de manera más o menos sutil, en los textos de autoayuda. En el caso de Boix de manera descarada: el representante de Tomás defiende sus habichuelas. Y debo confesar que, en ocasiones, de manera muy cabal: ¿Por qué unos políticos que prohíben las corridas de toros al día siguiente votan a favor de los correbous? ¿Por qué unos políticos que prohíben la actuación de animales en el circo permiten shows diarios de los delfines en el zoo? Por hipocresía, que no me hablen de moral o ética”.

No solo se puede, sino que se debe, estar en contra tanto de las corridas de toros como del resto de torturas a animales. Torturar no es sólo clavar banderillas a un novillo, poner bolas de brea ardiendo en los cuernos de una vaquilla, ahogar un gato o partir los huesos a un cachorro y colgar las imágenes en la red. Los delfinarios son centros de tortura, como la inmensa mayoría de las instalaciones zoológicas, lucrativas prisiones para fauna camufladas bajo ínfulas conservacionistas.


El último show con animales amaestrados ha tenido lugar en el zoo de Madrid, que ha reunido para un espectáculo propagandístico (autoayuda) a una pareja de crías de osos pandas y a una reina de España. PO, DE DE y Sofía han formado un sorprendente trío de bestias que sin duda ha disparado las fantasías de los más depravados zoófilos, puesto que humana y úrsidos se han convertido un uno, refrotadandose de diferentes maneras, en diversas zonas y con distintos grados de intensidad. ¿Una reina conservacionista? De ninguna manera: una reina cómplice de tráfico y maltrato de especies protegidas. Le recuerdo que el oso panda no es ni un juguete ni un objeto promocional, sino una especie salvaje en grave peligro de extinción que vive en las regiones centrales elevadas y húmedas de China (3.500 metros). Retozar con la monarquía humana en las tórridas primaveras madrileñas, en un cercado de cemento, va en contra de su naturaleza. Aquello que quieren vendernos como amor por los animales es un simple negocio: el gobierno Chino “alquila” estos pandas por grandes sumas a zoológicos privados, que anuncian a bombo y platillo su exhibición para aumentar la taquilla. Ninguna de las partes implicadas quiere dar cifras, pero la cotización de estos animales puede ascender al millón de euros por año de cesión.

El científico, conservacionista y escritor George B. Schaller advierte en su imprescindible obra maestra “El último panda” (editorial Acento): “La política y la codicia, unidas a la vergonzosa indiferencia por el bienestar de los pandas que ha caracterizado en gran parte el negocio de los alquileres, no van a desaparecer. Pero espero fervientemente que puedan ser controladas. No hay pandas suficientes, ni los habrá nunca, como para surtir de animales a todos los que claman por ellos, ya sean alquilados, regalados o vendidos. Me parece muy bien que carguemos al panda de símbolos, reverencia y adulación. Pero, además, tenemos la obligación moral de conservar la especie en libertad. El panda no ha nacido para divertir a la humanidad”.

“El animalismo no tiene futuro” asegura Salvador Boix. Espero sinceramente que el apoderado de José Tomás esté confundido, y que nuestra empatía con la naturaleza aumente hasta acabar con el maltrato a los animales en todas su formas y especies.

.

P.D.

Esta noche Antena 3 estrena (en abierto) la serie “The Pacific”. Palabras mayores. Podría contarles lo magnífica que es esta producción de HBO, pero sería repetirme (una vez más). Se lo conté hace un año….

.

Un motivo para NO ver la televisión

J.Teixi Band.

Cd: Big Times.

Ya no quedan bandas en España como la de Javier Teixidor y Daniel Montemayor, un par de geniales supervivientes capaces de mantener viva durante décadas la llama del rock, el soul y el blues más auténticos. Ya no quedan bandas tan creíbles como la J Teixi, que atrapen las emociones al vuelo, que escriban canciones sin fecha de caducidad, que consideren el blue tono dominante, que continúen despertando viejas emociones con nuevas canciones, que engarcen a la perfección los metales con las voces y las guitarras, que tengan teclistas como los de la E Street Band, que mantengan las amistades, los acordes y las creencias por los siglos de los siglos.

“Big Times” incluye canciones que resumen los tres discos grabados en la etapa de la J Teixi Band con Warner Music. Añadámosle temas nuevos y rarezas en directo, y tendremos un disco de los de toda la vida. Una lección de estilo, de carácter, de rock and roll. Y en directo son aún mejores…

Ramón Luis Valcárcel, presidente de la Región de Murcia, dice que “el todo gratis no es viable”, y que “será inevitable que los ciudadanos paguen por la sanidad y por la educación”. Si el famoso extraterrestre que aterriza periódicamente en la tierra, y que a estas alturas debe conocer al dedillo todas nuestras costumbres,  leyese esa noticia, podría llegar a pensar que el señor Valcárcel es un filántropo que financia de su bolsillo hospitales y colegios. No es así, amigo alienígena. Somos los ciudadanos los que pagamos todo, absolutamente todo: educación, sanidad y hasta el coche oficial de Valcárcel. ¿A qué se debe entonces tan grave desliz dialéctico en todo un presidente autonómico? A que los políticos no acaban de asumir su auténtica condición: son nuestros empleados.

Hay que reconocer que “el todo gratis” es tentador. Y no me refiero solo a bajar un disco, una película o un libro. Me refiero a una televisión que, en ocasiones, parece ofrecernos entretenimiento, información, y hasta opinión de calidad, sin tener que pagar un euro. No es cierto. El precio que pagamos por ver la televisión es enorme…

Anoche el afamado twitero Pedro J Ramírez, ese hombre que en los ratos libres que le dejan los 140 caracteres dirige un periódico, entrevistó al ex presidente José María Aznar. El programa de Veo 7 se llama “La vuelta al mundo”, pero quizá hubiese encajado mejor con su contenido “A vueltas con el ego”. Dos personajes sobrados de sí mismos, incapaces de reconocer errores, intentando por todos los medios parecer ingeniosos, brillantes o simplemente importantes.

Quizá ahora aprovechen para criticarnos conjuntamente, algo que hace tiempo no hacen”, dijo el ex presidente exhibiendo sonrisa caballuna. Es una sombra de la sombra que fue, una caricatura chapliniana  repleta de rencor que se hinchaba con los aplausos de sitcom que sonaban de fondo, con la referencia a su próximo libro, con sus propias mediocridades. Así las cosas, con Aznar añorando la credibilidad que perdió, y Ramírez defendiendo la que nunca tuvo, resultaba difícil soportar tanta pequeñez. Televisión gratuita, pero diminuta hasta la insignificancia.

En este país intelectualmente devastado, y moralmente podrido, la mera idea de una televisión no ya inteligente o creativa, sino simplemente razonable, se ha convertido definitivamente en una quimera.

.

P.D.1

El otro día me acosté a las tantas, robando horas al sueño, para ver “Ruíz Mateos & Cía”, un supuesto “reportaje de investigación” que ofreció, a las doce de la noche, Antena 3. ¿Gratis? No, carísimo.

El horario asesino se debía, sin duda, a que los Ruiz Mateos están muy vistos. El traje holgado de Superman y el “te pego leche” jamás serán trending topics (tema calentorro) en una sociedad como la nuestra, donde los más prudentes concursantes de “Gran Hermano” fornican como mandriles y los políticos matan a su madre por una portada. Antena 3 quiso estar a la altura y ofreció un especial lleno de tópicos, con un montaje efectista, informaciones sobradamente conocidas y recursos de la prensa del corazón. Le llaman “equipo de investigación”, pero en realidad quieren decir “equipo de documentación”.


En el programa se pudieron escuchar frases como “El hombre de los mil disfraces”, “Si Ruíz Mateos es la abeja reina…” o “¿Cómo han construido esta gran colmena?”. Y se pudo ver a los supuestos periodistas de Antena 3 apostados en la puerta del chalet de los Ruíz Mateos en Somosaguas, siguiendo la misma táctica que utilizan con la Pantoja o Belén Esteban.  “Conseguimos la imagen de este hombre derrotado”, aseguraba orgullosa la presentadora del engendro mientras ofrecían un plano de Ruíz Mateos hablando por teléfono en el jardín.

El todo gratis no existe, ni en política ni en televisión. Valcárcel, Aznar y “Ruíz Mateos & Cía” son una pérdida de tiempo, y el tiempo, nuestro tiempo, es oro.

.

P.D.2

Sánchez Dragó ha regresado al lugar del delito. No ya como el sátiro que presume de habérselo hecho con dos “zorritas” japonesas menores de edad, sino como todo un enviado especial de El Mundo y Telemadrid a Japón. El eyaculador interior con mejor opinión de sí mismo de todos los tiempos no ha desaprovechado la ocasión de hacer el ridículo: ha enviado a la televisión pública madrileña una crónica telefónica en la que dice que los españoles que han salido de Japón “han dado muestras de cobardía, ingratitud y falta de sentido común”.

¿Falta de sentido común? Sánchez Dragó debería pensar que quizá los españoles que abandonaron Japón lo hicieron alarmados por sus propias declaraciones, puesto que poco después de producirse el terremoto y el tsunami habló en estos términos, desde Kioto, en la radio de Jiménez Losantos: “La gente está huyendo de Tokio, no hay comida ni agua”.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Los Lonely Boys.

Cd: Rockpango.

Tengo una enorme debilidad por Los Lobos, la banda de David Hidalgo y César Rosas. Los angelinos han grabado discos memorables, y han ofrecido conciertos espléndidos: jamás olvidaré su primera actuación en España, hace ya más de 20 años. Le cuento esto porque, en los largos periodos en que Los Lobos ni graban ni actúan en directo, para quitarse el mono de rock fronterizo, se puede recurrir a una dosis de Los Lonely Boys.

También de Los Angeles, Los Lonely Boys es un trío formado hace once años por los hermanos Garza: Henry (guitarra), Jojo (bajo) y Ringo (batería). Hacen rock con algo de blues y tex-mex, un sonido no demasiado original pero sí contundente con el que ya han grabado nueve discos. Este “Rockpango” acaba de salir, contiene el primer material original publicado por la banda en tres años, y tiene una gran portada y once canciones irregulares. ¡Purito texican rock!

“De la misma manera  que invitamos a la familia y a los amigos cuando nos hacemos una casa o nos compramos un piso o una casa para que la vean, pues a mayor abundamiento cuando este piso o esta casa que hoy inauguramos no es ni siquiera nuestra”, aseguró de manera un tanto confusa y torpe Guillermo Fernández Vara, todo un Presidente de la Junta de Extremadura, durante la inauguración de… algo. Y es que avanzamos poco, menos de lo que quisiéramos. Basta con ver que la legendaria fiebre inauguradora franquista sigue gozando de tan buena salud ahora como entonces. El dictador nos regaló inolvidables cortes de cinta en pantanos, traídas de aguas y hasta Valles de los Caídos, que llenaron horas y horas de NODO. Los actuales mandamases, demócratas que practican los mismos deportes que el tirano, han vivido jornadas febriles estrenando cuanto han podido de cara a las próximas elecciones municipales.


Un placer onanista que ha finalizado hoy: el gobierno ha convocado de manera oficial las elecciones autonómicas y locales del 22 de mayo, y por tanto quedan prohibidas las inauguraciones por parte de presidentes autonómicos, consejeros y demás políticos con aspiraciones. Con motivo de esta fiebre inaugural en la primera edición del Telediario emitieron una pieza maestra. Menos de dos minutos de duración para un reportaje impecable por diferentes razones, todas ella periodísticas. La primera, la gran cantidad de información que contiene: el responsable de la noticia sigue una línea claramente diferente a la de otros profesionales de la misma casa que, lamentablemente, apuestan por la poesía y el lucimiento personal. El resultado es un ejemplo de eficacia y sobriedad, todo un placer para el televidente. Una pequeña obra de arte sin firmar de la que me permito extraer los datos que necesito para ilustrar el post que quiero escribir, aquel que simplemente refleja la mediocridad, la ausencia de talento y la desproporcionada vanidad de unos políticos, los nuestros, que aún disfrutan y utilizan estos pequeños placeres franquistas.

- Esperanza Aguirre ha inaugurado un nuevo tramo de la M 407 y varios hospitales, aunque la obra no estuviese terminada.

- En Castilla la Mancha, Barreda descubrió placas todos los días de la semana pasada, inauguró un tramo de carretera, un hospital, una facultad, el museo del hidalgo, una tubería de agua y una residencia de ancianos.

- El alcalde de Barcelona ha realizado trece inauguraciones durante el pasado fin de semana.

- En Castilla León, Juan Vicente Herrera ha abierto al tráfico una carretera que funcionaba desde hace un mes.

- La semana pasada, el presidente de la Generalitat valenciana inauguró el Aeropuerto de Castellón, que no tiene licencia para operar vuelos.

- En los últimos días, en Oviedo, han inaugurado cuatro veces el Hospital Central de Asturias.

Propaganda electoral pagada con dinero de todos. Espero que con estos datos, extraídos a mayor abundamiento del Telediario, les sean útiles a la hora de votar.

.

P.D.

20minutos.es inicia una campaña “por el respeto de los derechos infantiles en TV”. Recogen firmas a través de su web, para posteriormente presentarlas en la Subdirección General de Medios Audiovisuales para que vele por el cumplimiento de dicha Ley y se respeten los derechos infantiles en televisión.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Hollywood Moon

Autor: Joseph Wambaugh.

Editorial: Mosaico.

“Luna de Hollywood” es como llamaba el Oráculo, un policía de leyenda cuya fotografía acarician los agentes al salir a patrullar, a la luna llena. Un momento especialmente delicado en el siempre agitado barrio de Los Angeles: los ciudadanos se vuelven especialmente nerviosos, irascibles e imaginativos. Por eso el sargento Lee Murillo invita esa noche a una pizza extra grande con todos los ingredientes al equipo que atienda a la llamada de alerta más estrambótica. Acabada la jornada, sembrada de detalles tan sórdidos como sorprendentes, todos comparten la pizza con los ganadores.

Los amantes de “Canción triste de Hill Street”, la maravillosa serie de los 80 creada por Steven Bochco, disfrutarán como locos con este libro, el mejor de todos los escritos por ese genio de la literatura policial llamado Joseph Wambaugh.

“Luna de Hollywood” es una sucesión interminable de anécdotas sobre las calles de Los Angeles unidas, de manera exquisita, por varias tramas más sólidas que circulan en paralelo de manera simplemente genial. Una pareja de veteranos timadores informáticos, un acosador violento que odia a su madre, una pareja de policías surfistas, enanos contratados para jugar a los bolos como reclamo, adictos a diferentes sustancias en distintos estados de deterioro… Todo parece anárquico, esas pequeñas historias divertidas o dramáticas que salpican el libro, pero todo tiene sentido y circula a favor de corriente hasta un final apoteósico, perfecto, magistral.

El mejor trabajo de Wambaugh, y uno de los libros policiacos más intensos y emocionantes que he leído en años.


“Solo conduce una persona, pero lo importante es que hay todo un equipo detrás”, rezaba la publicidad del Banco de Santander que La Sexta emitió durante la primera carrera de la temporada de Fórmula 1. En condiciones normales, lo lógico sería pensar que Emilio Botín y los suyos hablan de Fernando Alonso, el campeón español, y de los chicos de Ferrari que intentan que el asturiano vuelva a ser campeón del mundo. Pero la actualidad manda, y sugiere que los anuncios pagados por el banquero cántabro podrían muy bien ensalzar de manera subliminal a Rodríguez Zapatero y al resto de su Gobierno. Botín, un banquero depredador, pide a un presidente socialista que aplace el debate sucesorio, que no adelante las elecciones y que siga al frente de la nave. Y Zapatero calla, luego otorga. Normal, ¿no?

Botín está encantado con Zapatero y compañía. “Solo conduce una persona, pero lo importante es que hay todo un equipo detrás”. En un mundo cabal, un gobierno de izquierdas sería la pesadilla de la banca, pero no vivimos en un mundo cabal. Vivimos el mundo al revés de José Agustín Goytisolo, aquel en el que había un príncipe malo, una bruja hermosa, un pirata honrado y… un socialista de derechas. “No nos deje usted, señor Zapatero”, parece suplicar Botín en nombre del resto de empresarios, rescatados antes y encantados ahora con una crisis que empobrece a los pobres y enriquece a los ricos: Los consejeros del banco presidido por Botín ganaron 39,7 millones de euros el pasado año, una cifra que resulta un 13,4% mayor a la declarada en 2009.

¿Cómo no vas a estar contento con Zapatero si, con la que está cayendo, ganas un 13,4% más? Rajoy y su banda de mediocres, ansiosos, derrochadores y corruptos pueden dar muchas alegrías a Botín y los suyos, qué duda cabe, pero de momento no merece la pena arriesgarse. “Virgencita, virgencita, que me quede como estoy”, piensa Botín para desesperación de un líder del PP que, sin el apoyo del dinero, ve como su sueño de poder se aleja. Y el lobito bueno, ese al que maltrataban todos los corderos (incluidos los de su propio rebaño-manada), sigue jugueteando con un debate sucesorio que, pobrecillo, ya ni siquiera está en sus manos.

P.D.

En Londres, a palos con el Santander. Sucedió durante una marcha contra los recortes del Gobierno liberal conservador británico.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Ron Sexsmith.

Cd: Long Player Late Bloomer.

Undécimo disco de un cantautor canadiense tan brillante como previsible. Dueño de una voz inconfundible, y de una inagotable capacidad para escribir canciones de amor y tristeza, el intimista Sexsmith ha grabado un puñado de excelentes temas a los que sólo puede echárseles en cara la ausencia de capacidad para sorprender. Es el mismo cantante, ya con 47 años, que maravilló con aquel “Blue Bloy” (2001) producido por Steve Earle. Y eso es bueno… y malo. En cualquier caso, trece grandes canciones pop.

Algunos gurús dicen que el futuro del buen periodismo pasa por las plataformas de pago en internet. Le pondré un ejemplo: leer “Así, a la guerra, no”, la columna que ha escrito hoy Jiménez Losantos, cuesta 0,79 euros (en Orbyt, el último juguete de Pedro J Ramírez). ¡Un chollo! Por menos de un euro podemos desayunar con Federico, y salir a la calle dispuestos a comernos el mundo: con espuma en la boca, la bilis a punto de nieve y el puño americano en el bolsillo. Bien es verdad que por poco dinero más (1,20) podemos comprar no ya la columna, sino El Mundo entero en papel, y darle una verdadera utilidad práctica: envolver el bocata. Con esto quiero decirles que el futuro del periodismo, del bueno, del que siempre estará ahí, es la televisión…

Ayer sin ir más lejos Ana Rosa Quintana tuvo que comparecer en calidad de imputada en el Juzgado de Instrucción número 43 por, fíjense que injusticia, ejercer el oficio más viejo del mundo: el de periodista. Al parecer, la veterana presentadora y su equipo ofrecieron a Isabel García, la mujer del asesino de la niña Mari Luz, minusválida psíquica, entre 600 y 800 euros por participar en el programa de Ana Rosa (Telecinco). García dice que finalmente ni siquiera le pagaron: se limitaron a mantenerla secuestrada el tiempo necesario para grabar algunas escenas patéticas. Afortunadamente aún queda gente con corazón: gracias al magistrado del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, que la camufló en su propio vehículo, Quintana no tuvo necesidad de probar su propia medicina y esquivó a los periodistas que la esperaban en la puerta de los juzgados. Buitres…

La televisión, no lo duden, está devolviendo al periodismo la dignidad perdida. Vean las tertulias políticas de Intereconomía, Veo 7 o La Sexta, escuchen a María Antonia Iglesias en “La Noria” o disfruten de María Patiño en “DEC”, y sabrán de qué les estoy hablando.

Y si le quedan dudas, vea la televisión pública. Y no me refiero a las necrológicas de los telediarios sobre Elizabeth Taylor, en las que los redactores de cultura se han mostrado en todo su esplendor, derrochado tópicos y amaneramiento en dosis similares (ese “Adiós a la mirada violeta de Hollywood”). Hablo de cosas más serias…

“Son imágenes de video aficionado que las agencias no han podido contrastar, las que estamos viendo”, aseguró sin inmutarse Ana Blanco, la presentadora del Telediario 1 (TVE). Las imágenes, de una calidad nefasta, desenfocadas y temblorosas, muestran una calle iluminada por una farolas en las que se levanta una polvareda. Se supone que son las revueltas que se están produciendo en Siria. La auténtica noticia es que los mejores informativos del mundo, los de la televisión pública española, emiten unas imágenes sin contrastar. ¿Siria? Es posible, pero también podría ser Móstoles o Esplugues de Llobregat a las tres de la mañana durante las fiestas del santo.

El futuro del periodismo está en el equilibrio, no podía ser de otra manera. Concretamente en el equilibrio entre pagar por leer a Losantos, secuestrar a una retrasada para hacer “la entrevista que todo periodista querría dar”, y emitir en una tele pública imágenes “sin contrastar”. Periodismo del bueno.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Jason Isbell & The 400 Unit.

Cd: Here We Rest.

Antiguo miembro de los imprescindibles Drive By Truckers, Jason Isbell lleva años grabando discos interesantes con sus 400 Unit. Este “Here We Rest”, el cuarto, es el mejor de todos. El guitarrista, cantante y compositor de Alabama no solo ha escrito once canciones impresionantes, sino que ha conseguido grabarlas con el sonido adecuado: mucho rock, algo de country, toques soul… Una belleza, desde la portada hasta el acorde final.

Los árboles, como todo el mundo con perspectiva sabe, no nos dejan ver el bosque. Afortunadamente, si todo sigue como hasta ahora dentro de poco no habrá árboles, y por fin podremos contemplar cómodamente el bosque. Y no me vengan con que si no hay árboles no habrá bosques que contemplar, porque eso es demagogia barata. Una minucia que no puede distraer nuestra atención. El progreso exige decisiones contundentes, puede que en principio impopulares, como imponer nuestro orden en la naturaleza.

Les cuento todo esto porque me he pasado la mañana sembrando patatas. Sudando, con el espinazo doblado y las uñas sucias de estiércol, es más fácil sentirse parte de la tierra. Las patatas me ayudan a ver el bosque. Los periódicos, no. La culpa no es de los árboles que es necesario cortar para que se impriman esos diarios, sino las noticias que incluyen estos. ¿Japón y su desastre nuclear? Por supuesto. Pero no es necesario viajar tan lejos para horrorizarse tanto. España es el único país de la UE con plantas similares a Fukushima: Garoña y Cofrentes (Valencia). Curiosamente, la licencia de esta última fue renovada por el Gobierno justo un día antes de que el terremoto dejase fuera de control la central japonesa.

Pero lo peor no es eso. Lo peor es la política medioambiental socialista, la ignorancia de sus líderes, el desprecio que demuestran por la conservación de la naturaleza. Solo dentro de este cúmulo de miserias e ineptitudes puede entenderse que propongan que Europa, en caso de tener que cerrar la centrales nucleares, apueste de nuevo por el carbón. ¡Regresar al carbón, el combustible fósil que más contribuye al cambio climático! “El carbón puede servir de espaldarazo en el caso de que haya dificultades -o de precio o de suministro- en las materias energéticas que importa Europa, y también en el caso de que la UE no aumente su generación nuclear”, aseguró Miguel Sebastián, ministro de Industria, tras una reunión con sus colegas comunitarios.

Las necias palabras de Sebastián coinciden con la decisión de la agencia medioambiental del Gobierno de Estados Unidos de regular las emisiones contaminantes: pretenden cerrar buena parte de las 400 centrales termoeléctricas que funcionan con carbón, y que emiten materiales tan letales como el arsénico o el mercurio. Reducir el 91% de esas emisiones salvaría cada año la vida de 17.000 norteamericanos.


¡Políticos estúpidos! La necedad y el desprecio medioambiental no son exclusiva socialista, ni muchísimo menos. La derecha ofrece constantes ejemplos no ya de indiferencia por la naturaleza, sino de auténtico desprecio por la moral y la Ley. Hace solo unos días el Tribunal Superior de Justicia de Madrid anuló las obras de nueve tramos de la M-30 soterrada. La razón es bien sencilla: no se elaboraron estudios de impacto ambiental. ¿Usted cree que comenzarán de inmediato las obras de derribo de la M-30? “Las consecuencias prácticas de la sentencia son muy escasas”, aseguran las fuentes jurídicas consultadas por la cadena SER.

Algo parecido sucede con la M-501, conocida como la “carretera de los pantanos”. Pese a que el Tribunal Supremo ha declarado ilegal la obra ya realizada, al no incluir una declaración de impacto ambiental a priori ni la consulta previa necesaria a la Comisión Europea, Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad madrileña, ha dicho que se trata de una decisión “irrelevante” y que continuará con la obra “si la economía se recupera”.

Están destruyendo, con dinero público, nuestro patrimonio natural, nuestra salud, nuestro futuro. El bosque. Consentirlo es de pusilánimes.

.

Un motivo para NO ver la televisión.

Crimen en el Barrio del Once.

Autor: Ernesto Mallo.

Editorial: Siruela.

El comisario de policía se llama Lascano, pero le llaman El Perro. La historia se desarrolla en la Argentina putrefacta de los setenta, con cadáveres en las cunetas y militares y ricachones compartiendo el poder. Dictadura, desaparecidos, mafias… El Perro está con ellos, pero no forma parte de ellos. Por eso queda un ápice de esperanza en esta novela negra, negrísima, que nos  recuerda los peores momentos de un país en descomposición.

Mallo es un escritor veterano que ha sido periodista y guionista antes que novelista. Curtido en mil batallas, recrea a la perfección el mundo siniestro de la policía corrupta, de la justicia corrupta, de la moral corrupta. Las descripciones son precisas, los diálogos sorprendentes. No hay fisuras en “Crimen en el Barrio del Once”, sobre todo en una segunda mitad del libro realmente soberbia. Más que una nóvela negra, la crónica de un país en uno de los peores momentos de su historia. Fascinante.

Para leer un frangmento

“La guerra es la continuación de la política por otros medios”. Carl von Clausewitz

¿Bombardear Trípoli es todo lo que Europa y Estados Unidos pueden ofrecernos como solución al conflicto Libio? No parece gran cosa. Desde luego, no es un prodigio de diplomacia o imaginación. En ningún caso parece una propuesta aceptable cuando proviene de aquellos que, en buena medida, son responsables del problema. Gadafi es un hijo de puta pero, no lo olviden, hasta hace unos días era “nuestro” hijo de puta. Los informativos ofrecen imágenes oníricas de los bombardeos, fuegos artificiales, pero ningún dato fiable sobre bajas en la población civil. La guerra de Libia, como todas las demás, sigue estando basada en el engaño.

¿Imaginan que los aliados hubieran bombardeado Madrid para librarnos de Franco? Los tiempos y las circunstancias son distintos, pero quizá no tanto. El propio Gadafi se ha comparado con nuestro pequeño gran dictador, y se refirió a su entrada en Bengasi como a la de Franco en Madrid. No todos los dictadores son iguales ante los ojos de dios, ni siquiera ante los ojos mortales y miopes de los políticos. Recuerden que el ex presidente Aznar visitó a Muamar el Gadafi en Trípoli, y este le regaló un caballo llamado “El rayo del líder”. Y que Alejandro Agag, el yernísimo, invitó a Saif al Islam Gadafi, el hijo del dictador, a una montería en Aldea del Fresno (Madrid), seguramente para rematar su gran proyecto urbanístico común. O que Gallardón ofreció al sátrapa la Llave de Oro de Madrid, que le fue entregada en el salón de plenos de la sede municipal de la Plaza de la Villa. O que el rey Juan Carlos se desplazó hasta el palacio de Bad el Ezeia para hacerle una visita oficial. O que Zapatero viajó hasta el desierto el pasado año para compartir jaima con Gadafi. O que Moratinos, entonces ministro de Asuntos Exteriores, tras reunirse con el dictador se mostró muy satisfecho “ante las posibilidades de negocio para las empresas españolas en este país magrebí”.

Hace cuatro días eran colegas. ¿Son ahora enemigos acérrimos? El fracaso de los políticos, creadores del monstruo, es estrepitoso. Y su hipocresía, descomunal: ¿Por qué Libia sí y no cualquier otro país donde en estos momentos hay conflictos en los que sufre la población civil? Congo, Nigeria, Birmania, Guinea Ecuatorial…Por intereses económicos y geopolíticos. Más preguntas: ¿Se puede imponer la democracia a punta de pistola? ¿Se puede proteger a la población civil atacando una ciudad? ¿No llega tarde, muy tarde, vergonzosamente tarde, nuestra “preocupación” por el pueblo libio?

Una vez más, NO a las guerras.


.

Un motivo para NO ver la televisión.

A punta de pistola.

Autor: David Rieff.

Editorial: Debate.

Reportero del New York Times y escritor, Rieff ha recorrido el mundo de conflicto en conflicto. Ha visto infinidad de injusticias, ha sobrevivido a guerras y ha escrito sobre invasiones más o menos justificadas. En este libro, publicado en 2007, realiza una serie de precisos análisis sobre intervenciones armadas. “¿Se corresponde esta ambición nuestra de proteger a la gente de las masacres y la penuria con nuestros medios y nuestra inteligencia?”, se pregunta un Rieff nada optimista.

“A punta de pistola” es un libro tan escalofriante como alarmante. No hay demasiado espacio para el optimismo: en nombre de la democratización y los derechos humanos se pueden cometer las mayores tropelías.

En estos momentos, una lectura imprescindible.

No quisiera ser alarmista, por aquello de no abusar de una práctica habitual en el periodismo actual, pero estoy seriamente preocupado por la posibilidad de un exterminio masivo de la población española. Mi teoría de la conspiración no está basada ni en restos de explosivos ni en casetes de Gurruchaga, sino en la matanza del gorrino. Una tradición ibérica que, tras siglos deparándonos innumerables alegrías (esas barras de lomo, esas lonchas de jamón veteadas de grasilla, esas morcillas de sangre), nos desvela ahora uno de sus secretos mejor guardados: antes de acabar con el guarro de una cuchillada en la yugular, es obligatorio aturdirle.

Escribo estas desasosegantes líneas completamente aturdido por los últimos estrenos televisivos. “El reencuentro” (Telecinco), “Vida Loca” (Telecinco), “Casadas con Miami” (Cuatro), “El cirujano” (Cuatro), “Hijos de papa” (Cuatro)… Programas nuevos, y espantosos, que me han causado un efecto similar al de una pistola aturdidora en la frente del gocho. Me siento desorientado, confundido, atontolinado, apático… listo para ser sacrificado.

“Vida Loca” (Telecinco) es la enésima sitcom con risas grabadas, guiones de saldo y actores que sobreactúan. “Casadas con Miami” (Cuatro) es otro docu-reality sobre mujeres ricas, despilfarradoras y descerebradas, en este caso residentes en Miami. “El reencuentro” (Telecinco) es una vuelta de tuerca imposible a “Gran Hermano”, con concursantes-escoria de otros programas recuperados para la ocasión. De “Hijos de papa” (Cuatro) la mejor definición la hace la cadena: “Ocho jóvenes guapos, ricos, caprichosos y con un alto tren de vida intentarán valerse por si mismos”. Y “El cirujano” (Cuatro) regresa con la historia de Paqui, la mujer que se quedó sin nariz por esnifar cocaína.

Están utilizando una televisión chusca y alienante para desorientarnos. Somos ganado audiovisualmente estabulado. Carne de socialización antinatural, a la que castran el buen gusto sin anestesia. Todo parece indicar que utilizan la televisión como arma aturdidora de humanos. Quizá tengan previsto sacrificarnos cuando ya no les seamos útiles. Después de, por ejemplo, las elecciones municipales. O, para los que entonces no hayan cogido peso o todavía lean algún libro, tras las generales. Cuestión de rejuvenecer la cabaña. Ya conocen las reglas de la ganadería intensiva de humanos: Ver la tele y votar y ver la tele, y votar y ver la tele, y votar y ver la tele y votar, y…

.

P.D.

El hiperrealismo es una técnica pictórica que pretende reproducir la realidad con mayor fidelidad que la fotografía. El ex ministro de Justicia Juan Fernando López Aguilar entregó ayer en ese Ministerio su autorretrato, que formará parte de la colección de retratos de predecesores en el cargo. Quizá no se trate de una obra hiperrealista, puesto que el autor asegura que “tiene un punto expresionista”, pero sí reproduce la realidad política con mayor fidelidad que cualquier fotografía. Vanidad, petulancia, soberbia, altanería, engreimiento…


.

Un motivo para NO ver la televisión.

El mar y veneno.

Autor: Shusaku Endo.

Editorial: Ático de los libros.

Este libro cuenta una historia terrible, la de un estudiante de medicina que sucumbe a las presiones del ambiente que le rodea y se ve envuelto en un suceso que marcará su vida: la vivisección de un prisionero estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial. Shusaku Endo, veterano narrador japonés, lo cuenta sin anestesia, de manera despiadada, alternando la frialdad de algunos personajes con las dudas e inquietudes del protagonista.

La lectura resulta apasionante siempre, y en ocasiones inquietante y hasta dolorosa. No solo por el soldado asesinado en nombre de la ciencia, sino por la batalla que libra Suguro consigo mismo. Su conformismo, su aceptación de la tortura, su mirar para otro lado, resultan de una crueldad escalofriante. “No importa cómo recordemos el pasado, es imposible ser objetivo. Siempre se mezclan las sombras de la diferencia en nuestros recuerdos”, escribe Endo en esta obra maestra sobre la pasividad humana.

Rita Barberá y Francisco Camps contemplaban en trance, desde de un balcón en tinieblas, cómo a sus pies, en las calles, el fuego arrasaba las figuras de otros espantajos de cartón piedra. Entre ambos líderes políticos, la fallera mayor de Valencia se deshacía en un mar de lágrimas. ¿Consecuencia de la emoción? ¿Del humo? ¿De la compañía? Las malas compañías empañan las conciencias, derrotan la moral y hasta humedecen los lagrimales. Pasaban unos minutos de la una de la madrugada del sábado, y TVE, la televisión pública, ofrecía ese espectáculo de poder y llamas. La Nit de la Cremá. La alcaldesa de Valencia, una chica con traje de fallera y un imputado con traje de Milano, cantaban una canción tradicional mientras las llamas consumían caricaturas.


“El fuego purificador que da paso a la primavera”, aseguraba la comentarista de TVE ante la imagen de Barberá, Camps y la fallera. Nerón & Company. La soberbia, la corrupción y las llamas como último recurso, como solución final. Cuidado porque hoy no voy a hablarle del incombustible Camps, pirómano consagrado, sino de Eduardo Inda, bombero de Pedro J y flamante nuevo director de Veo 7, la televisión de El Mundo. Inda sustituye a Melchor Miralles y a Ernesto Sáenz de Buruaga al frente de este proyecto suicida, en el que una empresa de comunicación como Unidad Editorial tiene algo que ganar y mucho, muchísimo que perder.

Las concesiones de televisiones de segunda, esas cadenas de juguete que arrancaron en TDT cuando todavía existía la televisión analógica, fue la jugada audiovisual maestra de Zapatero. Roures y compañía se quedaron con el último proyecto viable, La Sexta, y silenciaron las bocas de la derecha repartiendo cadenas de segunda división. Juguetes trampa para niños vanidosos. Cuando Intereconomía o Veo 7 nacieron, la parte viable (rentable) del negocio televisivo ya estaba repartida. El mejor de sus futuros era sobrevivir.

Con los cadáveres de Miralles y Sáenz de Buruaga aún calientes, Eduardo Inda deja el balneario Marca, con sus palcos, sus Florentinos y su periodismo de chichi nabo, y se ve obligado a  gestionar una cadena de televisión condenada al fracaso. Parece poco pollo para tanto arroz: no es lo mismo rellenar papel con titulares de portada como “Chorreo y supercanguelo”, “Joaquín al Barsa”, “La quinta de Nemo” o “Los travestis arruinan a Ronaldo” que diseñar una parrilla coherente, equilibrada y comercial para una cadena de televisión.

La descripción que hace Pedro J de Inda en el vídeo es maravillosa: “Está haciendo este oficio de una manera muy parecida a como yo he entendido que debería ser un director de periódico. Eduardo tiene algunas de las condiciones esenciales para ser un buen periodista. La primera es que es buena persona, es decir, una persona que no hace trampas”. ¿Ironía? ¿Admiración? ¿Guasa?

Vayamos al grano… ¿Qué pretende Pedro J con Inda al frente de Veo 7? Muy sencillo: Pedrojotizar la cadena. ¿Aún más? Preguntará el lector empachado de titadine. Mucho, muchísimo más. Una cadena de televisión con pérdidas es un lastre insoportable para la mayoría de empresas. Y es que si lo poco que entra por Orbyt, la desesperada apuesta de Pedro J por el pago en internet, se marcha por el agujero de Veo 7…

La Cremá.


.

Un motivo para NO ver la televisión

Honky Tonky Sánchez.

Cd: Esta tierra hostil.

Molusco Producciones.

Carlos Sánchez, ex guitarrista de Mercromina, Usera o Gonzo, es Honky Tonky Sánchez. Y con ese nombre acaba de editar su primer disco en solitario, un trabajo duro y áspero no adecuado para todos los públicos. Aquí no hay pop ni nada que se le parezca. Solo historias construidas con clavos viejos, oxidados por orines de gato, que se retuercen sobre si mismas incapaces de mantener la compostura. El polvo, los cactus y las espuelas del corazón de Estados Unidos, también la cerveza de barril, las carreteras secundarias y la guardia civil.

Honky Tonky Sánchez no canta. Arrastra las cuerdas vocales sobre la lija de unas canciones en ocasiones desoladoras, a veces inquietantes, siempre fascinantes. El resultado es un doloroso lamento, un gruñido feroz, un disco especial.

Regalo día del padre (y del derbi): plastilina y alkil sobre tabla.

 

 

Lo que importa en el Ejército es ser bien macho, tener unos huevos de acero, ¿comprendes? O comes o te comen, no hay más remedio. A mí no me gusta que me coman”. Mario Vargas Llosa (La ciudad y los perros).

Vargas Llosa homenajeado por militares del Ejército peruano en Lima

Etiquetas: ,

Pedro Piqueras cuenta muchas, muchísimas cosas, cada vez que aparece en televisión: es director de informativos de Telecinco, nada más y nada menos, y presenta el  telediario estrella de esa cadena. Anoche, sin ir más lejos, dijo que “En Japón se libra una batalla cada vez más desesperada”. Aunque la verdad es que no sé si creerle… Solo unos minutos antes había aparecido contando patrañas sobre Actimel, el producto lácteo probiótico de la empresa francesa Danone. Piqueras, periodista de raza, informador riguroso y serio de la vieja escuela, recurrió, como no podía ser de otra manera, a los principios de su profesión: “Contrasté la información sobre sus estudios (los de Actimel) y entendí por qué podía ayudarme”. Piqueras se refiere, sin nombrarlo, a la bacteria Lactobacillus casei DN-114001, defensora incansable de las defensas del organismo humano. “Por eso, yo lo recomiendo… Cuando algo funciona, hay que compartirlo”, sentenció el periodista minutos antes de asegurar que Gadafi se prepara para lanzar su gran ofensiva contra los rebeldes.

Piqueras no cuenta en el anuncio, y jamás lo hará en su informativo, que Actimel recibió el premio “a la mentira publicitaria más insolente” otorgado por Footwatch, la asociación sin ánimo de lucro que defiende los intereses y derechos de los consumidores alemanes. Según Footwatch las campañas publicitarias de Actimel son un engaño, puesto que este producto no protege frente a las enfermedades y, pese a que refuerza el sistema inmunológico, no lo hace de manera tan eficaz como el yogur tradicional. Además, resulta excesivamente azucarado y es cuatro veces más caro que un yogur clásico.

¿Podemos creer a Piqueras cuando habla del caso Gürtel después de que haya intentado hacernos creer que un yogur carísimo con “inmunitas” nos protege contra achaques e indisposiciones? La utilización de la ciencia por la mercadotecnia casi siempre es perversa. El periodismo y la publicidad en demasiadas ocasiones se confunden. Incluso el periodismo y la publicidad engañosa tienen sus flirteos. ¿Tan mal pagan en Telecinco a sus jefazos como para que necesiten estar pluriempleados?

.

P.D.

Las cosas están muy achuchadas en todos los sitios, pero en Castilla La Mancha más. Esta noticia se podía leer en la portada de La Tribuna de Talavera el pasado sábado…

.

Un motivo para NO ver la televisión

Knockemstiff.

Autor: Donald Ray Pollock.

Editorial: Libros del silencio.

Basura blanca. De eso trata este libro con 18 cuentos despiadados, descarnados, brutales. De la claustrofóbica y miserable vida de la población de Knockemstiff, un pueblo de Ohio que se consume en el abandono, las anfetaminas, el alcohol barato y la desesperanza. No hay futuro para esta población, auténtica White Trash, que se limita a sobrevivir en una encerrona geográfica y vital.

Es el libro más intenso y triste que leo sobre los embrutecidos norteamericanos desde las “Crónicas de la América profunda” de Joe Bageant (Los libros del lince), allá por 2009. Está escrito con enorme agilidad, descomunal desparpajo y mucho talento por Donald Ray Pollock, un trabajador de plantas cárnicas que ha dado el salto a la literatura con este libro. Es realismo sucio, sin duda, puesto que muestra el lado oscuro de una sociedad que se descompone. Beben lejía, comen basura, se drogan con mierda y follan como animales. Saben que no tienen futuro, que jamás saldrán de la encerrona, y su proceso de autodestrucción comienza en el momento en que nacen y viven en Knockemstiff. Desgarrador, pero siempre brillante y en ocasiones hasta enternecedor. La belleza de la derrota.

Leer el primer relato INTEGRO.


descodificador en twitter

agosto 2014
L M X J V S D
« abr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 108 seguidores